Luego de dos intensas semanas con Dota de grandísimo nivel, The International 2018 ha llegado a su fin. Fueron 18 los equipos que empezaron esta empresa, pero solo uno pudo salir victorioso de esta travesía. Así, OG se alzó con la corona del mundial de Dota 2 y se consagró como el mejor equipo de la temporada en una jornada que nos dejó perplejos y extasiados totalmente.

El día comenzaba con la final de la Loser Bracket, Evil Geniuses se tenía que ver las caras con PSG.LGD. En torno a esta partida, había mucho “hype” por parte del público, puesto que el equipo americano había derrotado, con gran contundencia, al vigente campeón -Team Liquid- y se había hecho acreedor de disputar la final de esta llave. La primera partida comenzó pareja, lo cual se tradujo en múltiples kills para ambos equipos. Sin embargo, la escuadra asiática supo dominar a Arteezy y, aunque Sumail venía con una gran performance, poco pudieron hacer los genios malvados para dejar pasar el primer juego. Era el momento de la verdad, PSG.LGD, con la delantera, solo tenía que llevarse un game más para así clasificar a la gran final, mientras que EG, al ganar, forzaría un tercer encuentro. Lastimosamente para el NA Dota, esta tercera partida nunca llegó, debido a que PSG.LGD continuó con su juego prolijo y  agresivo, el cual EG no supo cómo contestar. De este modo, la gran final ya tenía definidos a sus dos protagonistas: PSG.LGD (China) y OG (EU).

Contrariamente a lo que todos creen, esta competencia no es siempre júbilo y alegría. Hay muchos sueños que se entrelazan, objetivos que se pueden o no cumplir y amigos que se pueden ganar o perder. La final de la Loser Bracket nos dejó una postal para el recuerdo. En una imagen, se ve al pequeño Sumail frustrado luego de su derrota contra PSG.LGD acompañado de un Fly, ex jugador de OG, que lo consolaba. La melancolía invadió por completo a los jugadores de EG que estuvieron tan cerca de cumplir su sueño dentro del mundo de Dota 2. Es que son 5 años que le es esquivo The International a Arteezy, mientras que S4 no pudo lograr el tan añorado bicampeonato. Por su parte, Fly, al haber dejado OG en medio de una gran polémica, ahora enfrentaba el paisaje que situaba a unos de sus mejores amigos, Notail, en la gran final.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, calzado e interior

Era el momento de la gran final, donde, casi como una tradición, se encontraban un equipo asiático y una escuadra europea. En la historia de The International, la procedencia de los ganadores había sido intercalada entre Occidente y China. Así, el primer ganador fue Na’vi, el cual fue seguido de IG. Posteriormente, Alliance se alzó con la corona, mientras que Newbee hacía lo suyo en el TI 4. El mundial en su quinta edición coronaba a Evil Geniuses, y, al año siguiente, Wings Gaming revalidaba la maldición de la nacionalidad del team campeón. The International pasado ensalzaba la carrera de Miracle y compañía, y el presente año, basándonos en este patrón, hacía pronosticar un ganador asiático. No obstante, OG estaba dispuesto a romper con esta racha.

En este contexto, se daba el primer match de este BO5. OG, en la facción de Radiant, empezó a dominar el encuentro y es que, en la fase de picks, el Monkey King desorbitó la estrategia asiática y altero sus líneas de juego. Lo que restó del game no deparó mucha suerte para el equipo de oriente y, al cabo de 34 minutos, OG se hacía de la primera partida. PSG.LGD debía levantarse de su letargo si quería tener presencia en esta final. Y así lo hizo, ya que, de la mano del Kunkka de Somnus y el Earthshaker de fy, la escuadra asiática se llevaba el segundo encuentro en 38 minutos de intenso juego. Hasta este momento, esta llave había superado las expectativas de la gente y se perfilaba para ser la final más apoteósica de todos The International.

El tercer juego continuó con el mismo vértigo, pero el equipo asiático, con un Alchemist y una Weaver realmente farmeados, supo anteponerse a Notail y compañía. Las emociones estaban al rojo vivo en el Rogers Arena de Vancouver. El cuarto juego, también, empezaba con ventaja para los orientales, empero OG supo dar vuelta a la partida tras grandes team fights que subyugaron a PSG.LGD y que no hacían más que ensalzar la figura de Ana. De esta manera, la final de The International 2018 se convertía en la segunda en llegar al quinto juego (la anterior había sido en el 2013 cuando Alliance y Na’vi se batieron a duelo).

La presión se hacía presente en el rostro de los jugadores. El último juego, el paso previo a cumplir un sueño, el pasadizo a una fortuna, empezó con ventaja para PSG.LGD, el cual controló el early game de manera fenomenal gracias a las soberbias rotaciones del Earthshaker de fy. Todo hacía parecer que el equipo chino se llevaría la victoria, pero su tránsito en el mid game no fue el mejor y esto le permitió a OG volver a la partida. El juego parecía una calca de la final de la Winer Bracket en la que ambos equipos se habían enfrentados. Hasta ese momento, esta gran final ya le había arrebatado la gloria al Na’vi-Alliance y se adjudicaba, sin discusión alguna, el título de la final más apasionante de todos los mundiales de Dota 2. La zozobra invadió el estadio, el suspenso estaba presente en todas las facciones de los espectadores.

Llegó el momento de definir al ganador, el instante donde la concentración debe estar enfocada cien por cien en el juego, y eso lo logró OG. Con una eximia performance, Ana llevó a sus compañeros a la victoria. La revancha de Notail ya estaba saldada. Era el momento de celebrar. Luego de 36 vibrantes minutos, PSG.LGD lanzaba el “gg” y OG se coronaba como campeón de The International. De este modo, la escuadra europea se embolsaba $11,234,127 y, lo más relevante, se hacía del título de mejor equipo del mundo.

Así, The International 2018 llegaba a su fin. Fueron 2 semanas repletas de fantasía e ilusión. Cuéntanos, ¿qué te pareció este The International? ¿Acertaste con el ganador del torneo? ¿Cuál es el momento más memorable de este mundial?