Ya parecía un poco extraño que una empresa china le ganara a Samsung en lanzar el primer smartphone plegable comercial, quitándole ese hito en la historia; sin embargo, esto parece tener una razón. Según reporta CNN Business, dicha tecnología le habría sido robada a Samsung y luego vendida a empresas chinas, de acuerdo a los fiscales de corea del Sur.

La oficina fiscal del Distrito de Suwon acusaron a 11 personas este jueves de robar los secretos de Samsung. Los fiscales alegaron que el proveedor de Samsung fue el que filtró los planos y diseños de “la laminación 3D flexible del panel OLED” a una compañía con la que ya lo había acordado. Dicha compañía luego vendió los secretos a las firmas chinas por cerca de $14 millones. Los fiscales no dieron los nombres de las compañías y aún no han dado con los dos individuos chinos que estarían involucrados.

Samsung Display, una subsidiaria de la gigante surcoreana, dijo en un informe este viernes que estaba “sorprendida y aterrorizada por los resultados de la investigación de los fiscales”. Además, según los fiscales Samsung invirtió 6 años y $130 millones en el desarrollo de esta tecnología.

Este robo de tecnología viene en un momento en el que la competición por tener el mejor smartphone ha llegado a picos nunca antes vistos, son 4 compañías que compiten por dicho título y en el que la innovación es la clave del éxito ya que las compañías buscan así convencer a los consumidores a escoger su producto.

El smartphone plegable de Samsung promete ser el objeto que cambie el juego, aunque por su precio este aún no está dirigido al consumidor masivo, sino más a desarrolladores.

Por ahora Samsung posee un 20% del mercado global de smartphones y sigue generando mucha expectativa por su nuevo smartphone insignia, el Galaxy S10.