Imagen de Marvel’s Iron Man VR
REVIEW

Marvel’s Iron Man VR

Yo soy Iron Man

Comparte:

Por

Publicado: 02 de julio del 2020

Cuando comenzó el renacimiento de las películas de superhéroes, todos esperábamos que quienes lo lideren serían los personajes más populares del género. Batman, Superman, Spider-Man. Sin embargo Marvel, que había vendido sus franquicias al mejor postor décadas atrás, tuvo que optar por lo que tenía a la mano; por un héroe que estaba a la baja. Y es que cuesta creer que previo a la película de Jon Favreau, el comic del Invencible Iron Man estuvo a punto de ser cancelado por sus pobres ventas. Menos mal el filme fue todo un éxito, delineó al universo cinematográfico de Marvel, revitalizó la carrera de Robert Downey Jr. y convirtió al “hombre de hierro” en el superhéroe más querido por toda una generación.

Y es por eso ahora, luego de la increíble recepción del videojuego de Spider-Man, Marvel y Sony Interactive apuestan por un nuevo videojuego de Iron Man, esta vez utilizando todos los recursos y bondades del a realidad virtual. Este es el análisis de Marvel’s Iron Man VR, juego exclusivo para PlayStation VR en PS4.

Este review fue realizado gracias a una copia del juego proporcionada por PlayStation.

 

 

Historia

Las experiencias en realidad virtual rara vez han sido profundas en lo que a trama se refiere, pero es en esta sección en la que Iron Man VR destaca. La historia está muy bien escrita y con diálogos cargados de humor y drama. Tony Stark (con la voz de un muy, pero muy competente imitador de RDJ) acaba de cambiar el rumbo de su compañía para no fabricar armas, poniendo en una forzada cuarentena a Gunsmith, su asistente digital encargado del desarrollo de armamento. Pero claro, esto empieza a traer problemas cuando aparece Ghost, quien tiene una vendetta personal contra Stark y hackea los drones de la misma empresa para atacar a varias ciudades del planeta. Es así como Iron Man y su asistente Friday entrarán en acción y se encontrarán no solo con viejos conocidos (como Nick Fury, Pepper Potts, Maria Hill) y nuevos enemigos sino también con oscuros secretos de su pasado y con una amenaza que vendrá de su mismo entorno.

 

 

Siéntete como Iron Man

Lejos de ser un shooter o un plataformero en 3D, Iron Man VR es por encima de todo un simulador de vuelo en el que manejamos a la famosa armadura como si fuera un avión de combate. Los controles de movimiento PS Move se convierten en los guantes con propulsores y apretando el gatillo nos dan impulso para volar. Con los botones triángulo y cuadrado nos movemos de izquierda a derecha, mientras que la inclinación (o pitch) se logra inclinando los Moves. El movimiento de la cabeza utilizando el visor es principalmente para observación y permite buscar la dirección a donde ir o encontrar a enemigos en cielo y tierra mientras volamos.

El combate en Iron Man VR es en su mayoría aéreo; muy pocas veces vas a jugar aterrizado pues eso te convierte en un blanco fácil. Al volar puedes dejar de impulsarte con los propulsores de las manos para disparar los famosos Repulsor Rays, así como todo un arsenal que incluye misiles inteligentes, bombas, ametralladoras y más. Hay una gran variedad de enemigos y algunos de ellos son inmunes las balas. Para ellos Iron man tiene el poderoso Rocket Punch que puede usarse para las peleas cuerpo a cuerpo y para caerle encima a tanques y otros enemigos que atacan desde el suelo. Todas las armas y ataques del sistema de combate se sienten satisfactorios, veloces y poderosos, como deben ser si vienen de manos del invencible Vengador.

 

 

Duración y rejugabilidad

Iron Man VR cuenta con 12 misiones en total (más una secreta adicional al finalizar el juego); éstas son en su mayoría de combate, pero intercaladas con secciones de investigación, cinemáticas in-game interactivas y mini-juegos opcionales. Todas estas actividades pueden tomar entre 8 y 10 horas en la campaña principal y desbloquean nuevas misiones de reto contrarreloj, tanto de vuelo como de destrucción de enemigos. Rejugar misiones hace que ganemos punto de personalización que pueden usarse para comprar nuevas armas y mejoras para las armaduras. Otra opción que invita a la rejugabilidad es la de obtener nuevos skins para Iron Man. Esto se logra cumpliendo requerimientos como “destruir 200 enemigos con misiles”, “destruir dos enemigos de un solo golpe”, etc.

 

 

Puntos en contra

Los numerosos retos y misiones develan el primer punto negativo de este título: Iron Man VR es un videojuego muy repetitivo. Aunque las locaciones y condiciones de los combates cambian constantemente, muchas de éstas se repiten. Solo contamos con un puñado escenarios, seis tipos de enemigos regulares y dos jefes a quienes enfrentamos más de dos veces cada uno. Y aunque lugares atractivos como el Helicarrier de S.H.I.E.L.D. ó el cañón de la planta energética de Roxxon se ven realmente masivos, otros como el exterior de la mansión Stark no dan mucha libertad y cansa verlos una y otra vez.

 

Otro problema es que Iron Man VR es un juego muy ambicioso. Tanto así que una PS4 le queda chica. Camouflaj ha hecho un gran trabajo con el apartado gráfico y jugable, exprimiendo al máximo lo que se puede lograr en VR, pero aun así hay muchísimo por mejorar. Algunas secciones como Shanghai con sus decenas de edificios (pero sin una sola persona alrededor) se ven literalmente como un juego de PlayStation 2. Y aunque el visor PSVR tiene la salvaguarda de sus 120hz para evitar caídas en el framerate, de todos modos se siente el bajón cuando estamos cerca de muchos enemigos o de construcciones gigantes. Otro detalle son los controles. Y es que como mencionamos antes, PSVR utiliza controles PS Move. O sea, tecnología de hace más de diez años. Sin palancas análogas y con un sistema de rastreo ya anticuado, es un milagro que este juego funcione bien, aunque definitivamente podría mejorar.

Pero tal vez lo que más restringe a Iron Man VR son sus tiempos de carga. Cada escenario, por pequeño que sea, demora hasta un minuto en cargar. A veces las mismísimas pantallas de carga tiene su propio tiempo de carga que te deja viendo un fondo negro por unos 20 o 30 segundos antes de ver el “Now Loading”. Y donde más duele este problema es en las transiciones. En el nivel introductorio, por ejemplo, cuando Tony Stark salta de un avión al vacío, la transición no es fluida, sino que tiene un tiempo de carga que interrumpe el flujo de la acción. Y como éste hay varios momentos en el que la fluidez y espectacularidad de la trama frenan de golpe para poder refrescar la memoria RAM. Es algo que no se puede mejorar así nomás y que invita a pensar si este juego hubiera quedado mejor en una consola de próxima generación con memoria y almacenamiento más veloces.

 

 

Conclusión

Iron Man VR no es un mal juego. Es más, es divertido y hasta emocionante una vez que te acostumbras a volar y a combatir al mismo tiempo, solo que está limitado por la tecnología algo desfasada de sus controles y de la ahora-saliente PS4. Si puedes pasar por alto los largos tiempos de carga y te acostumbras rápido a su sistema de control, puedes realmente “sentirte como Iron Man” en la comodidad de tu casa. Y si además eres fan de los comics de Marvel y te gustan sus historias, vas a encontrar una experiencia en realidad virtual lo suficientemente buena como para rejugarla buscando desbloquear todos los trofeos y armaduras.

 

 

 

 

 

 

8 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Buena historia, muy buen doblaje incluso en español latino
  • Jugabilidad divertida una vez que te acostumbras a los controles
  • La sensación de enormidad de algunos escenarios es convincente

Lo negativo:

  • Gráficos desfasados en algunos niveles cargados de arquitectura
  • Misiones, enemigos y locaciones se repiten constantemente
  • Las armaduras desbloqueables son meramente cosméticas.
Comparte: