Ayer durante la conferencia de Apple en la que se presentó el nuevo iPad Pro y una nueva Macbook air, el CEO de Apple, Tim Cook, comparó la potencia del iPad Pro con una Xbox One S gracias al chip A12 que lleva en su interior.

Según explicó el Tim Cook: “El iPad Pro ofrece un rendimiento gráfico similar al de un Xbox One S en un producto que es un 94% más pequeño y que no requiere estar conectado a la corriente”. Además también declaró que el iPad Pro es 92% más rápido que el volumen de laptop vendidas en el mes de septiembre y hasta 1000 veces más poderoso que la primera generación de tablets.

Y para dar prueba de esta afirmación, presentaron un video donde se muestra el proceso de renderizado del juego NBA 2k Mobile en el iPad Pro.

 

¿Cómo reaccionó Microsoft al respecto? Pues de la mejor manera posible, es más agradecieron la mención, pues Phil Spencer celebró el hecho que las tablets lleguen a ese nivel de potencia y resaltó la posibilidad de un futuro crossplay entre ambas plataformas.

“Me gustó la referencia a la Xbox One S en el anuncio, Apple dando un paso con el iPad Pro para unas geniales partidas cross-play entre la Xbox y el iPad, genial” dijó el jefe de Xbox.

Recordemos que esta no es la primera comparación de este tipo, no hace mucho la empresa china Huawei hizo algo similar, comparando la potencia del Mate 20 Pro con la de una Nintendo Switch.

 

No, el iPad Pro no es competidor de las consolas… por ahora

Analizando un poco el asunto hay que dejar algo muy en claro primero: el iPad Pro no es sustituto de ninguna consola actual. Incluso aún así este tenga similares especificaciones y potencia, por un par de factores: experiencia jugable y precio.

Para empezar no es lo mismo jugar en una tablet que está diseñada no para su uso exclusivo en videojuegos que en una consola que sí lo está. La experiencia cambia mucho, desde los controles, la conectividad con otros dispositivos y hasta los juegos. No se puede equiparar la experiencia de jugar, por ejemplo, Forza Horizon 4 en una TV a 1080p o a 4K 60 FPS con un sonido envolvente proveniente de un home theater. Simplemente aún no está a la par, solo basta ver a la Switch que aún tiene limitaciones técnicas.

Pero algunos tal vez dirán que eso es la Xbox One X y no la Xbox One S que es la que está siendo comparada, pero aquí viene el siguiente punto: el precio. La Xbox One S es una suerte de gama media de consola, ya que ahora parece estar así el mercado siendo la gama alta la Xbox One X, y como tal su precio es mucho más bajo.

Actualmente una Xbox One S se puede conseguir por unos $200 en una buena oferta mientras que el iPad tendrá un precio desde los $800. Solo desde el punto de vista económico ya es difícil ver al iPad Pro como un competidor directo.

 

¿Una consola Apple?

Entonces, esto nos lleva a la siguiente duda: ¿Por qué Apple compararía su iPad Pro con una consola si no puede competir contra ella? Pues simple, porque el mercado de juegos móviles sigue creciendo y nada mejor como promocionar tu tablet como la mejor para jugar, por lo que compararla con una consola tiene bastante sentido si se ve desde ese punto.

Según una encuesta hecha por Nielsen, el 60% de los gamers también juegan juegos móviles en una tablet, ese es el público objetivo de Apple y es un gran incentivo para que Apple mejore su iPad Pro y haga esa comparación.

Con esa comparación, Apple busca atraer a los desarrolladores hacia su plataforma y, de cierto modo, sacarle ventaja a Android en ese ámbito.

Pero si Apple ya tiene semejante tecnología ¿Por qué no lanzar una consola? Pues así le podría sacar competencia a la Nintendo Switch y Apple ya ha estado en la industria de los videojuegos anteriormente. No es tan fácil como suena, hay una inversión grande detrás, además de atraer a los desarrolladores y asegurarles que su plataforma es rentable. Pero el mayor obstáculo es lo económico.

Apple es conocido por poner en venta productos exclusivos y caros, y en el mundo de las consolas, el dinero no se gana vendiendo una consola, sino los juegos. Si Apple aplicase el mismo modelo de negocio que hace con sus otros productos, pues perdería de manera casi inmediata, incluso posiblemente antes de que salga al mercado. Es cierto que Apple tiene fidelizados a sus usuarios, pero sería cuestión de ver cuantos de ellos son gamers o comprarían una consola de Apple.

No hay duda que el nuevo iPad Pro es un excelente dispositivo, que sea potente como una Xbox One S en ciertos aspectos, pero por ahora es poco improbable que reemplace a una consola diseñada exclusivamente para videojuegos y que Apple entre al rubro de los videjuegos, aunque con la manzanita uno nunca sabe.