Imagen de ASUS ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) - Review
REVIEW

ASUS ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) – Review

El premium de la gama media

Comparte:

Por

Publicado: 31 de agosto del 2020

Casi un año después del lanzamiento del chipset X570 de AMD, por fin tenemos en nuestra mesa de review una placa con el chipset B550, la ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi). El B550 si bien es el “hermano menor” del X570, son bastante similares y hasta en cierta medida le hace competencia como ya veremos en sus características y precios.

El X570 es recordado por tener una gran característica: ser el primer chipset en ofrecer soporte para PCIe Gen 4. Aunque un poco adelantado a su tiempo, no es poca cosa ya que el soporte ya está ahí, como si fuese la primera piedra del camino hacia nuevas tecnologías de mayor tasa de transferencia de datos que se usará en almacenamiento y potencia gráfica.

El tema es, si lo habéis deducido, el costo a pagar por ser el primero en algo y que tanto provecho le podrás sacar. Y es que el chipset X570 apunta al segmento entusiasta en el sentido más completo de la palabra y como tal, las primeras placas que salieron al mercado en llevar este chipset costaban un platal.

Sin embargo, en unos cuantos meses salieron versiones mucho más asequibles del X570, hasta el punto que algunas B550 de ahora cuestan más, pero son más potentes, como es el caso de la Asus ROG Strix B550-E.

Pero “¿Cómo me dices que me estás diciendo? ¿No que la B550 es inferior?” En el papel, sí, pero también es un chipset bastante robusto capaz de overclocking pero que AMD ha recortado de algunas cosas que el público en general no usaría tanto.

 

BREVE COMPARATIVA B550 VS X570 VS B450

De primera podemos apreciar un gran salto del B450 al B550, el cual ofrece soporte parcial de PCIe 4.0 tanto para GPUs como para unidades de almacenamiento, pero no para el chipset en sí, en comparación al X570 que sí ofrece soporte total PCIe 4.0. Ahora un procesador Ryzen 3000 sí ofrece soporte PCIe 4.0, pero todas las demás PCI lanes que se alimenten del chipset en sí, se limitan a PCIe 3.0

Esto no solo implica un recorte en el costo sino también en el consumo energético del chipset en sí, de 10 W a 5 W. Es por eso que las placas B550 no llevan un ventilador en el chipset como sí lo tenían las X570.

Otro punto es que, si bien el B550 soporta configuración de doble GPU, no cuenta con certificado SLI, una licencia menos que pagar ahí de AMD. Pero hay la posibilidad de que cada fabricante decida agregarle esta característica o no, por eso que los precios varían mucho.

 

Por último, si bien el B550 es un chipset más asequible, solo soporta procesadores de la arquitectura Zen 2 -y futuro Zen 3- como los Ryzen 3600 en adelante, pero no a los APUs Ryzen 3400G o 3200G. Esto es porque estos procesadores son hechos con la arquitectura Zen+, a pesar de que tengan la nomenclatura “3000”. Algo confuso por parte de AMD, pero importante a tener en cuenta.

Entonces… ¿B550 o X570? ¿O me quedo con mi B450 no más? Bueno, si quieres contar con la última tecnología, como PCIe Gen 4 para GPUs y NVMe SSDs, Wi-Fi 6, 2.5 Gigabit LAN y soporte para los procesadores Zen 3 que se vienen, vas a necesitar una B550. Si usas más que todos discos SSD o HDD con interface SATA y uno o dos SSDs con interface NVMe, con un B550 estás servido.

Si en cambio, quieres más opciones de conectividad como usar más de 6 unidades SATA, más de 4 USB 3.1 o, específicamente, más unidades M.2 con interface NMVe Gen 4 que funcionen a toda velocidad, pues ahí si opta por un X570.

 

VISTAZO GENERAL Y ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

La ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) viene en una caja con la clásica y colorida línea gráfica de la rama ROG Strix.

En general, el look y construcción de la B550-F ha mejorado con respecto al de la ROG Strix B450-F, su antecesor. Si bien mantiene la predominancia del color negro en el PCB, este se ve más sobrio, tiene acentos en magenta y ya no tiene tantas palabras grabadas sobre este. También vemos disipadores más grandes, un I/O shield más elaborado y que los dos slots M.2 tienen disipadores.

La parte trasera también es mucho más sobria y ordenada, sin tantas palabras en toda la placa, sino que una gran franja con el logo.

Una buena primera impresión en cuanto a diseño.

El socket sigue siendo el mismo AM4 de AMD, que, si bien es uno de los más longevos, viene con ciertas restricciones que pueden generar confusión, pues no implica que soporta todos los procesadores Ryzen, sino que solo los más modernos.

Como comentario aparte, resulta interesante el contraste de como Intel cambia de sockets con cierta regularidad mientras que AMD se mantiene, pero ambos vienen con limitaciones de soporte.

 

Ahora, aquí vemos una mejora importante con respecto al ROG B450-F. La B550-F cuenta con un VRM de 12+2 fases de poder -4 más que la B450-F– y con disipadores más grandes sobre estos. Un equipo más robusto para manejar la energía que llega a la placa se traduce en un overclock más estable y seguro. También vemos que el CPU cuenta con dos conectores, uno de 8 pines y otro de 4.

Algo que me hubiera gustado ver aquí son controles de encendido y MemCheck dentro de la placa o tal vez una pantalla que muestre los códigos de error más que solo los LEDs.

 

Sobre el chipset tenemos un disipador con el logo de ROG con un diseño más limpio que el B450-F y que, a diferencia del X570, no usa un ventilador.

 

La ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) cuenta con un chip de audio SupremeFX S1220A que está protegido de interferencia electromagnética que genera el resto de la placa y cuenta con 9 capacitores, 2 más que la B450-F.

 

Los dos slots M.2 tienen disipadores dedicados que cuentan con una almohadilla térmica. Uno de ellos soporta PCIe 4.0.

Pero como no todo podría ser sumar más cosas, en la B550-F vemos un recorte con respecto a la B450-F. Ya no son 3 ranuras PCIe x16, sino dos y solo una de ellas viene reforzada a la placa, mientras que antes eran dos. Esto en parte tiene sentido porque, uno, la placa en sí no soporta más de dos tarjetas de video AMD; y, dos, las tarjetas ahora ocupan más espacio, no tendría sentido poner 3 ranuras para que estén apretadas. Además, ese espacio ganado se va a las ranuras M.2.

 

Las cuatro ranuras para memoria RAM DDR4 tienen soporte de hasta 128 GB a 5100 MHz (O.C)

 

Los puertos I/O traseros ya vienen con su protector pre montado y con una cubierta con el logo ROG encima.

En cuanto a conectividad, la ASUS ROG Strix B550-F cuenta con 2 puertos USB 2.0; 2 puertos USB 3.2 Gen 2 -uno de ellos Tipo-C-; 2 puertos USB 3.2 Gen1; un puerto Ethernet 2.5 Gigabit de Intel; un puerto DisplayPort 1.2; 1 puerto HDMI 2.1; conectores para Wi-Fi 6 AX200; y los clásicos 5 jacks para audio 7.1 y puerto óptico.

Acá cabe mencionar que esta versión de la B550-F también cuenta con Bluetooth 5.0 y que nos despedimos del viejo pero confiable puerto PS/2.

 

También encontramos, además de la papelería y stickers, ciertos accesorios extra como 4 cables SATA 6Gb/s, un cable extensor para LED, el adaptador de Wi-Fi, cintillos de seguridad y pernos para montar una unidad M.2. Aquí cabe mencionar que los adaptadores Wi-Fi de Asus son de los mejores que he probado, teniendo un buen alcance y estabilidad, inclusive con bandas de 5 GHz que no son de tener mucho rango de efectividad.

Las especificaciones y características completas de la ASUS ROG Strix B550-F lo puedes encontrar en la página oficial de Asus.

 

BIOS

El siempre amigable y “user friendly” BIOS de Asus permite hacer overclocking de manera sencilla, además de monitorear todos los componentes de la PC.

PONIENDO A PRUEBA A LA ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi)

Para este review usaremos la siguiente configuración:

Sistema de Pruebas:

  • CPU: AMD Ryzen 3700X
  • Cooling: AMD Wraith Prism
  • Placa: Asus ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) (MSRP al momento del review es de $210 en USA)
  • Memoria: Kingston HyperX 64 GB DDR4 (4x16GB) a 2933 MHz
  • GPU: RTX 2070 Super Founders Edition
  • Almacenamiento: Kingston KC2000 500 GB (OS), Kingston HyperX Fury RGB SSD 240 GB (Juegos)
  • PSU: ROG Strix 750W Gold
  • Windows 10 64-bit Build 2004
  • Driver: NVIDIA Studio Driver 452.06

 

Software y videojuegos para los Benchmarks:

  • 3DMark TimeSpy
  • Blender 2.83
  • Vray Benchmark 4.1
  • Octane Render
  • Premiere Pro CC 2020
  • HWMonitor
  • GPU-Z
  • Superposition Benchmark
  • AIDA64 Extreme
  • Metro Exodus
  • Gears 5
  • Shadow of the Tomb Raider
  • Control
  • Borderlands 3
  • Horizon Zero Dawn

Aquí me hubiera gustado compararlo directamente con la ROG Strix B450-F o la ROG Crosshair VIII Formula  ya que ambas placas pasaron por nuestra mesa de análisis. Sin embargo, por cambios en hardware y software, no sería posible obtener una lectura objetiva.

De todos modos, es interesante observar como un año después de salida la Crosshair VIII que lleva chipset X570, vemos una B550 mucho más barata y con una que otra similitud.

Benchmarks sintéticos

 

Benchmarks videojuegos

 

Temperatura y Overclock

En cuanto a la temperatura podemos observar que, en reposo, la ROG Strix B550-F se sitúa alrededor de los 26 °C y 28 °C. En comparación, la Crosshair VIII Formula como mínimo estaba en los 33 °C en la temperatura de la placa. Esto, como ya se mencionó, se debe a que el chipset X570 de por sí solo requiere el doble de energía. En estado de carga la temperatura de la placa llego a los 35 °C.

 

Como se dijo, Asus le ha otorgado a esta placa un VRM más robusto y mejorado con más fases de poder, obviamente, enfocado al overclocking. En este apartado hay dos puntos buenos a destacar.

Primero, que el overclocking se hizo mediante el software AI Suite de Asus que hizo que este proceso fuese automático y bastante sencillo. Obviamente en la BIOS se puede hacer esto manualmente y con mejor precisión, pero el objetivo aquí era poner a prueba la capacidad de este software. El resultado fue que detectó como óptimo un overclock de 4.05 GHz para los ocho núcleos en la primera pasada y en la segunda, 4.1 GHz. El Ryzen 3700X tiene una velocidad de reloj base de 3.6 GHz y su velocidad Boost es de 4.4 GHz. Así que nada mal.

Y segundo, que el overclock fue estable y que incluso el ventilador de stock que viene con el Ryzen 3700X logró mantenerlo dentro de los 70 °C.

 

CONCLUSIONES

Es considerable la diferencia entre la ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) y su antecesora, la B450-F. No solo porque el chipset de AMD le permite dotar de nuevas características y tecnologías a la placa, sino también porque Asus la ha renovado en general.

Con un mejorado diseño y una construcción más robusta, la B550-F hace check en todas las casillas que uno espera de una placa premium: mejor VRM para overclock, check; disipadores más grandes incluso en las dos ranuras M.2, check; conexión Wi-Fi 6 y Bluetooth 5.0, ahí lo tienes; inclusive un mejor chip de audio y entre otras cosas.

Ah, que bien pues ¿no? Bueno, SÍ, pero características premium viene con un precio también “premium”. Comparada con la B450-F que costaba $120, la B550-F cuesta $100 más, teniendo un precio de salida de $220 en USA y la versión sin Wi-Fi marca $190.

La cuestión es que no veo lugar a queja aquí porque, primero, la ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) lo vale, obtienes lo que pagas: una sustancial mejora con respecto al B450-F, con mejoras tecnológicas y a hecha para los procesadores futuros. Y segundo, esta placa tiene incrustado lo necesario para ser considerada de la gama alta, si no fuese porque lleva un chipset B550, pero con lo que tiene hasta puede ser mejor que las X570 más baratas y sin problemas se le puede emparejar con un Ryzen 3900X y overclockearlo, cosa que antes no era tan recomendable para una gama media.

Al final, el precio y características de la ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) me da a pensar que, si tal vez en un futuro no muy lejano lo que consideramos segmento de gama media deje de existir tal y como lo conocemos, especialmente por el tema de los precios que con cada generación parecen ir aumentando, pero se compensa con que te dan más. O tal vez simplemente este es el precio a pagar por nuevas tecnologías que con el paso de los años se harán mainstream y bajarán de precio.

Sea cual fuese el caso, las B550 van dirigidas a quienes buscan la última tecnología, aprovechar al máximo los Ryzen Zen 2 y futuros Zen 3, pero no necesitan todo el espectro que ofrece las X570. Y en ese marco, la ROG Strix B550-F Gaming (Wi-Fi) se posiciona cómodamente como una excelente placa en el rango de los 200 y pocos dólares que le da una relación precio-valor estupendo si se considera todo lo que te ofrece.

Lo positivo:

  • Diseño mejorado y con mejores características que la B450-F, como PCIe 4.0
  • Excelente desempeño y funcionalidad para overclocking, comparable con algunas placas X570
  • En general, excelente valor. Aún su costo sea mayor que la B450-F se justifica por todo lo que incluye

Lo negativo:

  • El precio puede desalentar a quienes tengan un presupuesto más ajustado
  • Se le podría agregar botones o pantalla "post code" ya que solo cuenta con luces LED.
Elegido por el Editor
Mejor Valor
Recomendado
Comparte: