Actualización

PewDiePie ha publicado sus disculpas acerca de su reciente controversia. En su nuevo video, el acepta toda la culpa por haber usado un insulto racista en vivo. Culpando a su entorno y el calor del momento como explicación a como llego a tal acto, Felix Kjellberg menciona que solo puede culparse a si mismo, y esta al tanto que su inmadurez ha causado más que un problema. Llamándose a sí mismo “un idiota”, Pewds dice mostrar arrepentimiento y vergüenza acerca de la controversia en general, pero esto solo se puede demostrar con acciones. PewDiePie debe tomar cartas en el asunto y en realidad tratar de mejorar en frente y detrás de cámaras, si quiere cambiar en realidad o solo se trata una respuesta rápida.

Nota Original

PewDiePie (Felix Kjellberg), la gallina de los huevos de oro de YouTube, el youtuber de videojuegos más grande del mundo se ha encontrado en problemas otra vez. Esta vez, mencionando un insulto racista en vivo en su livestream, viniendo ya de su anterior problema donde hizo un video con un mensaje antisemita y le costo su serie de videos patrocinado por YouTube y la pérdida de su firma de talento manejada por Disney. El hombre muestra que simplemente no aprende de sus errores y sin importar cuantos videos haga en donde diga que ha cambiado, esto sigue sin ser cierto. PewDiePie sigue cometiendo los mismos errores de siempre y todos estamos atascados con el, queramos o no. Pero esto solo nos trae paso a paso cada vez más cerca en donde el mundo de los youtubers debe ser por fin regulado y filtrado, lo cual puede ser un futuro muy peligroso para ambos creadores y públicos.

El problema de ser youtuber es que se trabaja en una plataforma abierta. Todos pueden ser youtubers si están dispuestos a sentarse en frente de una cámara y decir lo que quieran. Lo cual es una gran ventaja frente a la televisión, porque nos da la oportunidad de tener diferentes puntos de vista y todo tipo de piezas creativas, que quizás en producciones grandes como televisión o filmes no hubieran tenido una oportunidad. Pero al mismo tiempo nos deja abiertos a la inexperiencia y la ignorancia de las responsabilidades de ser un comunicador. Como en televisión, personalidades son filtradas en casting para asegurarse que no solo la persona sea la mejor en su trabajo, y que tampoco sea un peligro para los patrocinadores del canal, evitando que el producto final sea desperdiciado porque uno de sus presentadores dijo que quería a todos los judíos muertos.

116-3194773-pewdiepie

YouTube no tiene estas restricciones y esta pagando caro por ello, mientras que los patrocinadores están presionando cada vez más a la plataforma de video más grande del Internet. YouTube se ha visto forzado a reducir la tolerancia en los videos que pueden ser monetizados. Desde el Adpocalypse, YouTube constantemente cambia sus reglas, para poder evitar que partes provocativas de su colección de videos sean filtradas y no sean capaces de monetizar. Tales reglas requieren 10,000 vistas a tus videos en conjunto, no tener video en donde muestres violencia, no tener video en donde muestres mensajes de odio, desnudos, etc. Las grandes marcas no quieren tener sus publicidades al costado de videos en donde personas argumenten como el racismo y la homofobia están justificada, tutorial de como pegarle a tu esposa sin dejar marcas o tu clásico video de ejecución de parte de ISIS. Pueden ser exageraciones, pero como mencione, es una plataforma abierta, cualquiera puede hacer un video y ponerlo en Internet. No hay nadie que imponga quién puede o no ser un comunicador, y YouTube tiene que hacer su mejor intento por imponerlo antes que las autoridades se tengan que meter en el asunto.

También tenemos el problema de los creadores de Firewatch, que anunciaron que estarían tomando Copyright Strikes contra el canal de PewDiePie para sacar sus videos de circulación por su desaprobación del youtuber. Lo cual podría llevar a un sinfín de problemas si la pelea se hace legal, en donde compañías podrían ganar ventaja legal en censurar lo que crean que es admisible en su propia línea de ética. Mucho puede salir mal de este conflicto, si el mismo PewDiePie no se decide resolverlo.

Al final del día, PewDiePie, es un idiota, es un idiota famoso, pero un idiota innegablemente. Es otro síntoma de una enfermedad que toma toda la web de videos. Es un problema que nadie quiere resolver, porque nadie quiere tomar la responsabilidad, todos piensan que es un problema que el tiempo arregla, que al final palabras son solo palabras y que lo que digo desde la comodidad de mi casa no va a tener ninguna consecuencia. Al final qué es un insulto más al aire, todos lo dicen, otras personas no importan porque no las tengo que ver si cierro mi puerta y no hay forma que esto me cueste después. Ellos serán los primeros en ver en primera fila como nos vamos todos en picada al tacho, una vez que YouTube cierre por presiones gubernamentales y todos los creadores estén en la calle.