Imagen de MSI MEG Z590 Ace - Review
REVIEW

MSI MEG Z590 Ace – Review

Comparte:

Por

Publicado: 31 de marzo del 2021

MSI e Intel, Intel y MSI, una dupla de temer. Uno es potencia pura y el otro es la plataforma para manejar esa potencia. Todo en un solo pack, el pack MSI X Intel, el cual que tenemos el agrado de tener hoy en nuestra mesa de reviews.

Este pack incluye una placa madre MSI MEG Ace Z590 lista para sacarle el jugo a un procesador Intel Core i9-11900K y, para apaciguar a la bestia -literalmente-, también se incluye un cooler líquido AIO MPG Coreliquid K360. Todo lo necesario para aprovechar al máximo el nuevo chipset Z590 y la 11va generación de procesadores Intel.

En este review nos centraremos más en las bondades de la placa y cooler líquido AIO de MSI. Con respecto al Core i9-11900K, los reviews dedicados ya están saliendo y, pues, lo resultados no son del todo favorables, tanto en desempeño como eficiencia energética. Dicho eso lo que estamos revisando aquí es que tan bien manejan el MSI MEG Z590 Ace y el MPG Coreliquid K360 al procesador de tope de gama de Intel.

Así que, sin más, vayamos a ver las especificaciones de estos dos productos de MSI.

VISTAZO GENERAL Y ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

MSI MEG Z590 Ace

La MSI MEG Z590 Ace es una de esas placas de alta costura, de esas que más que querer llamar la atención a punta del “look”, hacen primar la elegancia con estilo sobrio y refinado.

El color negro prima en toda la placa, desde el PCB de 8 capas hasta el backplate en la parte posterior. Esto contrasta con algunas notas de dorado que son las letras y logos. Incluso el RGB es sobrio, lo justo y necesario, nada rimbombante ni estrambótico.

Esta placa cuenta con el chipset Z590 y un socket Intel LGA1200 para procesadores de 11va y 10ma generación.

Ahora si bien los disipadores de los VRM no son un gran bloque, estos tienen varias capas que da una gran superficie para disipar el calor y cuentan con un pad térmico de 7W/mK. La MEG Z590 Ace tiene una configuración de 16+2+1 fases de poder con 90A SPS.

Ahora, en el área del CPU es en lo que brilla esta placa. Prueba de esto también es que tiene dos conectores de 8 pines, lo cual va a ser necesario para alimentar ese Core i9-11900K.

Pasando al área del chipset, este tiene un disipador con un diseño de mallas y líneas en alto relieve y su toque de iluminación RGB.

Recuerdo cuando las unidades SSD SATA eran la moda y las placas venían con las justas con una ranura M.2, eso era un lujo. Ahora, en cambio las ranuras M.2 son esenciales lo cual a hecho que las placas tengan un rediseño para poder acomodar la mayor cantidad posible de estas ranuras.

En la MEG Z590 Ace tenemos nada menos que 4 ranuras M.2 y todas con sus disipadores que son de aluminio negro con acabados cepillados y escarchados. Esto también antes era un lujo, a las justas uno tenía su disipador, pero con las temperaturas a las que llegan las unidades M.2 PCIe 4.0, es necesario esos disipadores.

La ranura superior es M.2 Gen4 con una velocidad de 64 Gb/s, los otros 3 son Gen3 con una velocidad de 32 Gb/s.

También en esta área tenemos las ranuras PCIe. Tenemos 3 ranuras reforzadas con metal de las cuales dos son PCIe 4.0 x16 y otra PCIe 3.0. Estas tienen soporte Nvidia SLI y AMD Crossfire. También tenemos dos ranuras PCIe x1.

En cuanto al audio, también tenemos una configuración premium. Este es un codec Realtek ALC4082 combinado con un combo ESS SABRE9078Q2C y DAC. Nuevamente, son nombres algo confusos pero ambos códecs otorgan una calidad de audio de salida de 120 dB SNR y 112 dB de grabación a 32-bit/384kHz, libre de distorsión y con la capacidad de amplificar el sonido de audífonos con una impedancia de 600 Ω.

 Este chip de audio también tiene una protección metálica encima y está aislado del resto de componentes de la placa.

Luego tenemos 6 puertos SATA de 6Gb/s apilados en dos filas de 3.

Tenemos 4 ranuras DIMM RAM DDR4 con soporte de hasta 128 GB con una frecuencia máxima de 5600 MHz OC según la configuración se use.

Otro aspecto muy genial de la MEG Z590 Ace es la incorporación de luces de debug, una pantallita que muestra códigos de error y botones on-board de encendido y reseteado. Muy útiles cuando se hace overclocking para probar si la configuración funciona. También tenemos un par de switches para cambiar de BIOS y control de encendido o apagado las luces LED.

La conectividad es otro gran punto destacable de esta placa. De por sí en la placa hay varios conectores USB 3.2 y USB 2.0, pero en el panel I/O posterior tenemos varias opciones de las cuales resalta la inclusión de dos puertos USB Tipo-C Thunderbolt 4 que soportan la ridícula velocidad de 40 Gb/s, salida a pantalla con una resolución 8K, carga de 5V/3A 15W y 2 puertos mini DisplayPort.

Aparte de eso tenemos botones de Flash BIOS y Clear CMOS, 4 puertos USB 3.2 y dos puertos USB 2.0, una entrada HDMI y 5 jacks para sonido envolvente 7.1 y una salida óptica.

De ahí tenemos un puerto RJ45 2.5Gb, conectores para el adaptador Wi-Fi 6E AX120 -compatible con frecuencias de 6 GHz- y Bluetooth 5.2

La cobertura del I/O posterior es de aluminio y tiene un diseño en malla para maximizar la superficie de disipación. Este tiene el logo de MSI retroiluminado por RGB.

El contenido extra siempre es bienvenido y al ser un producto premium, las hay en cantidades industriales. Como siempre viene la papelería de siempre, manuales, stickers, cartas de bienvenida.

También tenemos cintillos, cables SATA, tornillos, etc. Lo interesante es que nos viene un USB con los drivers necesarios, una pequeña escobilla y dos llaves destornilladers.

Las especificaciones y características completas de la MSI MEG Z590 Ace lo puedes encontrar en la página oficial de MSI.

BIOS

Con respecto a la BIOS, esta placa es un cambio con respecto a las que solemos hacer review aquí y pude encontrar un par de diferencias notables.

La primera es que el BIOS de MSI es muy, pero muy completo. Tiene muchas opciones individuales relacionadas a la 11va generación como el AVX, con las que podemos armar nuestra configuración óptima de nuestro overclock.

Lo segundo es que no es tan amigable con los usuarios casuales. Su modo “fácil” podría tener un ligero rediseño porque si bien con un botón se hacen los cambios no te dice que se ha cambiado y el modo experto usa el mismo “layout” que el modo casual.

Aparte de eso, la información que da de los sensores y ventiladores es muy detallada. En resumen, muy potente, pero me gustaría que fuera igual de amigable como el MSI afterburner en algunos aspectos.

MPG Coreliquid K360

Por otro lado, tenemos el cooler líquido AIO MPG Coreliquid K360, el cual es básico para montar un core i9-11900K y hacerle overclock. Sin un cooler de este tipo no me sorprendería ver que este procesador supere la barrera de los 100 °C con facilidad.

En la caja viene este cooler con tres ventiladores y los tornillos y bracket necesarios para montarlo en cualquier placa moderna de Intel y AMD.

Para empezar, tenemos un bloque de agua de 60 mm que además tiene un pequeño ventilador para ventilar de taquito a la zona del VRM. Este bloque tiene un tiempo de vida estimado de 50 000 horas y genera un ruido de 20 dBA, bastante silencioso.

Este bloque de agua tiene una pantalla LCD de 2.4” que permite mostrar una variedad de información. Desde imágenes personalizadas, animaciones predeterminadas, hasta datos relevantes como la temperatura, velocidad del ventilador y el viejo pero confiable reloj porque ¿Quién no mira dentro de su case cuando necesita saber la hora? Eso de ver la hora en la barra de tareas es para casuales.

El cableado puede ser un tema, como ven estos son varios y largos, así que tendrás que afinar tus habilidades de manejos de cables.

El radiador es de aluminio y mide 394 x 120 x 27 mm

Tenemos 3 ventiladores MSI TORX 4.0 de 120 mm que tienen un diseño peculiar y funcional ya que fusionan dos hojas en una. Estos son retroiluminados con ARGB, tienen una velocidad máxima de 2500 RPM y un tiempo de vida de 100 000 horas. Es decir, estos durarán más que la bomba o bloque de agua.

Estos ventiladores generan un nivel de ruido máximo de 39.9 dBA y tienen un flujo de aire de 77.4 CFM. Ahora uno, es relativamente silencioso, pero los tres girando a todo gas… sí, son bastante ruidosos. Pero rara vez llegué a llevar al máximo a los ventiladores.

El software para configurar el MPG Coreliquid K360 es muy sencillo de usar y amigable. Viene como parte de la app MSI Center y con un par de clicks tienes control absoluto del equipo.

Las especificaciones completas del cooler AIO MPG Coreliquid K360 las puedes encontrar en la página oficial de MSI.

PONIENDO A PRUEBA AL MSI MEG Z590 Ace y MPG Coreliquid K360

Para este review usaremos la siguiente configuración:

Sistema de Pruebas:

  • CPU: Intel Core i0-11900K
  • Cooling: MPG Coreliquid K360 (MSRP al momento del review es de $270 en USA)
  • Placa: MSI MEG Z590 Ace (MSRP al momento del review es de $500 en USA)
  • Memoria: Kingston HyperX 64 GB DDR4 (4x16GB) a 2933 MHz
  • GPU: RTX 3060 Ti Founders Edition
  • Almacenamiento: Kingston KC2000 500 GB (OS), Kingston HyperX Fury RGB SSD 240 GB (Juegos)
  • PSU: Corsair RM850
  • Windows 10 64-bit Build 20H2
  • Driver: NVIDIA Game Ready Driver 461.92

Software y videojuegos para los Benchmarks:

  • 3DMark Suite
  • Blender 2.92
  • Vray Benchmark 5
  • Basemark
  • Octane render benchmark
  • FurMark
  • Premiere Pro CC 2020
  • HWMonitor
  • GPU-Z
  • Superposition Benchmark
  • AIDA64 Extreme
  • Prime95
  • Metro Exodus
  • Gears 5
  • Shadow of the Tomb Raider
  • Control
  • Borderlands 3
  • Red Dead Redemption 2
  • Wolfenstein: Youngblood
  • Death Stranding

Benchmarks sintéticos

Hubiera sido genial comparar el Core i9-11900K contra el i9-10900K el cual analizamos de taquito como parte de review de otra placa, pero no va a ser una comparación justa porque es un chipset distinto y el hardware varía ligeramente.

Dicho eso, podemos dar un par de conclusiones preliminares acerca del nuevo caballito de batalla de Intel: Es una bestia hambrienta.

Sí, es potente. Sí, ha mejorado el desempeño de un solo núcleo y ha aumentado el IPC (Instructions Per Cycle) pero eso viene a un costo. Como el proceso de fabricación es el mismo de hace años, el desgastado 14 nm, este aumento en desempeño viene de la mano con un aumento en el consumo de energía y temperatura, pero esto ya lo veremos en detalle en su apartado dedicado.

Por otro lado, vemos que este procesador la rompe en programas de renderizado, pero cuando se trata de renders de largo aliento y que se benefician de la cantidad de núcleos, aquí tenemos un gran bajón ya que el 11900K tiene menos núcleos que el 10900K. Esto se debe a que en el chip ya no entraban más núcleos o iba a ser un chip muy grande.

Otra cosa a resaltar es que el KC2000 tuvo un mejor desempeño comparado a otras placas con chipset Z590 que analicé. Este fue más rápido en lectura y escritura secuencial en las pruebas de AS SSD.

BENCHMARK VIDEOJUEGOS

Como bien dije, no puedo hacer una comparación directa, pero un Core i9-11900K con una RTX 3060 Ti la tienen facilita en el reino del 1440p y en el 4K con un poco de ayuda de su amigo DLSS todo se puede.

TEMPERATURA Y OVERCLOCK

Ok, este apartado es el interesante, la carnecita del menú. Primero temperatura y consumo energético.

De por sí con solo mencionar al i9-11900K ya se sabe que se trata de crónicas de un recibo de luz elevado. Es un chip muy poderoso pero tragón de energía y que a cambio también exuda altas temperaturas por lo que necesita de un cooler que esté a su altura y trabaje duro y parejo.

En reposo, la placa en general se sitúa entre los 44.5 °C y 48.5 °C en reposo y estrés respectivamente. El área del VRM llega a los 58 °C bajo estrés, cuando el CPU llegó a los calientes 91.5 °C.

Ahora con respecto al procesador, el MPG Coreliquid K360 mantuvo calmada a la bestia, contenía al i9-11900K de que se derritiera a sí mismo. En reposo el procesador rondaba los 34 °C y llegó a un pico de 98 °C en prueba de estrés de AIDA64 y Prime95.

Pero esos son los extremos, en cuanto a temperaturas promedio, obtuve que, en uso moderado de la PC, el i9-11900K rondará los 40 y algo grados centígrados con picos de 50 °C; en sesiones de videojuegos prolongadas se estará entre los 65 °C y 70 °C; en renderizados se estará entre los 80 °C y 85 °C; y en pruebas sintéticas si se alcanzó los 98 °C.

Ahora con respecto a energía… a ver, todo dependerá de cuanto le sueltes la correa al i9-11900K. En reposo el consumo está dentro del TDP de 125 W establecidos por Intel, pero apenas lo pones a trabajar, tranquilamente te consume 220 W, teniendo picos de 250 W y 274 W cuando realicé el overclock.

OVERCLOCK

Ahora como mencioné más arriba, el BIOS de MSI es bastante extenso y completo en lo que a overclock respecta. Tiene varias opciones listadas individualmente para que el que sepa lo que hace tenga el máximo control. Pero para los que no están muy familiarizados con el tema, siempre está el perfil determinado por la BIOS.

Cabe recordar que la BIOS fue actualizada a la última versión y pues, siempre está el tema de la lotería del silicio, pero aquí es donde empecé a encontrarme con ciertos problemas con el overclock.

Primero que cuando entras a la BIOS y haces click para aplicar el perfil, este no te dice que se ha modificado o no hay una parte donde se señale los cambios en tiempo real, tienes que presionar F10 para ver qué cambios se harán.

Lo segundo es que el perfil determinado por la BIOS me resultó altamente inestable, lo que hacía es aplicar un offset de +1 haciendo que dos de los núcleos llegaran a los 5.4 GHz y aplicando un voltaje de 1.375 al procesador. Así que probé un overclock manual con lo que logré que todos los núcleos llegaran a los 5.2 GHz o 5.1 GHz… pero igual sin mucha suerte ya que no pasaba la prueba de estrés de AIDA64.

Aunque con algunas pruebas más fui obteniendo mejores resultados y revisando algunos artículos di con que algunos daban esta inestabilidad a la ejecución AVX-512, el tiempo estaba en mi contra por lo que me quedé con 5.1 GHz en todos los núcleos. Y obtuve un resultado considerable en algunas preubas de renderizado.

Entonces ¿Tan complicado es hacer overclock al i9-11900K?… no exactamente ya que hay una temilla algo irónico de parte de Intel sobre cómo se comporta el chip. Pues verán que con el i9-11900K, Intel implementó algo llamado Adaptive Boost Technology que en buen cristiano lo que hace es detectar la mejor frecuencia para los núcleos según la cantidad de energía provista.

Por lo que a pesar aun así no hiciera un overclock manual per se, el procesador llegó a los 5.3 GHz en dos de sus núcleos a la vez mientras que otros a veces iban llegando a los 5.1 GHz, pero para luego bajar a unos cómodos 4.8 GHz en todos los núcleos y establecerse ahí.

Con esta experiencia, te recomendaría que si vas a overclockear un core i9-11900K hagas dos cosas: ponerle una fuente de 1000 Watts y sí o sí emparejarlo con un refrigerador líquido porque si no por las puras es, es potencia desperdiciada, se convierte un chip que se limita a sí mismo para protegerse de sí mismo.

CONCLUSIONES

El diablo o, mejor dicho, el dragoncito rojo de MSI está en los detalles. MSI ha procurado ser minucioso en entregar una experiencia premium a los que adquieran la MEG Z590 Ace, desde que abren la caja hasta que instalan ese Core i9 en el socket y empiezan a probar el overclock en la BIOS.

Del lado del diseño y función, esta placa es impecable, un 9 de 10 que sería una nota perfecta sino fuese porque creo el BIOS puede mejorar para usuarios casuales y un ligero rediseño le haría bien. Es notable la cantidad de características y elementos que tiene esta placa en todo sentido, en hardware y software, todo con tal de exprimir el i9-11900K.

Y bueno, por $500 tiene qué ¿Verdad? Y aquí es donde viene tal vez la única contra que le veo a esta placa. La MEG Z490 Ace fue catalogada por algunos portales especializados como la mejor plataforma para oveclockear procesadores Intel y es placa costaba $400, 100 billetes verdes menos que su sucesora.

Por lo que, si no fuese necesario el chipset Z590 para aprovechar los procesadores de 11va generación sería muy difícil recomendar a alguien que de el salto a la MEG Z590 Ace debido a su precio. Y queda la duda ¿Hasta qué punto seguirán subiendo de precios las placas?

Con respecto al cooler AIO MPG Coreliquid K360 si bien no tenemos data de competidores directos, no hay la mínima duda de que ha hecho un trabajo increíble enfriando al i9-11900K. Si bien hubo picos de 95 °C esos fueron con benchmarks sintéticos y en condiciones de uso real difícilmente se llegará a ese extremo.

 Este AIO es muy sencillo de instalar y de manejar ya que su software tiene una interfaz limpia y directa con lo que se puede controlar con sencillez las funciones como velocidad de ventiladores, controlar el RGB y manejar lo que se muestra en la pantalla.

Lo único por ahí que los cables pueden generar un lío si no eres ordenado y tus habilidades de manejo de cables no están desarrolladas.

Por lo demás, el MPG Coreliquid es un excelente cooler AIO y a un precio muy competitivo.

Lo positivo:

  • Diseño y estilo sobrio y refinado. Excelente construcción, 16 robustas fases de poder de 90A.
  • 4 ranuras M.2 con disipadores y 3 ranuras PCIe 4.0 con revestimiento metálico.
  • Conectividad. 2.5 GbE / Wi-Fi 6E, Bluetooth 5.2 y 2 puertos Thunderbolt 4 en el panel trasero.
  • El cooler líquido MPG Coreliquid K360 es altamente eficiente, controlando la temperatura del Core i9-11900K incluso cuando consume 270W.

Lo negativo:

  • Precio premium. A $500 obtienes un producto de excelente calidad, pero existen otras placas más baratas y especificaciones similares.
  • No tiene doble puerto LAN o de 5G
  • El BIOS no es tan amigable con usuarios casuales y el perfil de overclock por defecto no es el óptimo.
  • El cableado necesario del MPG Coreliquid K360 puede llegar a ser un enredo.
Elegido por el Editor
Excelencia
Diseño Destacado
Comparte: