En el año 2009 el mundo vivió el estreno de “Dragonball Evolution“, una de las peores adaptaciones que se ha visto de un anime, y que manchó horriblemente la obra de Akira Toriyama.

Fue protagonizada por Justin Chatwin en el papel de Son Goku, junto a Chow Yun-fat como el Maestro Roshi, Emmy Rossum como Bulma, Jamie Chung como Milk y James Marsters como Piccolo.

Todo lo que podía salir mal en una adaptación de Dragon Ball, se hizo realidad siendo dirigida por James Wong, quien años después se disculparía públicamente con los fans del anime.

James Marsters Piccolo Dragonball Evolution

NO DEJES DE LEER: ¿Cuál es la peor película de Dragon Ball Z y por qué es Bio Broly?

Poco se sabía de cuánto habrían sufrido los actores durante el rodaje de la película, como sucedió con James Marsters. En las últimas horas, se ha hecho viral unas declaraciones que hizo el actor, conocido por una generación por haber interpretado a Spike en Buffy, la cazavampiros, cuando se presentó en la Wizard World 2014 en Atlanta, Estados Unidos, para hablar de su pésima experiencia interpretando al personaje.

Marsters a pesar de no ser un gran fanático del anime, si consideraba que Dragon Ball Z fue importante para él como padre, ya que su hijo estaba encantando con el anime, y se interesó en el proyecto de Dragonball Evolution cuando consiguió el papel de Piccolo.

Sin embargo, según el actor, fue engañado, pues le dijeron que se trataba de una película de 120 millones con Stephen Chow produciendo, quien ya era ampliamente conocido por ser el director de auténticas películas clásicas chinas como “Kung Fu sion” y “Shaolin Soccer”.

NO DEJES DE LEER: Dragon Ball Super: Super Hero confirma estreno en cines de Latinoamérica

De repente llego a Durango, México y es una película de 30 millones en la que Stephen Chow está sólo sobre el papel para engañarnos y llevarnos al desierto” resalta Marsters

Ni siquiera querían pagar para que el doble se caracterice como yo, así que nunca lo usuario; sólo se dedicaron a ponerme cables. Aún tengo una clavícula separada por el rodaje, fue muy desagradable. Pero aún así, quería que a mi hijo al menos le gustase mi papel“.

Esperanzado de que el producto final fuera bien recibido, el actor comenta que el estudio tenía contemplado hacer tres películas más basadas en Dragon Ball si la primera cinta tenía éxito. Incluso señala que estaban buscando adaptar material de “Dragon Ball Z” para que él se convirtiera en el Piccolo que todos conocen. “Quería convertirme en Piccolo y sorprender a todos” aseguró el actor.

James Marsters Piccolo Dragonball Evolution

TAMBIÉN PUEDES VER: Dragon Ball Z: Los Rivales más poderosos | Ya hagan canon a Cooler, por favor

El actor siguió con su relato indicando que su hijo se encontraba entusiasmado con la película, por lo que fueron al cine y Marsters estaba en plan: “Por favor, amigo, noche de estreno hasta arriba“. Cuando llegaron, se encontraron con que había una larga cola de personas esperando entrar a sala, lo que despertó dudas en Marsters y terminó acercándose a un adolescente para preguntarle si la cola era por Dragonball Evolution.

¿Qué? ¡No! ¡Es Rápidos y Furiosos, amigo!” fue la respuesta que le dieron al actor. Cuando encontraron la sala que iba a exhibir Dragonball Evolution se encontraron con la dura realidad, solo había tres personas, y con Marsters y su hijo, ya eran cinco.

En Estados Unidos, Dragonball Evolution recaudó 9,3 millones de dólares, mientras que a nivel internacional logró recuperar parte del presupuesto de $30 millones, cosechando 46,3 millones.

Para Latinoamérica, hubo toda una campaña hecha por fans logrando que Mario Castañeda, la voz de Gokú en el anime de Dragon Ball, interpretará a la versión adolescente del personaje, mientras que Carlos Segundo, voz de Piccolo, volvería igualmente para hacer la versión de James Marsters