Un caso para el análisis: el espectacular ascenso de Game of Thrones y su patética caída hasta casi desaparecer culturalmente

Hace poco, se anunció un juego de Game of Thrones para celulares. ¿Alguien escuchó de él? Entre todas las series que la gente está viendo para distraerse de la cuarentena, ¿alguien ha mencionado a GoT? Cuando es la última vez que un meme de esta serie ha sido relevante. Es una situación fascinante ya que el producto cultural más grande del mundo terminó el 2019 como una cáscara. Fanáticos decepcionados, seguidores que se sintieron traicionados, y una recepción crítica catastrófica. Así que, es válido preguntarse, ¿qué pasó con esta serie?

Game of Thrones

La respuesta en sí no es difícil de entender: la última temporada fue mala y eso decepcionó a muchos. No obstante, creo que lo que sucede es un poco más complejo que eso. En cuanto al contenido en sí de la serie, las últimas cuatro temporadas no han sido nada brillantes en particular. Fuera de algunos momentos como Hardhome, han sido pocos los capítulos que mantuvieron el nivel del diálogo de las primeras tres temporadas. Así que, ¿por qué la reacción ahorita y no hace varios años? ¿Como es qué la serie siguió creciendo en sus peores años?

Si hay algo que la sexta y séptima temporada tienen en común es que tienen momentos grandes. El ataque de los Dothraki contra los Lannister o la pelea entre Jon Snow y Ramsay Bolton siendo los ejemplos más obvios. Y en estos momentos, no hay necesidad de conectar las historias o de de que las cosas tengan mucho sentido. Con que sea grande y emocionante, es suficiente. El tema es que todo esto estaba construyendo hacía un final, y las personas pudieron evadir pensar en ese final hasta que apareció en frente suyo.

Game of Thrones

Cuando los últimos minutos de la serie se revelaron al público, ya no había a donde huir.