ggwp-oscar-soto

Antes de ir de frente al grano y responder la pregunta. ¿Por qué tanto odio a Mighty No. 9?, tenemos que reconocer que el juego es (con las justas) decente. Nuestra reseña le da un 5 clavado a un juego que todo el mundo está revolcando en el piso. Y el problema es precisamente esa mediocridad.

 

mighty no 9 Itsbetterthannothing

El mundo odia a Mighty No. 9 porque tenía que ser el Megamaan que todos añorábamos desde hace muchos años. Mighty No. 9 es casi darle la razón a Capcom por no sacar nada más de la saga del Blue Bomber.

Mighty No. 9: Sin alma y mediocre

Los fans de Megaman, tras años de burlas y faltas de respeto de Capcom (porque cosas como el Megaman gordo de Street Fighter X Tekken no es mas que eso), el abandono y la sequía de nuevos títulos y la triste falta de celebración de los aniversarios de la saga, teníamos la esperanza puesta en este juego.

Keiji Inafune, el hombre detrás de la franquicia original, ha pasado de héroe a villano lentamente (gracias a los retrasos y a los updates del Kickstarter original) y nos ha traido este juego sin alma, sin frescura, con gráficos flojos, mediocres. Un juego para el fondo de tu pila de títulos sin pena ni gloria (eso sin mencionar el desastre de su distribución digital, bugs y errores en su semana debut, además de las promesas incumplidas a los backers)

Y es que no bastaba con revivir mecánicas y roles con muy pocas innovaciones. Necesitábamos desesperadamente que Mighty No. 9 sea el Megaman de estos tiempos. Algo que lleve con orgullo la tradición del robot justiciero y al mismo tiempo aproveche las nuevas tecnologías y tendencias del gaming actual. Un salto como lo fueron en su momento la saga X y hasta la saga Zero.

Lo peor es que no solo no obtuvimos nada de eso. Inafune ha dado pie a que los haters ataquen por doquier (a Megaman, a Kickstarter y hasta a los fans), ha dado pie a que los que nunca han sido fans de la saga, se soben la panza y sin haber puesto medio centavo en la colecta, suelten con sorna un “te lo dije”.

Mientras, nos queda seguir comprando collectibles, ports de la saga original en ediciones especiales, amiibos y demás consuelos. Pero de lo que si estoy seguro es que algún día veremos al verdadero sucesor espiritual de Megaman, tal vez de las canteras indie (si es que no existe ya, por lo poco que he visto, Cuphead, para PC y Xbox One es mas Megaman que Mighty No. 9).

Si, definitivamente estoy escribiendo por la herida.