REVIEW

Análisis- Puppeteer

Comparte:

Por

Publicado: 06 de septiembre del 2013

url

PlayStation 4 está a la vuelta de la esquina, pero el ciclo de exclusivos de la PS3 será cerrado con broche de oro. Primero con The Last of Us, y ahora con el divertido e ingenioso Puppeteer.

Este juego viene de las mentes brillantes y creativas de Sony Computer Entertainment Japan Studio. Quienes se caracterizan por hacer juegos fuera de lo común y con mecánicas muy innovadoras. Puppeteer no es la excepción, dándole vida a un juego de plataformas que combina escenarios 3D y 2D, exprimiendo todo lo que se puede hacer con este género.

Desde un principio se presenta el escenario como un show de marionetas, desde el narrador británico , el menú principal, la selección de los niveles, las pantallas de carga e incluso la pausa, la cual se presenta como “intermission” (intermedio).

Todo esto, permite que el jugador se sienta como si estuviese en un teatro presenciando una obra de marionetas, donde los actores principales son los personajes del juego.

DETRÁS DEL TELÓN

El narrador “Proffesor Gregorious T. Oswald” o simplemente “G” da inicio al espectáculo desde el menú principal, al invitarnos a participar en la historia llamada “The perilous journey of a boy named Kutaro” (El peligroso viaje de un niño llamado Kutaro). Así, al dar inicio al juego, “G” va narrando la historia detrás del personaje principal, acompañándonos a lo largo del juego.

Cuenta la historia que el reino de la luna ha sido invado por Little Bear, un oso malhumorado que lo único que busca es ser el personaje principal de la obra. Al invadir el castillo, encierra a la diosa de la luna, robándosedos de sus artefactos más preciados, la White Moonstone y unas tijeras mágicas llamadas Calibrus. Para evitar ser exiliado, se autoproclama Moon Bear King y decide secuestrar niños de la tierra para, con la ayuda de una bruja, transformarlos en marionetas con el fin de crear un ejército y así proteger su nuevo reino.

sdsds

Aquí entra el personaje principal Kutaro, un niño de la tierra transformado en marioneta, quien al encontrarse con Moon Bear King le arrancan la cabeza y su cuerpo es desechado. Con la extraña ayuda de la bruja, Kutaro llega a conseguir una cabeza de repuesto. Desde ese momento se crea una especie de alianza entre ambos para poder recuperar su cabeza original, y al mismo tiempo, robarse la Calibrus y recuperar la White Moonstone. Kutaro llega a inflitrarse dentro del castillo del oso donde encuentra las tijeras mágicas. Aquí se complica la trama, pues Moon Bear King había partido la White Moonstone en varios pedazos, distribuyéndolos entre sus 12 generales que custodian las diferentes áreas de la luna. Ahora es tarea de Kutaro volver a armar la White Moonstone.

puppeteer-arte-004

CORTANDO Y RECOLECTANDO

Gracias a las tijeras, Kutaro gana una habilidad que sirve como una de las principales mecánicas del juego: Desplazarse por las distintas superficies que las tijeras puedan cortar, como telas, humo, etc. Esta mecánica nos permite “volar” y atravesar lugares que normalmente no podrías alcanzar.

Otra característica muy peculiar de este juego es la posibilidad de recolectar diferentes tipos de cabezas. Kutaro puede almacenar tres cabezas equipadas, cada una de ellas representa los golpes que puedes recibir. Dicho esto, cada vez que recibes daño, la cabeza se desprende del cuerpo y comienza a rodar, poniendo a prueba tus reflejos al tener unos segundos para recuperarla. Si no eres lo suficientemente rápido, esta puede desaparecer y utilizas otra de tu almacén. Cuando te quedas sin cabezas el personaje muere, y es ahí cuando pierdes una vida.

Estas cabezas no tienen habilidades especiales, se caracterizan por sus divertidos diseños y una graciosa animación que hace Kutaro cuando aprietas el botón de abajo en el d-pad. Podemos encontrar más de 100 cabezas, sin contar las cuatro especiales, y van desde objetos inanimados como un cráneo, una hamburguesa o una guitarra, hasta seres vivos como una oruga, un murciélago y un león, entre otras cosas.

puppeteer-PS3

Todas ellas se encuentran bien distribuidas por los diferentes niveles, algunas a plena vista y otras muy escondidas. Nos sirven para descubrir los secretos que hay en los diferentes actos, y créanme cuando les digo… ¡Hay demasiados secretos en este juego!

Quizás lo más importante de estos objetos es que en los diferentes niveles podremos encontrar una especie de sellos que nos indican que en esa área hay algo especial, lo cual podremos descifrar al usar la cabeza adecuada en el momento determinado.

Gracias a estas sorpresas que le dan un plus al juego, repetir los niveles para encontrar más secretos es siempre divertido, ya que podemos pasarlos de distintas maneras. No solo podremos abrir caminos secretos, también podemos llegar a los niveles de bonus, conseguir cristales que nos aumentan la vida, ruletas de la suerte que pueden actuar a nuestro favor o en contra, y lo más interesante, el poder darle un giro a varios eventos de la historia y obtener diferentes resultados.

Puppeteer-e3-2013-preview-2

1370449456-puppeteer-20

Otra mecánica importante es la habilidad de controlar a un personaje secundario volador con el análogo derecho, que nos ayudará a descubrir secretos. Al apretar R2, el personaje golpea en el lugar donde está flotando, interactuando con los diferentes elementos existentes en cada nivel, afectando las puestas en escena, fondos y descubrir historias paralelas como la de los tres hermanos que se escapan del castillo de Moon Bear King. De igual manera, este pequeño personaje te puede ayudar a recolectar nuevas cabezas e interferir de manera única con cada jefe que te enfrentas.

Con este personaje secundario, entra la posibilidad de tener un segundo jugador, utilizando Dualshock 3 y/o el PS Move puedes controlarlo y ayudar a Kutaro de diferentes formas. Esto hace el juego mucho más divertido pero al mismo tiempo lo hace muy fácil.

EL ESCENARIO VIVE

Lo más impresionante de Puppeteer es la presentación y su estilo visual. Todo el juego transcurre desde la perspectiva del público en un teatro, y así como en la vida real, usan diferentes fondos en distintas capas para crear una ilusión de 3D, este juego busca recrearlo desplayando todas sus posibilidades a un 100%. Todo el tiempo se juega con las perspectivas, podemos estar viendo una escena en plano, que repentinamente se desarma para cambiar a primera persona o hacer un enfoque desde arriba. Este juego de cámaras hacen del juego un placer visual, permitiendo presenciar escenas en las que los objetos parece que salen de la pantalla, dando una verdadera sensación de profundidad sin la necesidad de una TV 3D.

680070_20130610_screen007
En todos los niveles siempre hay un giro con la posición de la cámara que no deja de impresionar; sin embargo, es por esta misma característica de movimiento entre cámaras y perspectivas que resulta un poco difícil de seguir a los personajes durante las escenas de acción, ya que simultáneamente hay tanto estímulo visual que podemos llegar a perder algunos elementos.

Como mencioné antes, todo el juego está hecho como si fuera un show de marionetas, por esta razón todos los personajes y escenarios están hechos de papel, madera, metal y resortes entre otras cosas que hacen al título visualmente atractivo. A veces da la sensación de que uno podría meter la mano en la pantalla y agarrar a los personajes.

UN GRAN SHOW

Puppeteer es uno de esos juegos que apenas lo empiezas a jugar te enganchas automáticamente, más que nada por la estética del juego, que te tendrá hipnotizado de principio a fin. La historia es bien divertida e interesante, pero hay veces en las que las escenas antes y después de que empiecen los niveles se hacen un poco tediosas y lentas. Su jugabilidad, como juego de plataformas, es bien estándar, pero se separa del resto con la cantidad de secretos que puedes encontrar.

Definitivamente Puppeteer pasará a ser un clásico dentro de PlayStation, y me atrevo a decir que es uno de los títulos más originales y creativos de PS3.

Score

1378467373-puppeteer-moon-world

Comparte: