Las tres empresas más icónicas del mundo de los videojuegos, Microsoft, Nintendo of America y Sony Interactive Entertainment acaban de uniese en contra de los impuestos y aranceles impuestos por Donald Trump, a las exportaciones. Las compañías en modo de propuesta han firmado un documento conjunto ante la cámara de representes de los Estados Unidos.

Esta alianza se debe a la “guerra” no comercial no declarada entre Trump hacia China, ya que el actual presidente de los Estados Unidos, hace poco propuso nuevos impuestos y tasas a las importaciones desde China. Si dichas nuevas propuestas entran en efecto, el precio de los productos subiría hasta un 25% de su valor original.

Las compañías firmaron el documento el pasado 18 de junio, donde se reflejaba su total rechazo ante las propuestas  impuestas por el mandatario. Tanto Sony, Microsoft y Nintendo, cuentan con el apoyo de la Entertainment Software Association (ESA). En la tesis formulada piden que la eliminación de las propuestas, pues tendrían un impacto negativo en las consolas y en la industria.

“Estos impuestos afectarían con fuerza en nuestros negocios y añadirán costes a las ventas de videojuegos, consolas y servicios, poniendo en duda la viabilidad de este segmento de la industria del entretenimiento. Un aumento del precio del 25% en una nueva consola o videojuego podría alejar nuestros productos de muchas familias norteamericanas que buscan una nueva consola de cara a la temporada navideña”, epxresaron.