Muchos recordarán el 2017 como uno de los mejores años para la industria de los videojuegos, pues tuvimos desde PUBG, hasta NieR : Automata entre muchos más juegos que serán todo un hito en su género, es en este año que salió un juego más de una saga de Nintendo, juego que se atrevió a romper convenciones y parámetros ya establecidos en toda sus años de experiencia, y este fue el secreto para ser uno de los mejores juegos del 2017, y además de llevarse la nota perfecta en muchos medios especializados, incluyendo el nuestro, estamos hablando de The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

 

¿Borrón y cuenta nueva?

Quiero recordar la frase de una amigo en una conversación, pues está fue: “Todos los Zeldas son iguales”, pues si analizamos todos los juegos anteriores de esta saga, pues tiene algo de razón, parámetros ya establecidos eran la base de todos los The Legend of Zelda, desde los templos, items, historia, y hasta personajes, todo esto envueltos en una gran frazada llamada Gameplay, que dejaba de lado algunas diferencias nuevas. Si bien sabemos que Nintendo es una empresa tradicionalista, debido a que son Japones y esto lo llevan en la sangre, es por ello que muchos juegos de Nintendo siguen el mismo parámetro, sin embargo se tenia que hacer algo con The Legend of Zelda, pues como dije arriba, los juegos habían caído en la monotonía, y esto lo digo como fan, es así que para poder avanzar, tuvieron que remontarse en sus inicios.

El creador de unos de los Zeldas más lineales, hizo uno de los mejores juegos de mundo abierto

El primer The Legend of Zelda, como muchos recordarán, se basaba en la exploración abierta, podíamos iniciar con cualquier templo, además de darnos el lujo de acabar el juego en tan solo instantes de haberlo comenzado, los items los encontrábamos también mientras exploramos, pero la clave era la total libertad, esto se fue reflejado en Breath of the Wild haciendo unos de los mejores Open World, es por ello que rompieron todo lo que se había “estandarizado” en la saga, cambiando todo lo relativamente característico, desde la ropa del protagonista, hasta la eliminación de los templos. Pero eso no quiere decir que ya no tenga la esencia de un The Legend of Zelda, porqué puedes cambiarle los ingredientes de una pizza, pero igual seguirá siendo una pizza, solo que ahora mejor.

Si bien el cambio tan rotundo, fueron por dos motivos, una para darle un nuevo “aire” a la saga, y además para ganar un nuevo publico, y lo logró, hay mucha gente que se ha interesado en la saga gracias a Breath of the Wild, y esto más allá de fanatismo, es beneficio para la empresa, pues ha generado increíbles ventas, incluso al primer mes se haber salido, había más Breath of the Wild de Switch, que la misma consola.

 

Ya mundo abierto, ¿y?

Cabe resaltar que desde tiempos inmemorables hay muchos juegos de mundo abierto, si no estamos muy familiarizados con el concepto, open world o mundo abierto, es un juego en donde nos da la libertar de ir a donde queramos, sin barrera alguna, todo esto bajo un gran mapa con varios cosas que hacer. En Breath of the Wild nos presenta un juego que no solo nos da la opción de como empezar nuestra aventura, sino que nos da la plena libertad de hasta llegar a la batalla final apenas empecemos, pues es los juegos normalmente todo pasa en una linea de tiempo, que conforme avancemos, esta se desarrolla, en BOTW todo pasa en tiempo real, si bien las acciones y encuentros no modifican nada, le da un plus a la historia, haciendo más de gustable, pero su punto fuerte es la experiencia de juego, y como está no los presenta.

Completar el juego al 100% nos toma más de 200 horas, aun así quise que el juego nunca termine

Como mundo abierto, esta nos da la opción de ir a diferentes misiones, pues en BOTW las tiene, y por montones, desde las mas pequeñas e insignificantes, hasta la búsqueda de la espada maestra, si, es opcional encontrarla, y esto me agradó muchísimo, pues sentías verdaderamente ese afán de poder encontrarla, y no saber donde. Muchas misiones secundarias tienen su propias historia, muchas de ellas con historias que nos harán dar una importante lección de vida.

¿Y el siguiente Zelda?

En Nintendo están más que complacidos con The Legend of Zelda Breath of the Wild, el mismo productor de la saga, Eiji Aonuma a comentado que esta será la base para los siguientes Zeldas, pues BOTW a marcado importantes estándares, que se pueden sumar y además corregir para los siguientes juegos, sin embargo todo tiene un precio, y este juego costó 5 años de desarrollo, por lo que el siguiente juego puede que tenga el mismo tiempo, sin embargo, ciertas filtraciones no confirmadas, han revelado que Nintendo estaría trabajando de remasters de otros juegos, asi como lo fue Wind Waker y Twilight Princess.

Muchas gracias si haz leído hasta aquí, en verdad Zelda BOTW se convertido en uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos, y es aquel que elijaría si me mandan a una isla desierta con tan solo una Switch. Creo que me extendí algo, pero es lo pienso de este gran juego, y perdón a los fans, pero Breath of the Wild es para mi el mejor juego de la saga, si no has tenido la oportunidad de jugarlo recuerda que puedes hacerlo en Switch y en Wii U, por suerte Nintendo sigue enviando este juego a las tiendas, pues es uno de los más pedidos, dale una oportunidad, seas Pro Gamer, noob, casual, hardcore, o un simple curioso, se que te va a gustar. Solo decir gracias a Eiji Aonuma y a Hidemaro Fujibayashi por hacer este juego, y mantener vivo la llama del saga.

En mi análisis hace un año le puso de nota 10 sobre 10, y ahora lo volvería a poner.