Nvidia anunció hoy la cancelación del GeForce Partner Program (GPP), un sistema orientado a las marcas, que recibió muchas críticas por parte de usuarios y algunas empresas. Nvidia afirmó que el GPP tenía el propósito de “asegurar que los jugadores sepan lo que están comprando y tengan una elección clara”, pero que fue afectado por la “desinformación y conjeturas”, según anunciaron en su página web.

Es por ello, aseguran, que iniciaron el GPP, para que el público “pueda distinguir mejor los productos”. A este programa se plegaron compañías como ASUS, que sacaron a los productos de AMD Radeon de su lista de tarjetas gráficas de la marca ROG, y las colocaron en una nueva marca, AREZ. Gigabyte también había decidido vender los productos de AMD bajo la marca Gigabyte, y dejar a los de Nvidia con la denominación Aorus de manera exclusiva.

Por su parte, empresas como HP y Dell se negaron a participar, citando “preocupaciones legales y éticas” con las condiciones de este programa. Incluso Intel anunció acciones legales contra Nvidia, al parecer porque esta medida perjudicaría las ventas del sus CPU Intel Core con gráficos AMD integrados, que serán lanzados próximamente.

Mientras tanto, tanto la Comisión Europea como la Federal Trade Comission estadounidense, anunciaron que investigarían el GPP, por los diversos reportes que acusan a este programa como monopólico y anticompetitivo.

Por ahora, la empresa afirmó que ha descontinuado el GPP para “evitar distracciones sobre el emocionante trabajo que venimos realizando para llevar avances al mundo del gaming de PC”, aseguran.