Desde que se anunció la separación de Bungie con Activision, el mundo gamer se alegró por parte de la pequeña Bungie, pero no fue lo mismo para la gran Activision. En estos últimos meses hemos visto como las acciones de la empresa han ido bajando, y más con el anuncio de que Blizzard no lanzara ningún gran juego este año.

Coddy Johnson, el jefe de operaciones de Activision acaba de responder unas preguntas acerca de la ruptura con Bungie, y del por qué no se quedaron con la licencia de Destiny. Una de las razones fue que no eran dueños de la licencia, alego “Controlar la licencia nos da la oportunidad de probar nuevas experiencias y modelos, lo que significa nuevos flujos de beneficios y por supuesto una estructura de la economía más robusta”.

La segunda razón por la cual no se quedaron con el shooter fue que “era aclamado por la crítica, contenido de alta calidad, pero no alcanzaba nuestras expectativas financieras“. Algo que la empresa ya había mencionado, tras lanzar la expansión de Destiny 2: Los Renegados, a lo cual dijeron que “Dedicábamos recursos internos que daban apoyo al trabajo de Bungie, lo que significa que estaban utilizando uno de nuestros recursos más escasos: el tiempo”.