Imagen de One Piece: World Seeker (PS4) - Análisis
REVIEW

One Piece: World Seeker (PS4) – Análisis

Personajes memorables atrapados en un mundo vacío y poco atractivo.

Comparte:

Por

Publicado: 20 de marzo del 2019

Plataforma: PS4 Publicado por Bandai Namco Entertainment Desarrollado por Ganbarion Lanzamiento: 15/03/2019

Considerando la gran cantidad de juegos estilo open world que existen en el mercado hoy en día, cada propuesta nueva tiene que hacer algo distinto, o al menos algo medianamente original para diferenciarse de los títulos más populares. Simplemente sacar algo que desarrolle una historia en un mundo con ambientes gigantes no es suficiente —hay que poblar dicho mundo con personajes memorables, incluir todo tipo de sidequests y objetivos secundarios interesantes, y por supuesto, llenarlo de enemigos y pueblos y todo tipo de elementos como para que se sienta vivo, y no simplemente como un pedazo de realidad virtual vacía y sin nada que hacer. Los mundos simplones llenos de pueblos fantasma son cosa del pasado —hoy en día, uno espera más.

En todo caso, el sacar un juego estilo open world basado en un anime muy popular definitivamente cuenta como hacer algo distinto. Después de todo, muchos de los juegos basados en este tipo de franquicias no se animan a desarrollar mundos de tamaños muy grandes, enfocándose más en experiencias de géneros como el de peleas, o las aventuras. El caso de “One Piece: World Seeker”, no obstante, no es del todo positivo. No me animaría a decir que se trata de una propuesta terrible, pero a pesar de tener personajes tan encantadores, y de manejar un gran sentido del humor, al final del día, el juego falla en donde más cuenta: en el gameplay. Con un mundo relativamente vacío y un sistema de peleas increíblemente repetitivo, “One Piece: World Seeker” palidece en comparación a otros títulos de similar corte. Estoy seguro que los fanáticos del anime no la pasarán mal, pero el resto probablemente preferirá seguir con otros juegos.

Muy fiel al anime

La trama, aunque bastante sencilla, es muy fiel a la fuente de inspiración original. Uno controla a Monkey D. Luffy, miembro de los Straw Pirates, y criatura increíblemente… estirable. Esta vez, han llegado a la Isla Prisión para buscar —y con suerte, encontrar— tesoro, pero resulta que todo lo que creían sobre este nuevo lugar era mentira. No hay tesoro, y están atrapados en un lugar controlado por el maléfico Isaac. Metidos en medio de un complot inesperadamente complejo y bastante siniestro, nuestro protagonista y sus amigos tendrán que hacer todo lo posible por escapar… si es posible, con vida.

El concepto general de “One Piece: World Seeker” es bastante fallido. Usualmente, en un juego estilo open world todo lo que uno quiere es una innegable sensación de libertad, pero lo que obtenemos en “One Piece: World Seeker” es una trama interesante, pero lineal. Al final, todo lo que uno termina haciendo es ir de lugar en lugar, cumpliendo misiones, peleándose con enemigos, buscando tesoros, y pensando en algunas misiones secundarias, o en la siguiente fase de la misión principal. No hay mucho más —sí, el juego medio que lo incita a uno a explorar fuera de los lugares importantes para la historia, pero no incluye suficientes incentivos como para que uno se anime a hacerlo. En general, la experiencia es decepcionantemente repetitiva —hasta aburrida, como cuando uno tiene que esperar una cantidad ridícula de tiempo para que un cofre de tesoro se abra. La primera vez, no es muy grave, pero cuando uno ha abierto treinta cofres o más… pues resulta bastante irritante.

Como suele pasar en este tipo de juegos, además, hay todo un sistema de upgrades, con el que uno puede mejorar sus habilidades haciendo uso de un árbol en el que ve todo lo que se puede adquirir o mejorar. Piensen, como agarrando un ejemplo relativamente reciente, en “Spider-man” para PlayStation 4. Lamentablemente, el sistema incluido en “One Piece: World Seeker” no está particularmente bien hecho —o al menos palidece en comparación al que uno obtiene en el juego de Insomniac. Ninguna nueva habilidad se siente particularmente importante, o siquiera útil como para acabar con los enemigos. Uno comienza el juego demasiado poderoso y se mantiene así, por lo que el sistema de skills termina colapsando encima suyo —sí, es una excusa para buscar más ítems y pelear mejor, pero nada más.

Gameplay algo repetitivo

Esto se debe, entre otras cosas, a que el sistema de batalla es bastante repetitivo y carente de innovaciones. Sí, uno podía animarse a usar diferentes combos o habilidades, pero al final, uno puede derrotar a prácticamente cualquier enemigos con solo pegarle varias veces en la cara. Eso es todo. Sí, hay ciertos enemigos que requieren de estrategias relativamente diferentes, pero la mayoría pueden ser destruidos, sin mayores problemas, con el mismo botón, lo cual destruye cualquier sensación de diversión que tanto el combate con el sistema de skills podría darle al gamer. No tengo nada en contra de los button mashers, pero creo que un gameplay de este estilo no tiene lugar en un juego como “One Piece: World Seeker”. Se siente demasiado fuera de lugar, e invalida otras características importantes del título.

Curiosamente, la manera en que Luffy se mueve a través del mundo de “One Piece: World Seeker” se parece bastante al Spider-man del juego de PS4 anteriormente mencionado… el problema es que sus habilidades ni siquiera son comparables con las que tiene nuestro arácnido héroe en su más reciente aventura. El hecho de que “One Piece: World Seeker” no tenga tantas construcciones altas ciertamente no ayuda, pero a la vez, Luffy no tiene la misma cantidad de opciones de control o de movimientos, como para que uno sienta suficiente libertad al moverlo. En pocas palabras, el control se siente demasiado limitado, lo cual es un problema bastante serio en un juego estilo open world. Al menos el título viene con un sistema de fast travel; si no lo incluyese, creo que muchos jugadores terminarían desesperándose.

Solo para fanáticos

Al menos en lo que se refiere a la presentación, “One Piece: World Seeker” no decepciona. Los modelos, animaciones y voces son todos extremadamente fieles al anime, lo cual le permite al jugador meterse en esta historia, disfrutándola con sus personajes favoritos, y acompañándolos en situaciones bastante entretenidas. El frame rate es consistente, las gráficas son fluidas y coloridas, y el diseño de sonido es todo lo que esperaría uno de un título basado en “One Piece”. Sí, los personajes secundarios no tienen mucho que hacer, pero sus interacciones con Luffy son bastante entretenidas, lo cual ayuda a que la experiencia mejore un poco, especialmente cuando uno termina molestándose con los controles o las limitaciones del mundo por el que puede moverse. Se nota que los desarrolladores le pusieron mucho esfuerzo a la trama, los personajes, el guión y hasta la presentación —faltó que hicieran lo mismo con el gameplay, los controles, y la construcción de la isla.

“One Piece: World Seeker” es una decepción, un juego estilo open world que, desgraciadamente, no llega a aprovechar del todo la riqueza de su fuente de inspiración para desarrollar algo memorable, o al menos, competente. Sí, la parte técnica está muy bien, y la historia es muy fiel al anime, pero como juego estilo open world, “One Piece: World Seeker” lamentablemente palidece demasiado en comparación a otras propuestas más complejas, con más cosas que hacer, más NPCs, más ambientes, y en general, más libertad. Dudo que la vayan a pasar mal jugando “One Piece: World Seeker”, pero considerando la gran oferta de juegos de similar corte (pero con otros personajes) que hay, tanto para la PS4 como para otras consolas, no creo que valga la pena invertir 60 dólares o más en este título. “One Piece: World Seeker” es un juego exclusivamente para fanáticos; los demás, mejor no le hagan demasiado caso.

Este análisis fue realizado con un código de descarga para PlayStation 4 brindado por Bandai Namco.

5 Regular

Lo positivo:

  • Gráficas de buena calidad
  • Historia fiel al anime
  • Consistentemente gracioso

Lo negativo:

  • Mundo absurdamente vacío
  • Sistema de combate repetitivo
  • Sistema de upgrades inservible
  • El modo de transporte podría ser mejor
Comparte: