Imagen de Romancing SaGa 3 - Nintendo Switch (Análisis)
REVIEW

Romancing SaGa 3 – Nintendo Switch (Análisis)

¡Por fin podemos jugar este clásico en el Oeste!

Comparte:

Por

Publicado: 20 de noviembre del 2019

Plataforma: Nintendo Switch Publicado por Square-Enix Desarrollado por Square-Enix Lanzamiento: 11/11/2019

No se sientan ignorantes si nunca han escuchado sobre “Romancing SaGa 3”. Es normal. Después de todo, la franquicia de “Romancing SaGa” es una de las menos reconocidas que tiene Square-Enix… al menos si se le compara a “Final Fantasy” o “Dragon Quest”. Lo cual, evidentemente, no quiere decir que no valga la pena jugar sus títulos, especialmente aquellos que están saliendo por primera vez para el Oeste. Consideren, si no, el hecho de que, por fin, podemos jugar “Romancing SaGa 3” fuera de Japón —se trata de un JRPG que salió originalmente para la Super Famicom en los 90s, y que, a pesar de ser bastante popular, nunca obtuvo una traducción o adaptación oficial. Hasta ahora.

“Romancing SaGa 3” es, pues, uno de los mejores JRPGs en 2D que haya jugado en mucho tiempo, un título que, a pesar de ser antiguo, se siente original y único, y en general, bastante alejado de los clichés que usualmente relacionamos con el género. Visualmente espectacular —para estándares del Super Nintendo, por supuesto—, inesperadamente interesante a nivel narrativo, e innegablemente entretenido, “Romancing SaGa 3” es un juego que vale la pena ser probado por todo fanático del género… especialmente aquellos que siempre hayan querido disfrutar de algunas de las entregas de esta saga, o incluso aquellos que recién hayan acabado con “Romancing SaGa 2” en la mismísima Switch. El simple hecho de que, finalmente, podamos jugar estos títulos, no es más que uno milagro, y uno que deberíamos aprovechar al máximo.

Considerando que se trata de un juego que salió en los 90s, mucho antes de la popularización de los videojuegos con gráficas en 3D, “Romancing SaGa 3” es un título sorprendentemente complejo. Consideren, si no, el hecho de que podemos elegir de entre 8 protagonistas al comenzar la historia, y que cada uno de estos 8 protagonistas tiene una historia relativamente diferente, con inicios y finales distintos. Además, una vez que nos adentramos en la aventura, podemos conocer a más de veinte personajes secundarios y agregarnos a nuestro party, y lo mejor es que cada uno de estos es suficientemente diferente el uno del otro, tanto a nivel visual —o sea, en cómo se ven con sus respectivos sprites—, como en sus presentaciones a través de diálogos en texto. Sí, sí, puede que la historia no sea del todo única —hay que derrotar a cuatro demonios, cada uno representando a un elemento distinto—, pero eso no es lo más importante en “Romancing SaGa 3”. Lo interesante es la manera en que la trama es presentada, así como la forma en la que los personajes con caracterizados.

El simple hecho de que “Romancing SaGa 3” sea, en términos formales, un JRPG no-lineal y relativamente abierto, es realmente impresionante. Podría argumentarse que esto hace que al jugador le cueste un poco más adentrarse en la historia, pero eso ya dependería de cada uno. A este gamer, la historia la pareció suficientemente fascinante, y el hecho de que tuviese tantos personajes únicos a mi disposición, me permitió disfrutar incluso más del juego. Sin embargo, sí debo admitir que, de manera similar a otros juegos de la época —o más antiguos—, “Romancing SaGa 3” puede resultar un poco muy impreciso en ciertos momentos —a veces, resulta difícil averiguar qué es lo que hay que hacer a continuación, o con quién hay que hablar para que la historia avance. Es algo que no debería esperar de un título de la época de la NES o SNES, y sin embargo, igual puede resultar algo fastidioso.

Como suele pasar en esta clase de juegos, el sistema de batalla en “Romancing SaGa 3” es muy importante. Uno puede tener hasta seis personajes en su party, y cinco a la vez en una batalla —dependiendo de lo que uno haga con ellos en los combates, puede ir obteniendo nuevas habilidades, más vida, o mejoramientos para sus respectivas barras de vida o skill points (SP). Se trata de un sistema que funciona bastante bien, pero que, al igual que otros elementos importantes del juego, puede resultar algo impreciso. Por ejemplo, el sistema de skill points no es difícil de entender, pero a la vez, resulta complicado saber exactamente cuándo y por qué un personaje va a obtener una nueva habilidad. Hubiese sido bueno el tener más detalles sobre eso, pero nuevamente, no es algo que llegue a arruinar la experiencia general de jugar este título, ni mucho menos. De hecho, podría argumentarse que es algo que ningún gamer de la época hubiese esperado, y que más bien fue introducido en juegos posteriores, o para consolas más modernas.

Adicionalmente, vale la mencionar el sistema de Life Points. Cada uno de los personajes los tienen; cada vez que muere en una batalla, pierden un LP, y si se quedan sin LPs, son expulsados del party. Felizmente, uno puede volver a encontrarlos para que regresen al party, y los hostales ayudan a recuperar los LPs, por lo que no se trata de un sistema que vaya a hacer de “Romancing SaGa 3” una experiencia imposible. De hecho, en comparación a otros JRPGs de la época, “Romancing SaGa 3” no es un título particularmente difícil —sí, puede llegar a ser bastante retador para quienes no tengan demasiada experiencia con el género, pero aquellos que se consideren como expertos, seguramente no encontrarán nada que no hayan visto antes. Y de hecho, considero que esto es algo bueno —después de todo, tomando en cuenta la gran cantidad de personajes y caminos alternativos de la historia, se trata de un juego que uno terminará jugando varias veces. Y si fuese demasiado difícil, el hacerlo no sería algo fácil de realizar.

A nivel técnico, no tengo ninguna queja. El remake de “Romancing SaGa 3” para la Nintendo Switch es realmente excelente, y el trabajo de localización es de primer nivel, por lo que no se encontrarán con errores de traducción y frases que suenen mal en ninguna de las escenas importantes para la narrativa. Los sprites son verdaderamente bellos; los enemigos lucen intimidantes, los personajes del party transmiten personalidades únicas a través de los colores que usan o las armas que llevan, y todos los niveles —tanto en lo que se refiere a los fondos, como los elementos con los que uno interactúa— lucen realmente increíbles, lo cual hace que cada uno de los diferentes escenarios que uno recorre se sienta único y diferente. Y felizmente, no me encontré con ningún problema de performance a la hora de jugar “Romancing SaGa 3” en la Switch —no es un título particularmente exigente, al menos en comparación a otros juegos más modernos, por lo que no causa problemas a la hora de jugarse en la más reciente consola de Nintendo.

“Romancing SaGa 3” es un JRPG espectacular —no hay otra manera de decirlo. De hecho, es una verdadera pena que recién lo podamos jugar en el Oeste en el año 2019 — estoy seguro que si hubiese salido, en su versión original, para la Super Nintendo, la saga hubiese obtenido incontables fans, y se hubiese convertido en una monstruosidad, quizás comparable a lo que “Dragon Quest”, por ejemplo, es hoy en día. Visualmente hermoso, interesante a nivel narrativo, y haciendo uso de mecánicas muy bien construidas, tanto a la hora de que uno explora el mundo que tiene a su disposición, como cuando se mete en batallas, “Romancing SaGa 3” es una experiencia memorable e inmensamente entretenida, la cual verdaderamente vale la pena tener en la Nintendo Switch. Si son fanáticos del género, o si disfrutaron de la entrega anterior de la franquicia, o si simplemente quieren disfrutar de un título old-school pero bien hecho… definitivamente deben descargar “Romancing SaGa 3”.

Este análisis fue realizado con un código de descarga para la eShop de Nintendo Switch brindado por Square-Enix.

9 Recomendado

Lo positivo:

  • Excelente uso de sprites y gráficas en 2D
  • Narrativamente intrigante
  • Inesperadamente complejo y abierto
  • Muy buen sistema de batallas

Lo negativo:

  • A veces un poquito previsible
Comparte: