Donald Trump y la polémica van de la mano y su medio favorito para hacerlo es Twitter. Ni siquiera llegar a la presidencia ha hecho que Trump tenga un poco más de mesura en sus comentarios, o al menos en constatar que lo que dice sea cierto.

En esta ocasión no ha sido un mensaje amenazante, sino todo lo contrario, una confusión algo inocente que sacará una sonrisa irónica a más de uno. Es que durante una rueda de prensa conjunta con la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, llevado a cabo ayer en la Casa Blanca, Donald Trump habló acerca de la venta de 52 aviones caza norteamericanos a Noruega y que llegarían en noviembre. Todo bien hasta ahí, sino fuese porque Trump mencionó que los modelos son los aviones F-35 y F-52. El problema es que los aviones F-52 son ficticios, no existen en la Fuerza Armada de Estados Unidos actualmente, solo en el juego Call of Duty: Advanced Warfare.

“En noviembre empezamos a entregar los primeros cazas F-52s y F-35s” dijo Trump. “Tenemos un total de 52 y ya han entregado un número de ellos un poco antes de lo agendado”.

Bueno, al parecer Trump es fanático de la saga de Activision, o al menos la persona que le escribió el discurso que estaba leyendo. Puesto que el avión caza F-52 aparece durante la misión “Throttle” de Call of Duty Advanced Warfare, en el cual el jugador se une a las fuerzas de Jonathan Irons, interpretado por el otrora querido actor Kevin Spacey.

En todo caso las personas no tardaron en aprovechar el incidente para burlarse una vez más de él.

“Vendiendo F-52s a Noruega. Ahora ya pueden dominar Call of Duty” escribe Mike Matson.

Este otro usuario ironiza con “una imagen altamente clasificada del nuevo avión F-52” y el avión invisible de la Mujer Maravilla.