Imagen de Tropico 6 - Análisis
REVIEW

Tropico 6 – Análisis

El Presidente que todos queremos ser

Comparte:

Por

Publicado: 29 de marzo del 2019

Plataforma: Mac OS, PC, PS4, XBOX ONE Publicado por Kalypso Media Desarrollado por Limbic Entertainment Lanzamiento: 29/03/2019

¿Así que crees que porque votaste por un político, este va a resolver tus problemas? ¿O que siquiera va a cumplir con lo que prometió en su campaña y se va a portar bien? Oh, dulce criatura del señor. Te lo explicaría, pero mejor te presento a Tropico 6, un juego que muestra una sátira de todo este proceso.

Tropico 6 es un videojuego que entra en la categoría de “city builder” o construcción de ciudades, permitiendo el desarrollo, planificación y construcción de estas desde que comienzas con una pequeña aldea. En este tipo de títulos de estrategia eres un todopoderoso alcalde, puedes construir desde caminos y casas hasta grandes monumentos y obras de infraestructura y servicios. Además puedes cambiar las políticas de tu ciudad, manejar los impuestos y el presupuesto, controlar la migración, y prácticamente todo lo que no sea controlar directamente la vida de cada ciudadano.

Yo soy el peligr… digo, El Presidente. Customiza a tu avatar y úsalo para dar discursos y pasearlo por la ciudad.

Mi república bananera

El título de Limbic Entertainment y Kalypso Media sigue estas convenciones, pero agrega una gran cuota de sabor propio, ya que no se trata de un city builder en un escenario genérico. Específicamente está ambientado en un conjunto de islas del Caribe, en las que el jugador es un dictad.., ehem, “El Presidente”, de una de las típicas “repúblicas bananeras”, y puede controlar muchos aspectos de la vida de los ciudadanos. El juego tiene hartas dosis de comedia, una banda sonora llena de salsa y merengue, un estilo visual parcialmente caricaturesco (con gráficos muy mejorados), y otros aspectos que lo alejan de los clásicos city builders como Sim City, Transport Tycoon o Cities: Skylines.

Si eres nuevo en el género de los city builders, la ambientación será el gancho para atraer a los jugadores. Después de todo, ¿quién no ha soñado alguna vez con ser un brutal dictador en una isla paradisíaca, viviendo como un rey mientras la población sobrevive como puede, y robándote la plata para tus cuentas bancarias en Suiza? Claro, también puedes gobernar democráticamente y trabajar por el bienestar de tus ciudadanos, y puedes llevar progreso y desarrollo a tus islas. La decisión es tuya.

Un tremendo palacio rodeado de pobreza, ¿dónde habré visto eso antes?

Pero sea cual sea tu elección, necesitarás muchas, muchas horas para llevarla a cabo. Al igual que juegos de estrategia como el clásico Civilization o más complejos como Europa Universalis, Tropico 6 es bastante enviciante. Si no tienes cuidado puede que pases muchas horas jugando sin que te des cuenta del tiempo, y creas que son las 3 de la tarde cuando en realidad son las 11 de la noche y has estado todo el día en la PC sin siquiera sentir el hambre o las ganas de ir al baño. Y es que pocas cosas son tan atrapantes como ver a tu creación pasar de un pueblito a una metrópolis, y ver cómo tu gente prospera y vive su vida.

Pero no dejes que el formato te engañe, Tropico 6 tiene un sistema bastante robusto y una complejidad heredada de versiones anteriores, y aunque tal vez no llegue nunca a tener las opciones de mods y customizaciones de Cities: Skylines o Sim City, tanto veteranos como novatos en el género podrán gastarse cientos de horas y siempre tener cosas nuevas que hacer.

Work work

Tropico 6 cuenta con un tutorial, que en mi opinión es imprescindible jugar, a menos que hayas jugado Tropico 5 o la beta del 6, y que ya conozcas la interfaz y nuevas características. Luego de ello podrás acceder a una campaña que cuenta la historia de tu archipiélago y tiene varias misiones con objetivos predefinidos, narrada por tu leal chupamed… digo, asistente “Penúltimo”. O puedes jugar el modo “sandbox”, en el que tu pones tus condiciones, y puedes simplemente jugar hasta que hayas construido, gobernado y oprimido durante siglos, hasta tu regalado gusto.

Como en cualquier juego de estrategia, tus orígenes serán mayormente humildes comparado con lo que podrás construir. Comenzarás con tu palacio (ese sí que no tiene nada de humilde, y es customizable) en el centro de la ciudad. Además tendrás un par de casitas para tus ciudadanos, algunos edificios económicos y un puerto, eje central para la economía y movimiento en tus islas. Sea cual sea el objetivo del escenario que estés jugando, siempre tendrás que ocuparte de la economía, construyendo plantaciones agrícolas, granjas, minas, pozos petroleros, centros de pesca, etc. También podrás industrializar tu economía, convirtiendo por ejemplo el azúcar en ron para exportación, el tabaco en cigarros, las vacas en cuero y carne, el petróleo y metales en plásticos y hasta podrás fabricar aparatos electrónicos, barcos y automóviles si es que tienes los recursos, entre otros. Además podrás atraer turistas a tus islas para que se diviertan y gasten mucho dinero, pero sin que vean lo mal que vive tu gente en el resto de la ciudad.

Por más que sea un país bananero, el progreso se planifica.

Por otro lado comenzarás con pocos ciudadanos, a los que tienes que hacer trabajar, dar vivienda, educación, salud, entretenimiento, seguridad, religión, libertad, etc, y a la vez atraer más inmigrantes para que vivan en tu país y tu economía siga creciendo. Claro, puedes tratar al pueblo con la punta de la bota y no darles ningún beneficio, pero si no tienes cuidado se podrán morir, ir de la ciudad para nunca más volver, o peor aún, rebelarse militarmente y derrocarte.

Sí, Tropico 6 tiene un sistema de combate. El jugador necesitará construir barracas, bases, torres de defensa y otros edificios militares, para defenderse de amenazas de países externos y de rebeliones armadas. Siempre guarda algo de presupuesto para este fin, porque si soldados enemigos llegan a tu palacio y derrotan a los guardias, se acabó el juego. Finalmente hay una gran cantidad de edificios únicos y monumentos que te dan diversas bonificaciones.

Todo esto se sostiene sobre una infraestructura que también tendrás que construir. Podrás hacer carreteras, muelles, puentes, estaciones de autobús, plantas de energía eléctrica, teleféricos, túneles, aeropuertos, estaciones de radio, TV y periódicos, entre otros. Y podrás robar monumentos históricos como la Casa Blanca, Stonehenge y la Estatua de la Libertad, en un divertido y absurdo sistema de piratería que explicaré más adelante.

Cuidado con tu presupuesto, quedarse sin dinero es más fácil de lo que parece y recuperarse es complicado.

El arte de la negociación

Pero en Tropico 6 no sólo puedes construir, también tienes que sobrevivir políticamenteCada 10 años hay elecciones, y si eres derrotado se acaba el juego. Para ganar tienes que llevarte bien con los líderes de facciones como capitalistas, religiosos, militaristas, intelectuales, etc; así como tener una buena aprobación popular. Y como buen político de un país bananero, podrás dar grandiosos discursos desde tu palacio y hacer promesas electorales que luego podrás incumplir (aunque con una penalidad). Además podrás sobornar, mandar al manicomio, arreglar un «accidente» y someter de muchas maneras a tus oponentes políticos. Incluso puedes cancelar las elecciones. Pero vamos, ese tipo de jugadas son propias de países no civilizados, no las necesitamos en nuestro paraíso tropical (cuando hay tantas otras maneras de hacer trampa, claro).

También hay un sistema de diplomacia y comercio, porque en Tropico no estás aislado del mundo exterior. Como si se tratase de un Age of Empires o Civilization, hay cuatro eras de tiempo, que definen la tecnología y políticas disponibles. Las cuatro eras son, la Era Colonial, las Guerras Mundiales, la Guerra Fría, y los Tiempos Modernos.

Aunque no controlas directamente a cada ciudadano, tienes bastante información y poder sobre su destino.

Si comienzas el juego en la Era Colonial, tú no serás El Presidente, si no, un simple Gobernador de una colonia, con un mandato de unos pocos años que debes buscar extender a toda costa, porque si se acaba tu mandato se acaba el juego. Esto se logra haciendo favores y cumpliendo misiones al país que es dueño de la colonia. Para pasar a la siguiente era deberás hacer que tu colonia logre la Independencia como nación. Para ello tendrás que organizar tropas y defensas para que Inglat… digo, la madre patria, no te vuelva a someter. Todo un arte del manejo de la escopeta de dos cañones.

Una vez que has liberado a Tropico y te has convertido en El Presidente, pasarás a la era de las Guerras Mundiales. Seguirás siendo una isla pobre en medio de la nada, pero en el resto del mundo los Aliados y el Eje se enfrentan a muerte y necesitarán toda la ayuda posible, incluso de países insignificantes como el tuyo. Tu objetivo será aliarte con una de estas potencias usando diversos métodos comerciales y favores, y mandar tropas a la guerra en uno de los bandos (no necesariamente tienen que ser los Aliados). Para esto también habrás desbloqueado nueva tecnología industrial, electricidad, la habilidad de construir puentes entre las islas, y la capacidad de tener una nueva Constitución y leyes. Similar progresión política, tecnológica y diplomática verás con la Guerra Fría, en la que el “bloque occidental” y el “bloque oriental” podrán incluso invadir tus islas si es que no cumples con sus demandas. En los Tiempos Modernos hay menos presión militar y más oportunidades comerciales con más bandos, como China, el Medio Oriente y la Unión Europea.

Pero eso no es todo. El clásico estereotipo de los “piratas del Caribe” está plasmado con fuerza en Tropico 6, ya que puedes construir una guarida de piratas para que hagan misiones por tí, como saquear recursos, dinero, secuest… digo atraer inmigrantes, robar tecnologías y hasta monumentos para tu país. Esta última acción es la más absurda pero una de las más entretenidas de Tropico 6, y según el “lore” del juego, estos piratas pueden llegar a un país sin ser detectados, desarmar piedra por piedra, fierro por fierro y ladrillo por ladrillo maravillas del mundo como la Torre Eiffel, y llevarlas a tu isla para armarlas de nuevo. Así obtienes más turistas y una serie de bonificaciones únicas. Más adelante también podrás entrenar Espías y Comandos para misiones similares, así como sabotaje y espionaje militar.

Cuando saquear a los marineros de agua dulce es una práctica de naciones civilizadas.

Vota por El Presidente, o si no…

Tropico 6 cuenta con multiplayer cooperativo y competitivo (que no he tenido la oportunidad de probar para este review). En este último modo hay que competir por cumplir objetivos, pero también podrás enviar tropas a ciudades enemigas y derrotarlos como si se tratara de un RTS militar clásico. Un toque bastante interesante, esperemos que la implementación sea buena.

Hay algunos aspectos que pulir en Tropico 6. La herramienta para colocar caminos y pistas no es muy precisa, y a veces hace curvas que estorban más que ayudar. Además demoler segmentos de caminos es complicado, la herramienta demuele segmentos grandes y te obliga a rehacer una buena parte para corregir un error. El tutorial es bastante denso pero tampoco explica todos los aspectos, como construcción de túneles o temas más avanzados de la economía.

El soundtrack es bueno pero para ser Tropico le falta algo de alegría, no llega a la altura del excelente soundtrack de Tropico 3, que es tan bueno que podría estar en cualquier discoteca o bar. También he notado algunos glitches gráficos, pero es de esperarse ya que todavía no he probado la versión de lanzamiento. No debería ser difícil que Kalypso Media se ponga las pilas con parches y DLCs de contenido para solucionar estos temas.

¿Qué es un poco de radiación nuclear cuando puedo llevarme $10000 a mis cuentas secretas en Suiza?

Tropíco 6 es un buen juego para quienes no conocen el género de los city builders y también para los veteranos. Los novatos podrán entretenerse con todas las referencias políticas a los corruptos y bananeros gobiernos latinos mientras aprenden las mecánicas. Y para quienes hemos jugado city builders, el sistema de archipiélagos, los gráficos mejorados, la mayor escala y todas las características que vienen de entregas anteriores de Tropico.

En suma Tropico 6 es un juego recomendable para quienes quieren invertir largas horas en ver cómo sus ciudades crecen (o se desmoronan), creerse un todopoderoso tirano (o un estadista demócrata), y al mismo tiempo, tienen la capacidad de atender varios retos a la vez.

Trabajo duro y algo de corrupción, así es la vida de El Presidente.

Tropico 6 sale el viernes 29 de marzo para PC en Steam y Microsoft Store, Mac OS, PlayStation 4 y Xbox One.

 

Este review fue escrito utilizando una clave para Steam proporcionada por Kalypso Media.

8.5 Recomendado

Lo positivo:

  • Entretenido y garantiza largas horas de juego
  • Atractivo para los novatos, suficientemente complejo para veteranos del género
  • Gráficos mejorados, mayor personalización que versiones anteriores

Lo negativo:

  • El tutorial no termina de explicar algunos aspectos clave
  • La banda sonora podría tener más emoción
Comparte: