A raíz de la denuncia interpuesta por el estado de California contra Activision Blizzard. Han salido a la luz delitos protagonizados por ex-trabajadores de la compañía.

Tony Ray Nixon, ex-trabajador de la compañía, se le acusó de “interferencia con la privacidad”. Gracias a una investigación, quedó al descubierto que había instalado cámaras dentro del baño de los empleados. Los hechos se dieron en 2018.

Por aquel entonces, se le declaró culpable y fue condenado a prisión preventiva. Su caso apareció en algunos medios locales de EE.UU. Sin embargo, lo último que se supo es que violó su libertad condicional por no haber seguido un tratamiento para delincuentes sexuales.

Los nefastos hechos que involucran a Ray Nixon datan de cuando trabajaba en Eden Prairie, Minnesota. Un lugar donde Activision Blizzard construyó un edificio dedicado al control de calidad.

Activision: ¿Qué ocurrió en la oficina de Minnesota?

En aquel entonces. Y de acuerdo a documentos judiciales, la policía de Minnesota solo se enteró que había un problema dentro de Activision Blizzard cuando un empleado anónimo se acercó al departamento de la policía, declarando que recibió un email de Recursos Humanos alertándolo de que un dispositivo de monitoreo no autorizado se había instalado en los baños unisex.

Con un posible caso entre manos. Un detective llegó hasta las oficinas de Activision Blizzard donde informó que un trabajador encontró dos cámaras en el baño unisex, instaladas bajo los lavados. Las personas encargadas retiraron las cámaras. Posteriormente, fueron enviadas a Santa Mónica (California) para inspeccionarlas.

En la investigación interna, se descubrió que Nixon había comprado tarjetas micro SD, cámaras de vídeo a prueba de agua y paquetes de batería compatibles con las cámaras encontradas.

Teniendo estas pruebas. El detective a cargo del caso increpó a Nixon, quien no tuvo otra alternativa de admitir que estuvo grabando a sus compañeros dentro del baño durante tres semanas. De acuerdo a los documentos judiciales, el infractor aseguró haber borrado los vídeos.

Activision Blizzard ya sabiendo del incidente. La compañía empezó una investigación, retirando las cámaras no autorizadas y notificando a las autoridades. En conjunto con la Policía, se identificó a Nixon y fue despedido.

Tras darse este hecho. Activision Blizzard aumentó la seguridad y proporcionó consejeros de crisis para los empleados que trabajan de manera presencial y de forma virtual.