Imagen de Sea of Thieves
REVIEW

Sea of Thieves

La aventura de hacer cosas que al final no importan

Síguenos:

Por

Publicado: 27 de marzo del 2018

Plataforma: PC, XBOX ONE Publicado por Microsoft Desarrollado por Rare Lanzamiento: 20/03/2018

Sea of Thieves es un juego que nos sumerge en el mundo de los piratas y nos invita a disfrutar de grandes aventuras, demostrar nuestra habilidad para encontrar todos los tesoros posibles y no morir en el intento.

 

Sea of Thieves es, según palabras de Rare, su proyecto mas ambicioso hasta la fecha.

Han pasado ya muchos años desde que Rare nos tuviera acostumbrados a juegos plataformeros con osos, gorilas o ardillas como protagonistas, pero en esta oportunidad han decidido cambiar totalmente su fórmula para entrar en el difícil y tan exigente mundo de los juegos multijugador online. Además, se trata de una propuesta bastante innovadora en la temática de piratas, por lo que es claro que tendrán un gran reto en mantener vivo este nuevo mundo.

Sea of Thieves es un juego de aventura y exploración en primera persona, aunque la definición más acertada sería de un “simulador de piratas”, ya que su propuesta de gameplay se enfoca principalmente en la libertad total que te ofrecen para recorrer sus mares y la importancia del trabajo en equipo. Además, es necesario estar conectado para poder jugar.

El juego fue anunciado originalmente en el E3 2015 y año tras año había venido generando expectativa sobre lo grande y variado que podría llegar a ser, pero parece que no ha podido cumplir todo lo que me prometía. Sin embargo, más allá de sus complicadas primeras horas de juego, logra generar momentos muy divertidos que lo convierten en una experiencia diferente.

Sea of Thieves se encuentra disponible en PC y Xbox One, siendo esta última versión la que pudimos jugar. Así que ha llegado el momento de usar nuestro garfio y pata de palo para empezar a navegar en las peligrosas aguas de esta entrega.

 

Jugabilidad

La curva de aprendizaje es alta porque al no tener tutorial, tendrás que jugar varias horas hasta entender todos los controles.

Sea of Thieves de desarrolla en un vasto océano lleno de islas de muchos tamaños y formas. Nuestra misión será explorar cada una de ellas en busca de tesoros ocultos y poder canjearlos por monedas de oro.

Un elemento importante es que ésta aventura carece de historia, ya que su principal enfoque es la exploración. Es decir, que podremos elegir navegar por sus aguas sin ningún rumbo específico, disfrutando de los paisajes y momentos que tiene el juego para ofrecer.

Obviamente, esto se volvería aburrido muy rápido si no hubiera ninguna misión u objetivo que cumplir. Es por eso que existe una suerte de isla central donde diversos personajes nos ofrecerán encargos a cambio de dinero, además de comprar diferentes ítems como ropa o skins de armas. Entre las misiones a cumplir, tenemos tres tipos: Búsqueda del tesoro, derrotar enemigos y cacería de animales.

La primera es la más “clásica” ya que nos dan el mapa de una isla aleatoria que tendremos que visitar, encontrar el lugar marcado, cavar, llevar el cofre a nuestra nave y volver a la isla principal para venderlo a cambio de monedas de oro y puntos de reputación de pirata.

Luego llegarán misiones más avanzadas donde, en vez de un mapa, nos dan un acertijo y, con brújula en mano, tendremos que deducir la ubicación exacta del cofre. Otra misiones se vuelven más largas y complejas, incluso presentan un par de capítulos.

En las misiones de enemigos, tendremos que llegar a una isla y derrotar hordas de calaveras que irán apareciendo, las cuales son comandadas por uno o varios capitanes que suelen ser más resistentes a nuestras espadas o pistolas. Finalmente, en las misiones de cacería tendremos que capturar en una jaula a ciertos animales (cerditos, pollos, etc) con un color específico y llevarlos de vuelta a la isla principal.

 

La experiencia pirata

Acciones tan básicas como manejar el galeón o anclarlo cerca a una isla sin hacerlo chocar se volverán todo un reto.

Algo que caracteriza a Sea of Thieves es que, más que objetivo final, lo que importa es el viaje, que al estar enfocado en el juego cooperativo hará que sea necesario trabajar muy bien en equipo para llevar a cabo la aventura. Además, no cuenta con un sistema de progresión de niveles, es decir que lo que va determinar el éxito en las misiones son nuestras propias habilidades y experiencias.

Existen dos modos de juego cooperativo: el primero es para 4 personas donde deben manejar un galeón y el otro es para 2 personas con una pequeña embarcación. También existe la posibilidad de jugarlo solo, pero sería perderse una de las características que hace tan interesante el juego.

En el modo para 4 personas, la comunicación será básica para poder manejar el galeón. Uno se encarga del timón, otro deberá activar el ancla o mover las velas, que al estar extendidas totalmente tapan la vista del timonel, por lo que será necesario que un tercero lo guíe revisando la carta náutica. Además, será importante tener un vigía que se asegure que no hayan barcos enemigos o tiburones cerca y, si fuera el caso, todos deberán proteger la embarcación usando los cañones o reparando la nave en caso de daños y evitar que se hunda.

Como ven, solamente en el proceso de recorrer de un punto a otro, se necesita un gran nivel de comunicación y trabajo en equipo, por lo que el juego recomienda siempre usar chat de voz. Si por algún motivo no fuera posible, existe una opción de activar algunos comandos de texto que varían según las funciones que estamos haciendo.

Durante el viaje nos encontraremos otros galeones hundidos y podremos sumergirnos bajo el agua y llevarnos los cofres o tesoros que ahí esconden. Además en ciertas partes del juego se forma una nube en forma de calavera, lo que indica que tenemos un raid disponible con grandes tesoros, por lo que será muy posible que el lugar se encuentre lleno de otras tripulaciones.

Lamentablemente, bajo esta misma premisa, se necesita tener mucha suerte que tu equipo sea gente competente y que quiera jugar bien. Si hay alguien que no desea colaborar, el resto de la tripulación puede votar para meterlo al calabozo, pero si te tocan 3 jugadores con ganas de molestar, probablemente seas tu el que termine tras las rejas sin poder hacer nada para evitarlo. En el modo de 2 jugadores se repiten básicamente las mismas funciones, solo que a una escala más pequeña, ya que serán menos velas y cañones que controlar.

Al final, el mayor reto no será encontrar los tesoros, sino mantenerlos a salvo antes que nos crucemos con otra nave que nos quiera robar el fruto de nuestro trabajo o también, como buenos piratas, podremos asaltar naves enemigas y quedarnos con sus cofres.

Es por eso que se vuelve tan difícil analizar Sea of Thieves, porque cada experiencia de juego será distinta. Podrás tener momentos muy divertidos si cuentas con un buen equipo que trabaja en conjunto o simplemente se quieren divertir bailando, tocando música o hasta emborrachándose (en el juego, claro).

Pero en otras ocasiones, serán partidas muy tranquilas o aburridas si es que de pronto todos se desconectan y te quedas solo intentando manejar el galeón. Lo peor es que si deseas agregar a un amigo a tu partida, será imposible a menos que salgas del juego y vuelvas a iniciar otro, interrumpiendo la experiencia.

 

Aprendiendo a ser pirata

En el mundo piratas no hay reglas, solamente un código de honor que algunos no van a respetar.

Sea of Thieves no cuenta con un tutorial, eso hará que en las primeras horas estés literalmente a la deriva mientras vas entendiendo los comandos, la forma de navegar y en general cualquier posibilidad que te brinda el juego.

Los conceptos básicos que hay que entender rápido es que la interfaz sólo muestra nuestra barra de vida y cantidad de balas. No tendremos un mapa tipo GPS que nos indique nuestra ubicación exacta en la isla, para eso tendremos que usar la brújula de mano y calcular nuestra posición como los verdaderos piratas.

Las balas no son muy potentes y solamente funcionan bien en objetivos que se encuentran cerca, al agotarse tendremos que contar solamente con nuestra espada. Existe una variante de arma que es una especie de sniper, pero es entendible que tampoco sea tan precisa, especialmente si la usamos cuando estamos sobre el galeón mientras se mueve con las olas.

El PvP de Sea of Thieves tampoco está muy trabajado, solo podremos hacer un ataque normal de espada y  una carga para soltar un golpe fuerte que nos cansará un rato y también podremos protegernos. Se siente bastante pobre e impreciso, como si el equipo de Rare simplemente no hubiera querido darle más tiempo de trabajo y hace que el juego pierda valor.

Al morir llegaremos a una especie de barco fantasma, donde tendremos que esperar un rato para regresar a la vida. Si durante el viaje caemos al agua y nuestra nave se va, podremos acercarnos a unos sirenos que nos devolverán a cubierta, todo eso con unos tiempos de carga insoportablemente largos.

Lo recomendable es iniciar un par de partidas en el modo de 2 jugadores y tener suerte que tu compañero tenga la paciencia de enseñarte la forma de jugar para luego aventurarnos al modo de 4 jugadores, ya que algunos de los jugadores más experimentados pueden ser bastante quisquillosos si no juegas bien y te mandan al calabozo.

Pero como el camino de grumete a capitán no es tan largo, con el pasar de la horas el juego se hace disfrutar cada vez más, al punto que perderás la noción del tiempo por estar pasando un buen rato y con varios momentos memorables.

 

 

¿Y el sistema de progresión?

Es decepcionante saber que aunque derrotes al Kraken, no obtienes ninguna recompensa por eso.

Lo que más me preocupa es cuánto tiempo va a durar esa emoción por explorar, ya que la variedad de contenido es muy escasa, lo que hace que el juego se vuelva demasiado repetitivo y no tiene ninguna sensación de progresión real. Es decir, vas a misiones para recolectar tesoros, puedes obtener monedas de oro y lo único que puedes comprar con eso son ropa o skins de armas, de las cuales todas van a funcionar exactamente igual.

Además, cada uno de estos ítems se encuentran a precios bastante altos, lo que nos da la idea que realmente no existe algún secreto por el que valga la pena ahorrar nuestro dinero durante semanas o meses.

Al final no hay un objetivo mayor que alcanzar, una meta máxima, una verdadera motivación que te obligue a visitar cada una de las islas de Sea of Thieves. A lo máximo están las zonas de raid con calaveras o enfrentar al Kraken. Fuera de eso, todos los enemigos son exactamente las mismas calaveras con ligeras variantes u otra gente que te encuentras online que no son parte de tu tripulación y pueden decidir pelear o pasar el rato.

Esta es una de las mayores críticas que están surgiendo del juego, incluso lo comparan con un No Man’s Sky 2.0 o Destiny, pero al menos en Destiny tenía una historia como motivador y sentías un progreso en tu nivel y habilidades enfrentando a muchos tipos de enemigos. En ese aspecto se siente que Sea of Thieves desaprovecha su potencial de darnos una experiencia más variada. Es un juego donde su mayor fuerte es hacerte disfrutar la aventura de hacer cosas que al final no van a importar para nada, bueno… quizá para un sombrero y una pata de palo con mucho estilo.

 

 

Diseño de arte

El realismo del movimiento del agua es fantástico y podrás pasar horas mirándolo sin aburrirte.

No hay duda que el punto mejor trabajado de Sea of Thieves es su excelente diseño de arte y música. Gracias al motor de Unreal Engine podemos disfrutar de escenarios maravillosamente trabajados, llenos de color y efectos de luz impresionantes mientras se desarrolla en cortos ciclos de día y noche.

El diseño y la física del agua es el más increíble que he podido ver en un videojuego hasta la fecha, superando al de GTA V, especialmente cuando nos encontramos navegando durante una tormenta. El tamaño de las olas puede sacudir a todo el galeón e incluso amenazar con voltearlo. Además el agua del mar o la lluvia puede empezar a entrar a nuestra nave por lo que tendremos que tener listas las cubetas para sacarla.

El diseño de los personajes tiene un estilo caricaturesco que se mezcla muy bien con la temática de piratas. Lamentablemente el sistema de creación de personaje es muy limitado y, por algún motivo, todas las mujeres piratas se ven con caras demasiado cuadradas y masculinas, entiendo que sean piratas y todo, pero incluso hasta barba les puedes poner.

La música de Sea of Thieves es excelente ya que ayuda ambientar cada situación del juego, especialmente en los combates y momentos de mayor caos. Además, hay que resaltar que se usaron instrumentos tradicionales para recrear lo más fielmente cada sonido. Como complemento, esos mismos instrumentos son los que podremos usar con nuestros personajes para hacer más amenos los viajes largos.

Los efectos sonoros de la madera crujiendo, el agua llenando tu nave, la pala golpeando los cofres de metal escondidos bajo la arena o la explosión de los cañones es impresionante y nos genera la atmósfera perfecta para hacer que realmente nos metamos en ese mundo y disfrutemos mucho durante nuestras horas de juego.

 

Conclusiones

A pesar de sus problemas, es un juego que se deja jugar bien e incluso te puede enganchar por varias horas.

Sea of Thieves nos presenta un mundo lleno de aventuras que, bajo la excusa de realizar misiones bastante repetitivas, se enriquecerán por la interacción que tengamos con otros jugadores, creando momentos genuinamente divertidos y memorables.

Es una pena que todo eso esté condicionado a tener varios amigos para jugar simultáneamente o en que en el matchmaking te toque una tripulación competente y gente no tóxica. Además, por su falta de tutorial, la curva de aprendizaje es bastante dura en las primeras horas de juego, pudiendo ahuyentar a muchos jugadores nuevos, pero el verdadero potencial de Sea of Thieves se deja ver recién cuando tienes más de 7 u 8 horas de juego.

Visualmente Sea of Thieves es realmente impresionante y sumado a la música con los efectos de sonido, recrea muy bien el mundo pirata. Por otro lado, el juego pierde mucho por su poca variedad de enemigos. Siempre son calaveras y siempre aparecen en las islas. Incluso algo tan simple como pelear contra un barco comandado por calaveras ya sería más interesante, quizá algunos demonios marinos además del Kraken, sirenas o enemigos crustáceo (como los de Pirata del Caribe) ya hubieran generado mayor variedad pero, al menos por ahora, no tendremos nada de eso.

El sistema de edición de personajes es muy básico y que la mayor recompensa de saquear tesoros y ganar oro sea para comprar ropa o armas va a desmotivar a muchos jugadores. La falta de incentivos para seguir jugando y progresando en Sea of Thieves podría ocasionar que este gran mundo se quede casi vacío y, si no tiene jugadores, el juego no funciona.

El equipo de Rare necesita trabajar desde ahora en nuevo contenido para hacer más atractivo este mundo, porque su alta dependencia de jugadores conectados podría ocasionar que si los servidores andan vacíos, el juego sea olvidado en unos cuantos meses.

De momento solo queda seguir disfrutando las partidas colaborativas que son bastante entretenidas y que, debido al potencial que tiene, se podría expandir de muchas maneras.

 

El viaje es lo que importa

Sea of Thieves es un juego donde su mayor fuerte es hacerte disfrutar del viaje sin importar el destino.

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Impresionantes efectos y física del agua, sumado al fantástico y colorido diseño del mundo
  • Las partidas cooperativas pueden llevar a momento memorables y muy divertidos
  • La música y efectos de sonido crea la ambientación perfecta del mundo pirata
  • Mientras mas tiempo juegas, mas entretenido se vuelve

Lo negativo:

  • Poca variedad de misiones y enemigos, se puede volver muy repetitivo
  • Carece de modo historia y tutorial, haciendo que la curva de aprendizaje sea muy alta al inicio
  • El oro solo sirve para ropa y skins, no hay mayor incentivo para seguir explorando el mundo
  • Es muy dependiente del online, si no tienes amigos conectados o un buen matchmaking no se saca provecho del juego
Síguenos: