Once años, un mes y nueve días han pasado desde que Tengen Toppa Gurren Lagann, anime producido por el estudio responsable de otros títulos como Neon Genesis Evangelion o FLCL, Gainax, se estrenó a través de TV Tokyo para la televisión japonesa. Hasta hoy, en varios foros se sigue discutiendo si verdaderamente alcanzó un nivel épico como lo pinta la legión de fans que llegó a formar esta serie que rápidamente se volvió “de culto”; o si realmente éste fue uno más de tantos animes “sobrevalorados”, adjetivo cada vez más usado en nuestros días para describir algo que realmente no colma las expectativas que genera, así como “la vieja confiable” para que algún esnob pueda sentirse algo más importante.

 

Resultado de imagen para gurren lagann

 

El caso es que, sea o no un anime perfecto -personalmente no creo que lo sea-; Gurren Lagann consigue darle vuelta a sus puntos débiles y aprovechar sus clichés cuando es necesario. Es una de esas series capaces de mantenerte en el sillón enganchado por horas con su dosis de intensa acción mecha, toques de comedia, romance y sobre todo algunos sorpresivos giros que terminan de convertirla en un anime ideal para casi cualquier fan del género shonen.

 

Gurren Lagann se ambienta en un futuro en el que los humanos han sido forzados a vivir en aldeas subterráneas por el Rey Espiral, Lord Genome, quien con su ejército de hombres-bestia se encargan de eliminar a cualquier humano que osara salir a la superficie. Dentro de una de estas aldeas vive Simon, un joven inseguro de sí mismo, cuyo único talento aparente es saber excavar y que además es repudiado por casi toda su aldea. La única persona que lo trata como un amigo es Kamina, un joven con actitud de delincuente que lidera una banda cuyo objetivo es llegar a salir algún día a la superficie. La vida de ambos empieza a cambiar cuando un día Simon desentierra una llave con forma de taladro, el Taladro Núcleo, que activa a un pequeño robot con forma de cara, un ganmen al que Kamina llamaría Lagann, a la vez que un ganmen mucho más grande empieza a atacar la aldea en la que viven mientras persigue a una atractiva joven francotiradora llamada Yoko. Entre los tres consiguen derrotar al ganmen gigante y deciden finalmente salir a la superficie para enfrentar sus destinos.

 

 

http://oi60.tinypic.com/167uicl.jpg

 

 

Lo particular de Gurren Lagann es la forma en cómo progresa la historia, de empezar siendo un genérico -aunque entretenido- shonen de mechas con algo de fanservice -cortesía de la bella Yoko- pasa a tomar una temática más seria y algo más compleja con el transcurrir de los capítulos gracias a los sorprendentes giros que da la trama. Cuando crees que todo anda bien, la trama se encarga de golpearte en la cara sin posibilidad de reaccionar, lo cual, mientras a algunos los podría dejar confundidos, a otros los lleva luego a conseguir empatizar con los personajes, a los cuales dichos giros terminan impactando significativamente en sus respectivas personalidades. Todo ello en medio de una vorágine de batallas de mechas, explosiones y otros elementos que le dan una cuota tremenda de acción al anime y que culminan con unos últimos episodios realmente memorables.

 

La evolución del protagonista es algo que suele ser debatible. Algunos critican que evolucione y termine pareciéndose a cierto personaje (que omitiré detallar para no caer en spoilers), pero a la vez por ser así es que muchos otros le toman cariño. El detalle es que Gurren Lagann tiene varios personajes con desarrollo interesante a través del tiempo en el que transcurre la serie, pero a la vez tiene tantos que da la sensación que algunos se desperdician.

 

Aunque el estilo gráfico puede ser de agrado o desagrado de muchos, es innegable el gran trabajo que se hizo en la parte de la animación trayéndonos batallas sencillamente impresionantes en varios episodios. Esto, sumado al magnífico trabajo de ambientación musical -y el recordado y querido opening Sorairo Days, que incluso tuvo un cover en otros animes como Saekano– le terminan de dar el toque de gracia al anime producido por Hiroyuki Imaishi.

 

 

Termines amándola o no, tanto al anime como a sus personajes, Gurren Lagann es un título que jamás deberías obviar de tu lista si eres fan del género shonen. Recuerda además que está disponible en Netflix.

 

¿La viste? Si es así, déjanos tus impresiones en los comentarios y no te olvides que el próximo mes volveremos con una nueva recomendación de anime.