La situación que está atravesando Activision Blizzard ya llegó a punto máximo que inclusive PlayStation habló al respecto de las múltiples acusaciones que están enfrentando varios miembros, incluyendo a Bobby Kotick, CEO de la compañía.

Desde Bloomberg reportan que Jim Ryan, jefe de PlayStation, envió un correo electrónico a sus empleados este martes después de hacerse público el reportaje de WSJ. En el mensaje, Ryan comenta que tanto él como el equipo de liderazgo están “descorazonados y aturdidos” porque Activision no ha conseguido hacer lo suficiente para poder abordar la cultura de discriminación y acoso.

Activision Blizzard

No solo eso. Ryan comenta que se pusieron en contacto con Activision para expresarles su preocupación y preguntarles cómo van a enfrentarse a las acusaciones dichas en el artículo. “No creemos que sus declaraciones de respuesta aborden adecuadamente la situación” señala Jim. Esto lo dice después de darse a conocer que la mesa directiva está apoyando a Bobby Kotick, e indicando que no aplicarán ningún castigo contra él, pues no cuentan con evidencia suficiente para probar delitos que cometió hace 10 años.

PlayStation es la primera marca que abiertamente habla al respecto de lo sucedido con Activision Blizzard. Principalmente porque ambas compañías han manejado varias relaciones comerciales con franquicias de renombre como Call of Duty o Crash Bandicoot.