Resident Evil: Infinite Darkness ya llegó a Netflix. La nueva serie animada trae de regreso a dos de los personajes más queridos de la franquicia: Claire Redfield y Leon S. Kennedy.

La historia sigue a estos personajes involucrados en un misterio alrededor de un nuevo virus que amenaza con propagarse a nivel mundial. Una conspiración que incluso pondrá patas arriba al gobierno del Presidente Graham, padre de Ashley Graham – a quien Leon salvó en RE4-.

resident evil infinite darkness

Infinite Darkness vuelve a ser una apuesta grande por parte de Capcom de posicionarlo dentro del canon del universo de los juegos, siguiendo la tradición de las pasadas producciones animadas como Degeneration, Damnation y Vendetta.

Al estar ubicado dos años después de los sucesos de Resident Evil 4. Hay algunas cosas que los más fans de la franquicia habrán notado y que pasamos a detallar. No sin antes, avisar que…

ALERTA DE SPOILERS

resident evil infinite darkness

Casi para el final del último capítulo de Infinite Darkness, se revela las verdaderas intenciones del Secretario de Defensa Wilson, quien a espaldas del gobierno trabaja junto a una farmacéutica para la elaboración de un mutágeno con el fin de expandirlo en diferentes territorios.

El plan de Wilson era culpar a China y así dar pie a un nuevo conflicto con Estados Unidos. Para su mala suerte, las cosas no le salieron bien y terminó siendo infectado por el mutágeno cuando Jason – convertido en una espantosa criatura -.

Y cuando creíamos que ya no veríamos a Wilson, tuvimos una breve escena del personaje sentado en un lugar misterioso pidiendo que le den el suero para combatir el mutágeno.

Un personaje con terno y lentes oscuros le entrega lo que necesita y a continuación vemos como la cámara enfoca en un maletín donde vemos el logo de “TRICELL”.

Los fans de Resident Evil sabrán que “TRICELL”, una reconocida farmacéutica multinacional, jugó un papel muy importante en el quinto juego.

Su presidenta, Excella Gionne, se alió con Albert Wesker para crear el virus Uroboros y juntos fueron los responsables del contrabando de armas bio orgánicas en África. Los sucesos de Infinite Darkness ocurren en 2006, mientras que RE5 se ambienta en 2009.

Un guiño interesante que al menos demuestra que Capcom si se preocupa por mantener ordenada la cronología de la franquicia.