Después de tantos rumores, patente tras patente, cada vez suena más fuerte el primer smartphone plegable de Samsung, y no nos referimos al clásico celular “sapito”, ese que se doblaba y era mitad pantalla y mitad teclado. Nos referimos a un teléfono que se puede doblar por la mitad de pantalla ya que tiene esta es flexible, como si fuese una lámina y que luciría más o menos así:

 

Pero antes de eso hubo un prototipo llamado Samsung Project V con serie SM-G929F. Este prototipo fue cancelado y nunca salió a la luz, hasta ahora que se flitró unas imágenes que nos revelan como fue:

¿Dos pantallas mejor que una?

Lo que en papel parece bueno -es decir, son dos pantallas, no hay pierde- en realidad no siempre es práctico. Recuerden que el concepto central de un smartphone es que sea práctico y fácil de usar y pues este prototipo, al igual que el Axon M de ZTE no lo son.

Para empezar, su tamaño. Son muy gruesos haciéndolos muy difícil de usar. Segundo, este prototipo fue hecho alrededor del 2015 o 2016 y en ese tiempo tal vez no había la tecnología necesaria pues la pantalla se doblaba por una visagra y no era flexible como los rumores indican que serían el nuevo smartphone, ese prototipo se podía definir como dos Galaxy S6 pegados con cinta. Y por último, el precio. Todo bien con que sea una nueva tecnología pero si no está a un precio comercialmente atractivo, no tendrá éxito alguno. Con precio rumoreado de $2000, el Samsung Project V y el nuevo Galaxy
X que saldrá van a tener que ser una cara más bonita para ser un éxito comercial.