Kassandra, una de las protagonistas de Assassin’s Creed: Odyssey, no pudo ser la única líder por resistencia de los ejecutivos

Muchas de las decisiones más controversiales o tristes en el desarrollo de un videojuego suceden en la parte de atrás. Mientras se muestran trailers o gameplays muy limitados o editados, el equipo desarrollador y la distribuidora están chocando múltiples veces. Muchas veces es por tonterías de las que cualquier persona se burlaría, como la vez en la que los ejecutivos de Naughty Dog se rehusaban a que Ellie sea la figura principal en la caja del juego. Ahora, otro frustante ejemplo de esta resistencia e intolerancia ejecutiva proviene de Assassin’s Creed: Odyssey.

Assassin's Creed: Valhalla

Jason Scherier, periodista de Bloomberg, ha hecho un extenso artículo sobre las condiciones laborales de Ubisoft. Parte de lo que este ha aprendido sobre Ubi tiene que ver con el desarrollo de Assassin’s Creed: Odyssey. Una de las historias que decidió compartir tenían que ver con lo que los desarrolladores querían plantear con la narrativa y como fueron rechazados. Según Scherier:

Entre los muchos detalles que aprendí mientras hacía el reportaje para esta pieza: los desarrolladores de Assassin’s Creed: Odyssey quería que Kassandra fuera la única protagonista, pero el equipo de marketing de Ubisoft y el director creativo Serge Hascoet no lo permitían. Dijeron que “los mujeres no venden”.

Esperamos que no tengamos que explicarles el defecto detrás de esta afirmación. Juegos como Horizon Zero Dawn y The Last of Us Part II son un claro indicador de que “las mujeres no venden” es una mentalidad obsoleta. Sin embargo, es un excelente indicador de lo que pasa en el interior de empresas como Ubisoft.

Assassin's Creed: Valhalla

Mientras el público aplaude sus juegos y su trabajo, detrás de escenas las ideas más “controversiales” son rápidamente apagadas. ¿Una mujer protagonista? ¡No hay forma de que suceda!