En noventa segundos, Bojack Horseman explora la salud mental y el suicidio como quizás ninguna otra serie lo ha logrado

SPOILERS: TODA LA SERIE DE BOJACK HORSEMAN

La serie Bojack Horseman ha cerrado con una temporada final muy reflexiva. Los intentos de Bojack de ser una mejor persona cierran de la mejor forma en la que podían: sin tener claro si este logró lo necesario para que su vida sea diferente. Sin embargo, este cierre (el capítulo 16 de la sexta temporada) se da después del capítulo 15, el cual yo considero como el mejor de toda la serie. Este episodio, llamado The View from Halfway Down, toma lugar en la mente del protagonista, mientras se va dando cuenta de que se está ahogando en una piscina y nadie puede salvarlo.

A lo largo del capítulo, Bojack es acompañado por figuras de su vida que han fallecido. Y, como acto final antes de morir, cada una de estas figuras realiza algún tipo de actuación. Uno de estos es Secretariat, un caballo de carreras que el protagonista admiraba cuando era niño. Este personaje se suicidó saltando de un puente, poco después de que le prohibieron seguir compitiendo. Así que, antes de volver a morir, este lee un poema llamado “The View from Halfway Down”. Lo que este poema busca es recrear las emociones del caballo durante los últimos segundos de su vida.

Como es que salta con total confianza y hasta con un breve disfrute. Sin embargo, esta emoción se va convirtiendo en miedo, la mente del personaje se aclara: quiere vivir, pero ya no puede. Ya es demasiado tarde. Entra en una búsqueda de algo, algo que pueda salvarlo. Y admite su arrepentimiento, su deseo de volver a la vida. No obstante, se le acaba el tiempo, y la puerta oscura se lo lleva para siempre.

Bojack Horseman

Es un muy breve poema, que explora el deseo de vivir y como la depresión puede taparlo de una forma terrorífica. Para cuando la mente se aclara, para muchos, ya es demasiado tarde. Esta escena, a mi parecer, es la más perturbadora y potente de quizás toda la serie.