Shovel Knight supo como combinar lo mejor del pasado con lo más valioso del presente, para hacer un paquete fantástico

Hacer un juego retro no es nada sencillo, por más de que pueda parecer menos complicado a un nivel tecnológico. Los juegos más famosos de la NES (Mega Man, The Legend of Zelda, Super Mario Bros) no se hicieron solos. Así que, cuando un equipo como Yacht Club Games busca recrear la magia del NES, hay muchas preguntas por hacerse. ¿Qué elementos se deben mantener? ¿Cuáles problemas deben ser modificados y cuales merecen una segunda oportunidad? ¿Qué problemas o defectos son parte del carisma? Todo esto fue parte de la receta que llevó a Shovel Knight.

Shovel Knight

El diseño de los niveles de Shovel Knight busca recrear la magia de juegos como Mega Man y lo logra. Sus controles son bastante cómodos, la variedad de enemigos es constante, los niveles suelen tener una buena experimentación de conceptos sin sobrecargar al jugador, y los jefes son siempre divertidos de enfrentar. Un juego como Shovel Knight siempre está buscando sorprender al jugador y le da la opción de explorar los niveles, como también pueden completarlos rápidamente.

La esencia de Shovel Knight es retro, un viaje a la generación del Nintendo Entertainment System. Por eso sus niveles, sus plataformas, su estética busca ser como una recreación fiel de juegos como Mega Man 3. Sin embargo, su gameplay introduce varias mecánicas para hacer de la experiencia más interesante. Las herramientas desbloqueables son bastante diversas, así que pueden alterar bastante la estrategia del jugador. Si mueres, reapareces en un checkpoint, pero pierdes tu dinero. Puedes comprar diferentes armaduras que cambian el estilo de juego.

Todo esto se suma a una narrativa que, con muy poco, logra hacer que Shovel Knight y Shield Knight se sientan como personajes reales, pero sin que se sienta “demasiado moderno”.

Shovel Knight

Es esta estética clásica y este diseño de calidad lo que hace de Shovel Knight uno de los mejores juegos de la década.