Personalmente, me considero un retro gamer. Pruebo y consumo juegos que entran en las tendencias actuales, desde shooters online hasta MOBAs, pero siempre termino regresando a los clásicos; juegos de NES, SNES, Game Boy, PlayStation y otras plataformas donde los gráficos eran simples pero hermosos, y donde la dificultad alta no se consideraba injusta sino necesaria. Es por eso que adoro lo que ha logrado la escena de videojuegos independientes, que ha brillado y crecido mucho los últimos años gracias a las tiendas virtuales como Steam  y las disponibles en consolas.

Son muchas las historias de jóvenes desarrolladores que con poco dinero pero mucho talento, y gracias a las facilidades que ahora conlleva publicar un título online, traen de vuelta géneros, estilos y dificultades que solo los juegos retros nos regalaban, potenciados hasta límites nunca antes vistos. Juegos como Shovel Knight, Super Meat Boy, Undertale y muchos más han causado tantas buenas críticas y fans, como títulos más caros de producir de las compañías más grandes.

 

El lanzamiento de CELESTE a cargo de Matt Makes Games a finales del mes de Enero, llega para demostrar que en este 2018, la gran marca que los juegos independientes estilo retro ha dejado en los últimos años, continuara. Lo que sigue no es un review, es un artículo que contara mi experiencia con el que considero el gran primer título indie del 2018, el cual ya ha logrado destacar a pesar de los grandes lanzamientos AAA de Enero, y tratara de convencer al lector por que no debe dejar de probar esta gran aventura llamada CELESTE.

 

Realizado originalmente por Matt Thorson y Noel Berry como una demo en una Game Jam, usando el emulador virtual Pico-8, y después convertido en un lanzamiento completo (a cargo de prácticamente 6 personas), CELESTE es un extenso juego de plataformas donde tomamos el rol de Madeline, la cual debe de escalar la montaña Celeste, sobreviviendo 8 complicadas etapas llenas de puzzles, precipicios y trampas (pero ningún enemigo tradicional), solo usando un botón de salto y otro botón que activa la habilidad de Dash, la cual podrá usar en el aire una sola vez por salto. Solo estas habilidades, y algunos elementos como trampolines y bloques movedizos que encontraremos en los niveles, serán suficientes para que este juego nos dé un gran reto, convirtiéndose en un plataformas preciso y difícil, pero que gracias a su gran diseño de niveles, se hace muy adictivo, y no nos importara morirnos una, y otra, y otra vez, hasta lograr terminarlo.

Tampoco nos podemos olvidar de los retos adicionales que el juego nos presenta, como recolectar las fresas escondidas de cada nivel o los cassets, que nos dan acceso a los MUY difíciles niveles adicionales (los “B sides”), que le dan aún más reto y replay value al juego (los cuales te sugiero evitar hasta terminar el juego). Un gran detalle es que el juego cuenta tus muertes totales (yo llevo poco menos de 3000), pero te menciona que no tienes por qué avergonzarte de este conteo, al contrario, es algo que tienes que llevar con orgullo, pues de los errores se aprende.

 

Ya con estos motivos, CELESTE es un excelente juego de plataformas por sí solo, pero hay unos cuantos motivos que lo hacen brillar un poquito más. Primero, CELESTE nos presenta unos interesantes gráficos entre 8 y 16 bits, con un pixel art muy simple en sus personajes, pero bastante llamativo en los elementos alrededor, como en sus fondos, efectos y plataformas: esto genera un ambiente que realmente te hace sentir en lo alto de una montaña, con por ejemplo, ventiscas, nieve y efectos de oscuridad excelentemente bien logrados. Y si ya tenemos un juego con un gran ambiente, y bastante reto y diversión, para que este juego sea un producto redondo, faltaba algo que sinceramente no me esperaba, y es una excelente historia que va desde el humor hasta el terror, llegando hasta momentos emotivos y hasta psicológicos.

Sin contar demasiado, Madeline es una persona hasta cierto punto temerosa y que duda mucho de sí misma, y que en su aventura por subir CELESTE se encontrara con pocos pero interesantes personajes que están en la montaña por sus propias razones, como el escalador y amante de los selfies, Theo, o el enigmático Mr. Oshiro, además de luchar con sus propios demonios internos, representados por una “parte de ella”. Finalmente, Madeline revelara sus razones para subir CELESTE en un inolvidable Capitulo 6, donde gran parte del nivel gira en torno a una conversación interactiva con Theo, momento inolvidable que ya es uno de mis favoritos del año. Como otros juegos independientes ya lo han demostrado antes, los videojuegos son un gran medio para presentarnos lecciones de vida, y para brindarnos palabras de aliento y consejos que tal vez no sabíamos que necesitamos. Tengo el gran agrado de decir que CELESTE lo hace, y lo logra muy bien.

 

 

CELESTE ya lleva un mes en el mercado y a pesar de ya haberlo terminado, lo sigo jugando pues aún me faltan fresas que encontrar y secretos que descubrir en lo alto de la montaña.  Tras un excelente 2017 donde los juegos de grandes compañías y los de publicadores independientes brillaron casi por igual, realmente da gusto que los jugadores estén hablando de CELESTE a pesar de lanzamientos más grandes el mismo mes como Dragon Ball FighterZ y Monster Hunter World. Esperemos que esta primera gran sorpresa del año no sea más que el inicio de un 2018 lleno de desarrolladores soñadores que nos entreguen  obras de arte como CELESTE.

-Miguel “Starty!” Garay

 

 

P.D. Para mucha más información sobre CELESTE, no te pierdas el review de Erich Garcia Tafur, que puedes leer aquí.