En Pathologic, cada elemento del título está hecho para hacerte sufrir mientras descubres los numerosos misterios de un pueblo ruso

Quizás se hayan dado cuenta de que, en Youtube, hay una serie de videos muy extensos sobre un extraño juego llamado Pathologic. Todo sobre el título, desde la distancia, se ve extraño. Sus modelos primitivos, sus colores tétricos y tristes, su general sensación de decadencia. Es difícil verlo en una fotografía y pensar “oh, esto se ve genial” y ese es el punto. En una industria en la que los juegos buscan en muchos sentidos lo mismo del jugador, Pathologic te pide algo distinto. Pathologic te pide que aceptes sufrir.

Pathologic

En un sentido muy amplio de la palabra, Pathologic es un first person shooter. En este juego, tienes doce días para salvar a un pueblo de una pandemia que amenaza con matarlos a todos. Para esto, utilizas a uno de tres personajes y exploras a la villa desde su perspectiva. Lo fascinante de esto es que el juego rápidamente te quita control frente a que esperar del título. ¿Crees que podrás luchar contra dos enemigos regulares? No, el combate en este juego es terrible, así que ganar una lucha como esa es casi imposible. ¿Crees poder regenerarte vida fácilmente? Nop, dormir solo te da más hambre y sed.

Mientras pasan los días y la situación se vuelve más caótica, el juego te pide más y más el que te acostumbres a caminar por largos periodos de tiempo. Caminar lentamente a través de la villa, una y otra vez. Quizás te preguntes, ¿por qué alguien jugaría algo como esto?

Pathologic

¿Alguna vez has leído una novela rusa? ¿O jugado Metro 2033? Hay algo muy interesante en como artistas rusos pueden retratar la miseria y la decadencia. Este sufrimiento que experimentas en Pathologic, el estrés de ir lento y fracasar una y otra vez, todo mientras la aldea sufre…es fascinante.