Oh, Bethesda, ¿Quién hubiera pensado que lograrías ser tan poderosa como lo eres ahora? El lanzamiento de The Elder Scrolls III: Morrowind puso a esta empresa en el mapa, expandiéndose significativamente desde entonces. Sin embargo, su crecimiento también podría representar peligro para desarrolladores, ya que Zenimax y Bethesda Softworks han pasado por casos controversiales.

Bethesda

Zenimax y Bethesda Softworks pueden ser los que publican títulos como DOOM, pero eso no los hace buenos compañeros corporativos. Square Enix también ha tenido situaciones preocupantes, las cuales han sido ignoradas gracias al talentos de sus estudios (como Eidos Interactive). Desde hace años, rumores han afirmado que la empresa dueña de id Software es más cuestionable de lo que parece.

Es importante dejar claro que la siguiente información es una complicación de fuentes anónimas, así que su validez es cuestionable. MásGamers no afirma que los casos de Human Head y Arkane sean tal como son descritos en el artículo. Aun así, es una oportunidad de analizar las controversias que han rodeado a la empresa creadora de The Elder Scrolls.

El desarrollo de juegos y “La estrategia Bethesda”

Es común que una empresa independiente trabaje con un publisher, con un ejemplo siendo NieR: Automata, desarrollado por Platinum Games pero con la licencia de Square Enix. Para optimizar el rendimiento de los desarrolladores, se utiliza un sistema de logros (o milestones). Consiste en que, si el estudio logra objetivos como terminar un numero de niveles, este recibe los pagos para mantenerse. Suele funcionar, llevando a la creación de juegos como Dead Rising 2 (trabajado por Blue Castle y publicado por Capcom).

Bethesda

No obstante, se dice que Bethesda le da un giro tácito a este sistema. Una fuente afirma que, como los milestones se mantienen ocultos al público, este explota las lagunas que encuentra en ellos. Uno de los ejemplos dados era “Si, ya salieron de preproducción, pero podemos contar las siguientes diez reuniones que han hecho como parte de ella. En realidad, merecen menos dinero del que les dimos”. Y una empresa pequeña no suele contar con los recursos para resistir a un titán como Bethesda.

Así es como, poco a poco, las empresas independientes se empiezan a quedar sin dinero. Y cuando están al borde de la quiebra, Zenimax les ofrece ser compradas por una suma de dinero mínima, para que paguen sus deudas/gastos. Se dice que cualquier empresa que llegue a esa condición tampoco tiene el dinero para tomar medidas legales, así que solo aceptan la oferta.

Bethesda

Damas y caballeros, esta es la estrategia Bethesda. Y considerando que han comprado trece estudios, llama la atención preguntarse cuantos pasaron por eso y nunca se supo. Gracias a los últimos años, ahora podríamos tener dos ejemplos (Arkane Studios y Human Head) de la estrategia.

Arkane Studios y Human Head Studios: dos historias que fueron por dos caminos distintos

Si las fuentes están correctas, Arkane y Human Head pasaron por casos similares, con la diferencia siendo sus decisiones. Los años eran 2010 y 2011 respectivamente, Arkane estaba trabajando en Dishonored mientras que Human Head hacia Prey 2, la secuela del título que había publicado con 2K Games. Ambas desarrolladoras estaban haciendo los proyectos para Bethesda, y llevaban más de un año en desarrollo.

Bethesda

Aquí (se dice que) inicia la estrategia Bethesda, comenzando con rechazar milestones en el caso de Dishonored. Zenimax empezó a negar los logros de Arkane porqué “no estaban manteniendo la calidad prometida” (hilarante al recordar que Bethesda fue responsable del port de Skyrim para PS3) y los desarrolladores se quedaron sin su fuente principal de dinero. Mientras trabajaban para arreglar los problemas relacionados a la “calidad prometida”, el tiempo de desarrollo se apretaba.

Todo eso causó un efecto dominó en el que Arkane estaba endeudado y atrasado con Dishonored. Bethesda Softworks se acercó y cubrió las deudas. pero repetía que dudaban de su capacidad de terminar el juego. Así fue como, un día sorpresivo, Zenimax anuncio un ultimátum a los desarrolladores: paguen las deudas y sean demandados por tardarse demasiado, o vendan su estudio a una cantidad insignificante.

Bethesda

Como podrán notar, Arkane Studios aceptó. Dishonored fue terminado y Arkane sacrifico su independencia para poder terminar su proyecto más grande hasta ese momento.

Bethesda vs Human Head: el estudio que luchó

El caso de Arkane es desagradable, pero lo sucedido con Human Head Studios puede ser considerado aun peor. Esta empresa fue encargada con el desarrollo de Prey 2, al haber hecho su predecesor. Ese título se anunció en marzo del 2011 y se pensaba lanzarlo en el 2012. En el E3 2011, se mostró su primer tráiler.

Este tráiler y los gameplays adicionales fueron adorados. Es más, páginas como Eurogamer y los Game Critic Awards lo nominaron como uno de los mejores juegos del E3 2011. El concepto mostrado era un juego de stealth en primera persona que tomaba lugar en un mundo cyber punk y se controlaba a un bounty hunter.

Tras ver esa recepción, se reporta que Bethesda Softworks se interesó en adquirir Human Head, y comenzaron a aplicar su estrategia. Primero, prometieron que les darían a los desarrolladores de seis meses a un año más de tiempo para terminarlo. Luego, los dejaron trabajar por meses hasta que Zenimax dejó de financiar el proyecto y empezaron a bloquear los milestones. El equipo desarrollador quería quejarse, pero la promesa nunca fue escrita en un documento legal, así que no podían hacer nada.

La desesperación y el estado actual de Human Head

Se llegó a un punto en el que (posiblemente) Human Head Studios necesitaba más recursos para pulir su ambicioso proyecto, y pidieron a Zenimax dinero y tiempo. Surgió un claro conflicto entre ambas empresas, con Zenimax buscando intimidarlos para que cedan y sean comprados.

Foto 3

De hecho, Bethesda ofreció comprar a HH, y fueron rechazados de manera rotunda. Desesperados por no tener los recursos y no querer ser comprados por Bethesda Softworks, Human Head decidió dejar de trabajar en Prey 2, entrando en una especie de huelga.

De noviembre del 2011 a varios meses de haber iniciado el 2012, las dos empresas apenas se comunicaban. Eventualmente, se llegó a un compromiso y Human Head abandonó el desarrollo de Prey 2. Bethesda se quedó con la propiedad y obligó a una división de Arkane Studios a hacer un nuevo Prey. En cuanto a Human Head, el desgaste del desarrollo llevó a que hoy queden 35 miembros en el equipo. A pesar de eso, están desarrollando seis juegos nuevos, así que su futuro es impredecible.

Prey

Lo importante a resaltar es que hasta una empresa conocida por publicar buenos juegos puede ocultar mucho tras las cortinas. Estense atentos a lo que suceda con Bethesda en el futuro, así podrán unir sus voces en el poco probable caso de que una controversia vuelva a suceder.

¿Qué piensan ustedes de los rumores que rodean a Bethesda? ¿Cuántos de ellos serán reales?