Imagen de GeForce RTX 3060 Ti Founders Edition - Review
REVIEW

GeForce RTX 3060 Ti Founders Edition – Review

La reina indiscutible dela gama media

Comparte:

Por

Publicado: 06 de diciembre del 2020

Y en otro intento de hacer sentir mal a los que compraron una RTX 2000, Nvidia nos presenta la RTX 3060 Ti, una tarjeta pensada para ser la nueva reina de la gama media, pero con potencia de la gama alta pasada.


Pero bromas pesadas aparte, después de la RTX 3070, la RTX 3060 Ti pintaba para ser el lanzamiento más interesante de esta generación de GPUs. Con un MSRP de $400 en USA parecía un sueño las afirmaciones de que esta tarjeta -en el peor de los casos- iguala en rendimiento bruto a la RTX 2080 Super, que cuesta unos $300 más, y la supera en lo que a raytracing se trata.


De darse el caso estaríamos frente a un excelente ejemplo de maduración de tecnología, haciendo de esas otrora características premium, algo accesible y disfrutable para las masas.

Y aunque estamos en una montaña rusa de emociones al ver nuevas tarjetas potentes pero que no estén disponibles por escasez, siempre es grata esa duda que genera la pregunta “¿Qué nos traes de nuevo, Nvidia?

Presentación de la RTX 3060 Ti Founders Edition


Las Founders Edition de Nvidia siempre han destacado por su diseño particular y aunque no tan accesibles como las versiones AIB son bastante preciadas precisamente por los dos motivos anteriores.


Prácticamente hasta la serie GeForce 10, las Founders Edition han mantenido el mismo diseño masivo con algunas ligeras variaciones en el diseño del recubrimiento delantero. Pero básicamente era un PCB largo, con un único ventilador estilo “blower”, una cubierta delantera metálica plateada y un backplate trasera de color negro mate.


Con la serie GeForce 20 vimos el primer cambio sustancial en el diseño ya que se dejó de lado el modelo blower y se optó por dos ventiladores. No obstante, el diseño seguía siendo “pesado” con una carcasa o chasis de metal largo que envolvía un PCB del mismo tamaño. Se priorizaba la función sobre forma.


Es por fin que con la actual serie GeForce 30 o las RTX 3000 la forma y la función reciben la misma prioridad y relevancia por parte de Nvidia pues el diseño no solo es mejor estéticamente sino que también mejora en lo funcional.


Desde el empaque podemos apreciar que Nvidia también cree que las RTX 3000 son una joya visual pues la caja ya no solo coloca la tarjeta de manera vertical, sino que tiene una ligera inclinación y la tarjeta está dispuesta horizontalmente, como para apreciarla desde el primer momento que se destapa.


La RTX 3060 Ti en sí es estéticamente impecable, se siente ligera en todo sentido, figurativa y literlamente. Es como si Apple hubiera diseñado la serie GeForce 30.


Una banda de metal color plata que como una gran “S” envuelve a la tarjeta cuyo cuerpo está conformado mayormente por los disipadores que son de color negro mate. Usualmente se tiende a ocultar los disipadores porque, bueno, no son agradables a la vista, pero si se los hace de un buen material y con un patrón interesante, pues la cosa cambia.


En uno de los laterales tenemos el conector de energía de 12 pines propietario de Nvidia que a decir verdad parece querer forzar porque al menos aquí no le veo mucho sentido. Con la RTX 3080 era entendible, en vez de tener dos grandes conectores de 8 pines, se puede tener uno pequeño de 12.


Pero la RTX 3060 Ti se basta con un conector de 8 pines… al menos en la caja viene el adaptador.


La parte trasera es igual de interesante. Tenemos un backplate con un acabado negro mate que tiene un patrón de líneas diagonales hundidas sobre este.


Observamos que el PCB de la tarjeta es en realidad más corto que el chasis y que el espacio extra queda libre para que el ventilador actúe directamente sobre el disipador.


En cuanto a conectividad, la RTX 3060 Ti cuenta con 3 puertos DisplayPort 1.4a y un puerto HDMI 2.1


Por último como contenido extra tenemos… los manuales.

Poniendo a prueba a la RTX 3060 Ti


Las especificaciones de esta GPU son bastante interesantes.


Primero tenemos 4864 CUDA Cores, que son más del doble que las RTX 2060 super y 1792 más que la RTX 2080 Super. Cuenta con 38 RT Cores y 152 Tensor Cores, que son menos que la RTX 2060 pero son de 3ra generación.

Se mantiene la misma memoria que la RTX 2060 Super de 8 GB GDDR6 con una interfaz de 256-bit y un ancho de banda de 448 Gbps.


La eficiencia energética si bien es mejor, vemos un mayor consumo pasando de 175 Watts de la RTX 2060 Super a 200 Watts de la 3060 Ti, pero el aumento de la energía requerida es poca comparada al salto exponencial en potencia de esta tarjeta.


Para especificaciones más detalladas puedes visitar la página oficial de Nvidia

Sistema de Pruebas

  • CPU: Intel Core i5-9600K
  • Cooling: Cooler Master Masterair MA410M
  • Placa: ASUS ROG Strix Z390-E Gaming
  • Memoria: Kingston HyperX 64 GB DDR4 (4x16GB) a 2933 MHz
  • GPU: RTX 3060 Ti Founders Edition (Precio USA: $399 al momento del análisis)
  • Almacenamiento: Kingston KC2000 500 GB, 2 x HyperX Fury RGB SSD 240 GB.
  • PSU: Corsair RM850
  • Windows 10 64-bit Build 20H2
  • Driver: NVIDIA Studio Driver 457.40 (Driver prelanzamiento)

Software y videojuegos para los Benchmarks:

  • 3DMark Benchmark
  • Blender 2.91
  • Vray Benchmark 5
  • Basemark
  • Octane render benchmark
  • FurMark
  • Premiere Pro CC 2020
  • HWMonitor
  • GPU-Z
  • Superposition Benchmark
  • AIDA64 Extreme
  • Metro Exodus
  • Gears 5
  • Shadow of the Tomb Raider
  • Control
  • Borderlands 3
  • Red Dead Redemption 2
  • Wolfenstein: Youngblood
  • Death Stranding

Benchmark Sintéticos

Esta GPU también resultará muy atractiva para los que también utilizan aplicaciones de edición y renderizado. La RTX 3060 Ti logra unos números impresionantes en Vray y Blender, lo que la hace capaz de renderizar escenas complejas en menor tiempo.


Tal vez el único limitante para algunos será la cantidad de VRAM, generalmente escenas más grandes requieren más recursos, pero por el precio al que está, más de uno le echará un ojo si desea mejorar su productividad.

Becnhmark videojuegos

La RTX 3060 Ti se posiciona mejor en el espectro de la resolución 1440p, aquí es donde se siente más cómoda demostrando sus capacidades de desempeño bruto y de ray tracing con un poco de ayudita del DLSS llegando a los 60 fps estables y un poco más.


En cuanto a 4K, la RTX 3060 Ti también demuestra que esa no es una tarea imposible para ella, que con DLSS todo es posible. Sí es cierto que por ahí sufre un poco de más cuando el DLSS está ausente, cuando de rasterización pura se trata.


Algo que noté, una pata por la que puede cojear a esta tarjeta, es la cantidad de VRAM. Probando el juego Call of Duty: Black Ops Cold War esta tarjeta sí es capaz de sostener el juego a 4K a 60 fps, con la ayuda del DLSS claro, pero lo hace. Y también se le puede echar encima el raytracing a término medio y te puede dar unos 30 fps, pero varias veces sufrí “crashes” del juego por falta de VRAM. Al activar el raytracing, este consume más VRAM copando fácilmente las 8 GB y aunque en términos de fps, el juego sí corría, parece que la limitación del VRAM la hacía tropezar, al menos en este caso.

Overclock

Ahora, algo interesante de esta tarjeta es que Nvidia le ha dado un poco de aire para los entusiastas del overclock comparado a las RTX 2000. Obviamente que las versiones AIB tendrán un techo más alto aún, pero se le puede hacer un overclock decente a la RTX 3060 Ti FE.

Cabe recordar sobre la lotería de silicio así que el kilometraje puede variar según cada tarjeta. Para esta prueba se realizó incrementos de 25 MHz al reloj para probar estabilidad. Se llegó a un máximo de +85 MHz al reloj y +500 MHz a la memoria y aumentando la energía máxima en 10%.

La performance extra obtenida fue diferente según la aplicación. Por ejemplo a +50 MHz en juegos como SOTTR y Metro Exodus vio un escueto incremento de un par de frames. Mientras que a +85 MHz, Borderlands 3 vio un incremento de hasta 10 fps y benchmarks de 3D Mark también vieron una mejora considerable.


Temperatura y consumo energético

El diseño de Nvidia para las RTX 3000 no es una cuestión de solo forma y ser vistoso y elegante, tiene una función muy clara: mejorar las temperaturas a la que operan a máxima carga. Osea, estar a la moda no incomoda en este caso.

Creo que Nvidia ya ha explicado muy bien la razón de este nuevo diseño y solo faltaba ponerlo a prueba. Y pues, cumple el objetivo.

En estado de reposo la RTX 3060 Ti FE consume 9.6 W y tiene una temperatura de 30 °C. Cuando se le lleva a carga máxima llegamos al tope de 74 °C y un consumo de 207 W, para tener en cuenta, esta tarjeta puede operar hasta los 93 °C.

Aquí es importante compararla con un modelo de Asus de la RTX 3080 que tuvimos hace poco, no es una comparación directa pero nos puede dar una idea de lo que son capaces los modelos AIB.

Esa RTX 3080 de Asus llegó a un máximo de 61 °C lo cual es mucho menos del máximo que al que llega la RTX 3060 Ti FE. Pero a diferencia, esa Asus tenía 3 ventiladores corriendo al 70% de su velocidad mientras que los dos ventiladores de la 3060 Ti FE solo iban a la mitad de su velocidad máxima.

Entonces, el diseño de Nvidia está realizando un buen trabajo desde ese punto de comparación, se le puede aumentar la velocidad a los ventiladores, claro, pero el silencio con el que opera las versiones Founders de las RTX 3000 es loable.



Ahora en cuando se le hizo overclock, vimos un aumento de consumo de unos 20 W y un solo 3 °C de temperatura, al igual que los ventiladores aumentaron a 53% su velocidad.

Teniendo en cuenta esto, la RTX 3060 Ti es una excelente GPU desde el punto de vista energético, supera a la RTX 2080 Super en rendimiento a la vez que mantiene los 200 W de consumo similar a la 2070 Super.

Conclusiones


Dejando de lado el amargo hecho de que es virtualmente imposible conseguir una en estos tiempos, la RTX 3060 Ti es la relación precio-valor llevada al extremo. Hasta cierto punto es increíble la performance que ofrece, tanto que si no me supiese el precio de etiqueta pensaría que esta es una tarjeta de la gama alta.

Ahora, ¡A eso es lo que se llama un salto generacional! Justo aquí. Tanto así que a esta GPU se le pone al lado del la RTX 2080 Super, la gama alta pasada, porque no hay punto de comparación con su antecesora directa, la RTX 2060 Super. La RTX 3060 Ti simplemente la desaparece de los cuadros comparativos y eso que comparte casi el mismo precio.

La RTX 3060 Ti creo es -por ahora- la mejor tarjeta para el grueso del mercado gamer y dominará el rango de la gama media. Es interesante ver como ha madurado la tecnología ofrecida por Nvidia haciendo del DLSS algo indispensable y del ray tracing algo cada más atractivo para las masas.

Hablando de desempeño puro, la RTX 3060 Ti domina el espectro de la resolución 1440p incluso con el ray tracing activado y da uno que otro puñetazo certero cuando se le enfrenta al 4K, algo que se le da mejor a su hermana mayor, la RTX 3070.

Y en el ámbito de los benchmarks o aplicaciones de productividad, no es sorpresa ver que también supera a la RTX 2080 Super, esos CUDA cores extras están ahí por una buena razón.


Sin embargo, hay algunas cosas que creo Nvidia aún se está guardando y terminan de enturbiar lo que sería un “home run” o, en buen latino, un golazo olímpico de chalaca en el minuto 94.

La cantidad de VRAM que Nvidia le ha dado no solo a la RTX 3060 Ti sino también a la RTX 3070 y 3080 parece ser la justa y necesaria pero queda la duda si es que no se le pudo agregar más para sellar la garantía de “a prueba de futuro”. Ya sea por limitaciones técnicas o por costos pero deja la sensación de estancamiento en este aspecto.

La RTX 2060 tuvo 6 GB de VRAM y casi de inmediato quedó claro de que no sería sufieciente para los grandes títulos del futuro y con juegos cada vez más grandes y consolas más potentes, 8 GB parece ser la siguiente víctima y los 10 GB, el estándar mínimo a un futuro cercano.

Prueba de lo que he dicho es la experiencia que tuve probando la 3060 Ti con Call of Duty: Black Ops Cold War -nombre cortito- y Wolfenstein: Youngblood. Lo que me lleva a pensar que tal vez la VRAM estaría limitando el potencial de esta tarjeta en ciertos aspectos.

Además, si tienes una tarjeta que supera a tu gama alta de la generación pasada e incluso es la versión “Ti” ¿No sería sensato darle más capacidad? La de 8 GB se podría dejar para la versión base. Y si a eso le sumas los reportes y rumores de versiones de las RTX 3000 con hasta 20 GB de VRAM… bueno, sería un trago amargo para los que hicieron de todo para conseguir una de estas GPUs apenas se lanzaron.

En fin, con lo que tenemos en la mesa, hoy por hoy, estamos reunidos para presenciar la coronación de la nueva reina de la gama media: la RTX 3060 Ti. Larga -y ojalá no sea corta- vida a la reina.

Lo positivo:

  • Excelente relación precio-valor. Iguala o supera a la RTX 2080 Super y a $300 menos.
  • Diseño estilizado y funcional. Función y forma van de la mano para producir una tarjeta impecable.
  • Espectacular performance en 1440p y sólido en ray tracing.

Lo negativo:

  • Solo 8 GB de VRAM. Limita en parte el potencial que podría tener esta GPU.
  • El conector de energía de 12 pines no tiene mucho sentido.
Elegido por el Editor
Mejor Valor
Recomendado
Comparte: