Imagen de Call of Duty Vanguard | Review
REVIEW

Call of Duty Vanguard | Review

Un retorno a las raíces de la saga

Comparte:

Por

Publicado: 11 de noviembre del 2021

Call of Duty Vanguard llega de la mano de Sledgehammer Games, autores de anteriores títulos de la franquicia como Advanced Warfare y WWII, juegos que en su momento fueron considerados como entregas decentes.

Y es que siempre he sentido que el estudio siempre ha querido destacar, pero no pudo llegar a los estándares de Treyarch e Infinity Ward, dos de las desarrolladores que están detrás de los Call of Duty más queridos por la comunidad.

Este año, SH vuelve a la carga y que mejor con la Segunda Guerra Mundial, una ambientación que parece ser el suyo, pues mucha gente quedó convencida con lo que se presentó en WWII, a pesar de tratarse de un CoD bastante continuista.

Sin embargo, Vanguard tiene algo distinto, y a continuación te vamos a contar que tal ha sido nuestra experiencia disfrutando de la nueva entrega de Call of Duty.

Otro enfoque a la Segunda Guerra Mundial

Partamos primero por la campaña. Como ya va siendo una costumbre, Call of Duty Vanguard llega cargado con un modo historia para poder entender los sucesos que se desarrollan y que eventualmente serán tocados cuando llegue el nuevo mapa de Warzone basado en El Pacífico.

A diferencia de otras entregas -incluyendo los primeros Call of Duty de la década del 2000-, Vanguard opta por hacer un enfoque distinto a la Segunda Guerra Mundial. Esta vez nos centramos en los últimos años del conflicto, cuando la Alemania nazi ya estaba perdiendo en Stalingrado.

Se decide formar un grupo de Fuerzas Especiales, conformada por varios soldados de diferentes países, para poder asegurar algo llamado “Proyecto Fénix” y poner fin a los nazis. La historia se apoya bastante de increíbles cinemáticas, dirigidas muy bien y sin perder ningún detalle de los momentos.

En un momento determinado ocurre algo que dará pie a que uno de los personajes empiece a contar la historia de cada uno de los miembros que forman parte de esta Fuerza Especial y sus motivaciones. Una excusa para revivir ciertos enfrentamientos que se dieron en distintas partes del mundo, con la aparición incluso de las fuerzas japonesas.

La idea es buscar que entiendas las motivaciones e ideales de cada uno de los personajes. Si hay algo que destacar, es que los protagonistas cuentan con sus propias personalidades, y eso hace que exista una buena química entre ellos. Me gusta que se tomen el tiempo en darle su momento a la interacción, antes de pasar al conflicto, como sucedió con Polina Petrova, la soldado rusa.

Detalle que me pareció interesante es que en la campaña no temen en tocar algunas cosas cómo las reacciones de los nazis tras enterarse del destino de Adolfo Hitler, mostrando sin ningún tipo de censura, cómo algunos llegaban a tenerle alta estima a su líder, al punto de acabar con su vida. Crudo, pero acertado.

A pesar de que se tocan varios momentos históricos, lo cierto es que si han adaptado libremente los hechos de la Segunda Guerra Mundial. El gameplay no varia en absoluto, pudiendo hacer uso de todo tipo de armas, con sus buenos momentos de acción donde tienes que ir moviéndote para evitar morir, ya que una vez más, la IA de los aliados es el punto flojo.

Multijugador con mucha ambición

Siendo uno de los factores decisivos para comprar un nuevo Call of Duty, he de decir que el multijugador ha estado a la altura. Tenía muchas dudas, después de no haber quedado tan satisfecho con la beta, pero claramente Sledgehammer tomó nota de las críticas y pulió varios detalles.

El estudio consiguió dar un balance interesante pues no se siente ni tan rápido como un Black Ops Cold War ni tan pausado como Modern Warfare (2019). Han querido jugar a lo seguro. Además, ahora tenemos para elegir nuestro estilo de juego. En base a lo que escojamos, entraremos en mapas grandes, medianos o pequeños, para quienes buscan el caos.

Los mapas pequeños de Vanguard son una auténtica pesadilla, pero ojo, no me malinterpreten, es bastante divertido, ya que en todo momento necesitas estar al tanto de que un enemigo no aparezca detrás de ti. Mención honrosa a dos escenarios, Dome y Castle, sacados directamente de World at War, uno de mis CoD favoritos.

A diferencia de lo que me sucedió con Black Ops Cold War, no tardé en acostumbrar a Vanguard y su estilo de juego. Eso sí, hay aspectos que todavía necesitan mejorarse, como cuando haces respawn pero terminas apareciendo en el mismo lugar donde están regresando los jugadores del equipo enemigo.

Los operadores vuelven a tener protagonismo en el multijugador. Esta vez ya no están divididos en dos facciones, y todos forman parte de la misma Fuerza Especial. Nos encontramos con personajes de la campaña, pero también con nuevos soldados por desbloquear. Cada operador puede subir de nivel, y entre más subas, conseguirás nuevos trajes y gestos distintos.

Cuando una partida termina, el juego se toma el tiempo no solo de mostrar al jugador que consiguió hacer las mejores muertes o el disparo final; también muestran a otros usuarios que tuvieron un gran desempeño en la partida. Al estilo de juegos como Overwatch, podrás votar por ellos, y recibir unos cuántos puntos de experiencia.

¿Qué ha pasado con los zombis?

Los zombis están de regreso en este nuevo Call of Duty, desarrollados por Treyarch, buscando crear una línea narrativa entre este modo y la historia que contará en el modo zombis de Black Ops Cold War.

La historia sigue a un oficial nazi que libera un poder maligno gracias a unos artefactos, dándole el poder de levantar a los muertos vivientes para empezar su dominio mundial. Una excusa para poder enfrentarse a hordas de zombis.

De momento, solo contamos con un modo de juego que consiste en la ya conocida modalidad donde tenemos que sobrevivir varias rondas. Sin embargo, también tenemos que viajar entre portales para ir debilitando las fuerzas enemigas. No negaré que estuvo divertido al inicio, ya que entre más puntos vamos ganando puedes comprar potenciadores o mejorar tu arma.

Por desgracia, llega un punto en el que sientes que ya estás haciendo lo mismo, y lo único que cambia es que los enemigos por cada ronda, se vuelven un poco más fuerte, lo que te obliga a ir mejorando o cambiando de armas. Afortunadamente, hay un punto donde se activa la opción de extracción para poder finalizar la partida.

Gráficos y audio

Para el análisis, probamos el juego en PC, con resultados muy interesantes. Es verdad que, a diferencia de Black Ops Cold War, Vanguard consume un poco más de recursos -debido al uso del motor de MW 2019-

Pese a ello, su desempeño ha sido bastante bueno, considerando que estoy jugando en una GTX 1650. No se ha perdido ningún detalle tanto en la campaña como en el modo multijugador, manteniéndose siempre a 60fps o más.

En lo referente al audio, las actuaciones de voz han estado bastante bien, cada actor transmitió muy bien la personalidad de sus personajes. Solo lo jugué en inglés, pero tengo entendido que el doblaje latinoamericano ha sido bien recibido.

Por otro lado, con respecto al soundtrack, lamentablemente no hay una melodía destacable, lo que sorprende pues las anteriores entregas por lo menos sabían involucrar más al jugador con algunos temas durante las batallas.

¿Vale la pena Call of Duty Vanguard?

Siempre es un gusto volver a la Segunda Guerra Mundial con Call of Duty, que es prácticamente sus raíces. Vanguard me deja un buen sabor de boca, con ganas de seguir apostando por el contenido que vendrá más adelante.

Una historia cumplidora, pero con un multijugador capaz de poder sostenerse en los próximos meses. Se nota que Sledgehammer Games ya ha ganado harta experiencia, así que, quien sabe, quizás ya veamos todo el potencial del estudio con esta entrega.

8.0 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Buen desempeño técnico
  • Dirección bien cinematográfico y cinemáticas a otro nivel
  • Multijugador con diferentes estilos de juego

Lo negativo:

  • Soundtrack olvidable
  • IA de aliados y enemigos
  • Modo zombis flojo
Comparte: