Imagen de XIII - Xbox One y PlayStation 4 (Análisis)
REVIEW

XIII – Xbox One y PlayStation 4 (Análisis)

Me quedo con el original.

Comparte:

Por

Publicado: 15 de noviembre del 2020

Plataforma: PS4, XBOX ONE Publicado por Microids Desarrollado por PlayMagic Lanzamiento: 10/11/2020

Puede que los jugadores más jóvenes no lo recuerden, pero en la época de la Nintendo GameCube y PlayStation 2, la gente de Ubisoft sacó un título llamado “XIII”. Se trataba de un first person shooter con una estética muy particular, basada en un cómic belga y protagonizada por actores como David Duchovny, Adam West (Q.E.P.D.) o Eve. No fue un éxito de ventas, precisamente, pero con el tiempo se ha convertido en un clásico de culto, tanto así que muchos gamers lo consideran como uno de los mejores exponentes del género de principios de la década pasada —un juego con un look muy particular que pocas veces se ha visto en otros juegos, y que a pesar de no ser perfecto, necesariamente, logró diferenciarse de la mayoría de propuestas de la época.

Es por eso que no sorprende el que haya salido un remake para la Xbox One y PlayStation 4 (y eventualmente la Nintendo Switch… se supone). Un juego como “XIII” merece ser redescubierto por una nueva generación de jugadores, como para que se den cuenta de todo lo que lo hizo tan especial. Puede que el título original se sienta, en muchos sentidos, bastante antiguoespecialmente en comparación a producciones más modernas—, pero lo básico lo hace muy bien: los controles responden bien, el gameplay está lleno de buenas ideas, y las gráficas estilo cómic contribuyen a que se sienta como una experiencia diferente. Darle una nueva mano de pintura, y sacarlo en HD, no debería hacer más que resaltar todas estas características, y demostrar lo genial que es “XIII”.

Desgraciadamente, la gente de PlayMagic (desarrolladores) y Microids (distribuidores) no han sabido hacer eso. En vez de entregarnos una experiencia mejorada y visualmente más atractiva de lo que ya funcionaba muy bien antes, lo que han hecho es sacar un título incompleto, lleno de bugs, fallas gráficas, y controles que, por razones que no termino de entender, no se sienten igual de fluidos que los de hace 17 (¡!) años. “XIII” para la Xbox One y PlayStation 4 es una gran decepción; uno de los peores remakes que jamás haya jugado, y valgan verdades, una versión inferior en comparación a la de la GameCube y PlayStation 2. El hecho de que el juego original, que salió en el 2003 y para consolas de hace dos generaciones, sea mucho mejor que su remake en HD debería causarles vergüenza. Por más de que me guste mucho el primer “XIII”, no puedo recomendar que se animen a comprar esta nueva versión. 

A nivel narrativo, este nuevo “XIII” es exactamente igual al juego original, tanto así que utiliza las mismas actuaciones de voz, sin agregarle nuevas grabaciones ni nada por el estilo. Uno controla a un hombre que, de pronto, se despierta en Brighton Beach, sin recordar nada sobre su pasado, siendo un tatuaje con el número “XIII” (o 13) en su cuerpo la única pista para ayudarlo a recuperar la memoria. Y si esta premisa les suena familiar, es porque es extremadamente similar a la de la primera película de la saga de “Bourne” con Matt Damon, “Identidad Desconocida”. Lo bueno, en todo caso, es que fuera de este inicio, “XIII” no se parece tanto a aquella película (o a la novela de Robert Lundlum en la que está basada). Ambas historias terminan tomando caminos muy distintos, por lo que ninguna se puede considerar como una copia de la otra.

Ahora bien, fuera de la trama, lo que muchos recuerdan del primer “XIII” es su estilo visual tan único: mezclando técnicas de cel shading con lineas y bordes muy bien marcados, y diseños de personajes prácticamente iguales a los del cómic belga, el juego lucía como una tira cómica traída a la pantalla chica. Lo lógico, entonces, hubiese sido que la gente de PlayMagic conservase el mismo estilo para este remake, dándole no más mayores detalles, y efectos de iluminación más complejos. Desgraciadamente… ese no es el caso.

Por alguna razón, este nuevo “XIII” luce más como algo como “Fortnite” o cualquier otro juego colorido contemporáneo, conservando solamente las viñetas estilo comic que salen de cuando en cuando, especialmente cuando se acercan enemigos de lejos, o cuando uno asesina a un contrincante. Esto no solo le quita buena parte de la gracia que el primer “XIII” tenía a montones, si no que hace que esta nueva versión se sienta absolutamente genérica. Si el “XIII” de hace dos generaciones de consolas casi ni tenía competencia, al menos en lo que se refiere al apartado visual, el remake de “XIII” se siente como algo más del montón. Como dirían los memes: la gente de PlayMagic “tenía UN solo trabajo”, y por razones que jamás entenderé, lo embarraron de lo lindo.

En todo caso, este cambio de estilo no sería el fin del mundo si es que “XIII” corriese de manera fluida y satisfactoria, pero desgraciadamente ese no es el caso. Desde que mi protagonista se despertó y fue rescatado por una salvavidas en la playa, me di cuenta de lo mal que corría el juego en mi Xbox One (y por lo que he leído, es la misma cosa en la PlayStation 4): sombras pixeleadas, framerate inconsistente, breves congeladas de 1 segundo ó 2… “XIII” lo tiene todo, especialmente cuando se acercan demasiados enemigos, o cuando uno se encuentra en una locación particularmente grande. No me sorprende, de hecho, el que la versión para la Switch haya sido atrasada; si “XIII” corre así de mal en consolas más potentes, no me imagino lo que pasaría en el sistema híbrido de Nintendo. Habrá que esperar unos meses para ver el (potencialmente horrible) resultado final.

Súmenle a todo lo anterior un apartado sonoro verdaderamente paupérrimo —fuera de las voces, el diseño sonoro es casi inexistente, y la música completamente olvidable—, y “XIII” se convierte en una experiencia audiovisual tremendamente decepcionante, como un intento de first person shooter que, por alguna razón, nunca llega a ser suficientemente preciso o entretenido. No tiene sentido que un juego visualmente poco ambicioso —fuera de la resolución y algunos efectos cumplidores de iluminación, no es que luzca mucho mejor que la versión original para GameCube, por ejemplo— corra tan mal en una consola como la Xbox On. No es que “XIII” termine siendo injugable ni mucho menos, pero ciertamente no se trata de una experiencia particularmente fluida o satisfactoria.

Evidentemente, eso se debe, también, al gameplay. Mientras que el primer “XIII” tenía algunos problemas pero era, en general, entretenido y jamás injusto, este nuevo juego es precisamente todo lo contrario. El input lag es frecuente —especialmente a la hora de disparar—, el protagonista a veces ni registra los botones que uno presiona, y muchos momentos están tan mal explicados, que uno se termina quedando atracado, sin saber qué hacer (o sospechando que el juego se ha quedado atracado en un bug o algo por el estilo). La rueda para escoger armas (presionando RB) no es nada intuitiva, y correr termina siendo poco práctico, por lo poco que dura la animación. En términos generales, “XIII” no es un juego muy difícil —parece que los enemigos tuviesen “estupidez artificial”, en vez de inteligencia—, pero el que sea tan poco preciso es particularmente grave en un first person shooter donde uno tiene que estar atento todo el tiempo.

No hay mucho más que pueda escribir sobre “XIII”. Se trata, realmente, de un juego que me pone muy triste. Hace meses que estaba emocionado por probar este remake —más que nada debido a la nostalgia que siento por la versión original—, tanto así que lo preordené sin pensarlo dos veces. Pues como suele pasar a veces, cometí un error. “XIII” no es solamente infinitamente inferior al título desarrollado y publicado por Ubisoft —aunque el juego original no existiese, esta versión igual sería considerada como un first person shooter paupérrimo, lleno de bugs, con controles poco precisos, problemas de framerate, gráficas genéricas, y un apartado sonoro casi inexistente. Es una pena, realmente — “XIII” tenía todas las de ganar, pero por alguna razón u otra, terminó siendo una gran decepción. Ahora sí está bien difícil (hasta casi imposible) que vayan a sacar una secuela.

4 Malo

Lo positivo:

  • La misma historia que en el juego original
  • Conservaron las mismas actuaciones de voz
  • No cambiaron el diseño de niveles

Lo negativo:

  • Problemas de framerate
  • Input lag con el control
  • Diseño sonoro casi inexistente
  • Bugs y gráficas genéricas
Comparte: