Imagen de Octopath Traveler
REVIEW

Octopath Traveler

Destinos (casi) cruzados

Comparte:

Por

Publicado: 06 de agosto del 2018

Plataforma: Nintendo Switch Publicado por Nintendo Desarrollado por Square Enix Lanzamiento: 13/07/2018


Han pasado más 80 horas, las primeras en el contador de tiempo de Octopath Traveler y aunque oficialmente ya terminé el juego, todavía no puedo sacar todo al 100%. Digo que son mis primeras 80 horas porque, de no mediar inconvenientes, seguiré viajando por Orsterra por algunas decenas de horas más (hasta donde el trabajo me lo permita); ya que aún me faltan terminar todas las misiones secundarias y sacar todos los Jobs especiales (me faltan 3).

 

Y es que el juego desarrollado por Square Enix en colaboración con Acquire, los mismos de Tenchu, Way of the Samurai y Akiba’s Trip, ofrece contenido suficiente tanto en cantidad como calidad para satisfacer a cualquier fan de los RPG.

 

Desde un principio, muchos lo han comparado con el legendario Final Fantasy VI, pero la verdad reducirlo a eso sería una actitud más que mezquina, pues no hace honor al magnífico trabajo que se ha hecho con este juego exclusivo de la Nintendo Switch.

 

Es cierto que probablemente haya demorado más de lo imaginado (disculpas por ello a quien pacientemente esperó este review); pero como amante de los RPG no pude resistir la tentación de explorar el mapa incluso más de la cuenta, interactuando con todos los NPC que podía y tratando de resolver cuantas misiones secundarias tenía al alcance. Todo esto además de acabar las historias principales de los 8 protagonistas del juego.

 

¿Ha valido la pena? Pues creo firmemente que sí y salvo que no te gusten para nada los RPG, Octopath Traveler es un título indispensable para todo aquel que tenga una Nintendo Switch. En las siguientes líneas explicaré el por qué.

 

 

Todos los caminos que cruzan Orsterra

 

Fuente: Canal de YouTube de Nintendo

 

En Octopath Traveler descubriremos las historias de Olberic, Tressa, Primrose, Cyrus, Alfyn, Therion, H’aanit y Ophilia; nuestros ocho protagonistas, cada quien con un pasado que le llevará a recorrer los caminos del continente de Orsterra, en el cual se desarrolla el juego.

 

Venganza, salvar a un ser querido, resolver un misterio o simple curiosidad por descubrir el mundo son algunos de los motivos que moverán los hilos del destino para nuestros protagonistas. El narrador omnisciente se encargará de irnos relatando cada uno de los capítulos que componen las líneas argumentales de nuestros personajes, las cuales, aunque pecan de ser algo predecibles se van haciendo algo más interesantes conforme avanza la trama.

 

La premisa del juego es tener justamente ocho caminos para escoger y que, en algún momento, éstos se empiecen a cruzar. La realidad es que, si bien técnicamente lo hacen, en la práctica los únicos momentos reales en que nuestros personajes interactúan es en algunos diálogos y en los combates. Durante el desarrollo de la trama de cada línea argumental, los otros personajes desaparecen, tal y como si nunca hubiesen estado acompañando al personaje de turno, lo cual hace que por momentos las situaciones pierdan algo de lógica.

 

Los diálogos entre los protagonistas suelen ocurrir en el transcurso de una misión principal, pero en lugar de tener impacto en la historia, no pasan de ser simples anécdotas.

 

Es cierto que manejar 8 historias a la vez es un tema algo complicado, sobre todo por el factor de no tener absoluta certeza de qué ruta elegirá el jugador para empezar y luego continuar el juego, pero creo que se pudo manejar de tal modo que se eviten las incongruencias en la medida de lo posible. Felizmente, el que cada protagonista tenga una personalidad y motivaciones tan definidas desde un principio y el hecho de no pelear contra un verdadero enemigo con nombre y apellido desde un inicio, hacen que el interés por la historia, salvo casos muy puntuales, se mantenga constante. Esto sin contar con algunos giros repentinos de la trama, en lo cuales no ahondaré para no caer en spoilers.

 

Consejo: Si bien es cierto que salirse de las rutas “obvias” puede ser peligroso por el nivel de los enemigos, a veces las recompensas pueden valer la pena. Cada vez que puedas explora un poco más el mapa y puedes encontrar ítems y armas fuertes y muy útiles.

 

Aún con ese aspecto en contra, el hecho de que Octopath Traveler te permita iniciar la historia con el personaje que prefieras, el cual tendrá estadísticas y habilidades únicas, le permite al jugador un abanico de posibilidades tanto a nivel narrativo como de juego. Ojo, es importante tomar en cuenta que si bien el orden de los personajes que nos encontremos no altera mucho el producto, el protagonista que escojamos sí lo hará, ya que a diferencia de los demás no podremos intercambiarlo por otro en nuestro equipo. Es por ello que tendremos que elegir sabiamente al principio, ya que luego el juego se podría tornar algo más complicado en algunas etapas por esta decisión.

 

Algunas de las historias secundarias, aunque cortas, resultan ser una de las cosas más destacadas de la narrativa.
En mi caso elegí a Cyrus, el erudito, un especialista en magias elementales. Al estar familiarizado con este tipo de personajes en RPG, el inicio fue bastante sencillo, además que tengo la premisa de siempre tener a un mago en el equipo. De este modo, no poder cambiarlo por otro personaje no me resultó incómodo.

Consejo: Si tienes dudas sobre qué personaje utilizar o no estás muy familiarizado con este tipo de juegos, puedes ir sobre seguro y elegir al guerrero, Olberic. Si eliges a Ophilia, pues, buena suerte al principio...

 

En etapas más avanzadas del juego, y si has armado una buena estrategia, las diferencias entre personaje inicial escogido no son muy grandes gracias al diseño del combate y al sistema de progresión del juego, apartado del que ahora toca hablar.

 

El tributo a los tiempos de la SNES

 

Tendremos que prestar especial atención a las debilidades de cada enemigo

 

En estos días en los que hay mayor preferencia hacia la acción directa, es cada vez más difícil imaginarse un juego que maneje un sistema de combate por turnos, algo bastante propio de los RPG de la era de los 16 bit. Es más, tomamos el tema con sumo cuidado ya que un intento mal implementado se vuelve un caso de crítica contra este estilo, al que muchos califican de caduco o cuando menos aburrido.

 

Pero Octopath Traveler maneja de manera brillante esto que a priori parecería un handicap. No reinventa la rueda, pero transforma la jugabilidad del sistema por turnos para hacerlo bastante más estratégico, basándose en 3 pilares fundamentales:

 

 

1. Los escudos de los enemigos y sus debilidades. En Octopath Traveler, más que cuánto daño hacen tus ataques, lo que importa es con qué atacas a tus enemigos. Cada uno de ellos tiene debilidad a uno o varios tipos de armas y elementos, los cuales están ocultos en su mayoría la primera vez que te encuentras con ellos y que tendrás que ir descubriendo en plena pelea.

 

Consejo: Si deseas descubrir más rápido las debilidades de los enemigos, Cyrus cuenta con la habilidad Analizar, la cual usando PIs te permite descubrir de golpe casi todas las debilidades de algún rival en específico.

 

Salvo que la diferencia de niveles sea abismal, atacar directamente sin una mínima estrategia se traducirá en recibir incluso daño grave por parte de tus enemigos, y si bien será difícil que te derroten (habría que ser demasiado descuidado) pueden complicarte la vida más de lo debido y hacerte gastar muchas uvas y ciruelas para recuperarte.

 

2. Sistema de Clases y Trabajos. Cada una de las 8 clases de los protagonistas del juego tiene bonus especiales que guardan algo de lógica: el guerrero tiene más vida, defensa y ataque físico; el erudito tiene más puntos de habilidad, defensa y ataque mágico; entre otros.

 

Además de la clase principal, podremos escoger alguno de los otros trabajos de nuestros otros 7 compañeros.

 

Hasta aquí no hay mucha diferencia con otros RPG, pero donde cambia el asunto es cuando ya tenemos la posibilidad de asignar trabajos secundarios, los cuales puedes cambiar constantemente y desarrollar siempre y cuando tengas los puntos de trabajo respectivos. A mayor cantidad de Puntos de Trabajo tengas (los cuales se obtienen ganando combates) mayor será el abanico de trabajos que podrás asignar a cada uno de tus personajes y así ampliar tus estrategias.

 

Consejo: Las habilidades como Escrutinio de Cyrus, Robo de Therion o Seducción de Primrose en muchas ocasiones funcionan por probabilidades con los NPC, con la consecuencia de perder reputación en la ciudad si fallas. Para no perder dicha reputación y con ello gastar mucho dinero en recuperarla, graba en un lugar cercano a ellos y, si fallas, no te desesperes y vuelve a la pantalla del título. De ese modo, no desperdiciarás intentos y con algo de paciencia podrás conseguir objetos muy valiosos.

 

Tener más trabajos te da a su vez la oportunidad de aprender más habilidades, las cuales sean pasivas o activas te darán mayores ventajas en los combates. Estas habilidades también son secundarias con capacidad de configurar hasta 4 distintas por personaje.

 

Además de las clases y trabajos, en etapas avanzadas del juego tendrás la posibilidad de conseguir las clases especiales o “legendarias” las cuales te pueden brindar habilidades realmente poderosas y útiles para el late game, y para dungeons que se activan apenas terminas la historia principal. Claro, a diferencia de los trabajos secundarios que se consiguen fácilmente, estas clases legendarias se consiguen en dungeons de alto nivel y después de una intensa batalla contra bosses, que incluso pueden ser más complicados que los de la historia principal.

 

Las batallas más desafiantes son sin duda las de las clases especiales.

 

3. Estadísticas y sus modificadores. Como ya mencioné, las clases y trabajos influyen en las estadísticas de tus personajes, pero éstos no son lo únicos que influyen en ellas. El equipamento de armas, trajes y accesorios es básico en este aspecto y pensando en que hay jugadores a los que este tema podría resultarles tedioso, existe la opción de equipar automáticamente los ítems más recomendables para cada personaje. Vale decir que el término “recomendable” es bastante relativo, ya que para algunas peleas en específico es necesario hacer una configuración personalizada.

 

 

Conforme subas niveles, las estadísticas de tus personajes irán mejorando pero esta no es la única forma para hacerlo, ya que hay ítems especiales, los frutos, que te permitirán desarrollarlos un poco más rápido.

 

Consejo: Usa los frutos para incrementar las estadísticas de tus personajes, pero úsalas sabiamente, ya que no abundan.

 

El reto es que dichos frutos no abundan. Es más, algunos son bastante difíciles de conseguir y sólo se les suele ver después de batallas contra bosses. Es por eso que es muy importante que puedas decidir en qué personaje usarás los frutos, tomando en cuenta las fortalezas y debilidades de los personajes y, sobre todo, tu propio estilo de combate.

 

 

 

Pero hay un mejor tributo aún: El arte. 

 

Toco este punto al final pese a que probablemente sea el que más salta a la vista. Y es que por ser evidente no hay mucho que explicar sino describir y sobre todo DISFRUTAR. Es un auténtico deleite el observar el trabajo de Naoki Ikushima y Mika Iizuka en la dirección de Arte, siendo el primero el mismo que participó en Bravely Default y Bravely Second (y ya conocemos la belleza de su trabajo en ambos títulos).

 

 

Han llamado a este estilo 2D HD, aunque en la práctica es un 2.5D. Debo decir que se ve bastante bien tanto en modo dock como portátil y el hecho de que no sea exigente a nivel gráfico (que no es lo mismo que plano artístico) permite que el juego se vea bastante fluido sin importar el estilo de juego que prefieras.

 

Consejo: Si bien es cierto que salirse de las rutas “obvias” puede ser peligroso por el nivel de los enemigos, a veces las recompensas pueden valer la pena. Cada vez que puedas explora un poco más el mapa y puedes encontrar ítems y armas fuertes y muy útiles.

 

Sé que puedo sonar algo quisquilloso, pero igual me hubiese gustado que incluyesen algunos sprites de animaciones adicionales para las acciones de los personajes, porque la animación de habilidad única es la misma con todos por más que la habilidad sea diferente.

 

Mención aparte merece la música compuesta por Ishiki Yasunori, quien después de algunos trabajos menores en Konami y empezar trabajos de freelance desde el 2015, asumió la dirección musical de Octopath Traveler. El trabajo es simplemente maravilloso y probablemente uno de los trabajos más destacados que se haya visto en los últimos años, junto con otra banda sonora de otro juego publicado por Square Enix: NieR:Automata.

 

 

Sobre el doblaje, destacan las interpretaciones vocales de Yoshitsugu Matsuoka (Kirito en SAO) como Therion, Ai Kayano (Menma en AnoHana) como Ophilia, Yuichiro Umehara (Goro en Darling in the Franxx) como Cyrus, Katsuyuki Konishi (Kamina en Tengen Toppa Gurren Lagan) como Olberic, Tomokazu Seki (Gilgamesh en la franquicia Fate) como Alfyn, Yuko Kaida (Sae Niijima en Persona 5) como H’aanit y Hoko Kuwashima (Tomoyo en Clannad) como Primrose, además de la novel Ruriko Aoki.

 

Y amar un JRPG no quiere decir que no se le critique…

 

Es a los fanáticos quienes nos corresponde ser mucho más críticos buscando una sincera mejora. Fuera de los ya mencionadas incoherencias en narrativa, tendría que mencionar que el sistema de seguimiento de las misiones secundarias deja mucho que desear.

 

La estructura de este sistema es la de un diario, pero a diferencia de otros juegos como Xenoblade Chronicles 2, no es posible dar un seguimiento activo a dichas misiones (mientras que esto SÍ ocurre con las principales), como por ejemplo saber qué item necesitas buscar para completarlas. A veces puedes olvidarte que la estabas siguiendo por continuar con la historia principal y cuando la quieres hacer… Ni siquiera te es posible recordar en qué lugar de la ciudad estaba el NPC de la misión. Me es difícil entender el por qué si las misiones principales tienen el seguimiento activo, las secundarias no.

 

Por otro lado (y esta es una queja que probabablemente sólo aplique en público latinoamericano) el tema de la traducción sigue siendo un issue a la fecha para los juegos de Nintendo Switch, algo de lo que probablemente sólo se libró The Legend of Zelda: Breath of the Wild. El hecho de que este trabajo lo haga Nintendo de Europa condiciona que la localización sea fiel a la jerga española, muy diferente a la que puedan tener en países como México, Argentina, Chile o Perú.

 

Sé que probablemente no signifiquemos un importante número en sus ventas del juego, pero hubiese sido un bonito detalle hacer una traducción que respete el sentido que quiere dar el idioma original (japonés). Al menos, por este tipo de situaciones del idioma podrás  llevarte momentos como el de la siguiente imagen.

 

 

 

En resumen…

 

Octopath Traveler es un juego digno de la estirpe a la cual hace tributo: obras de carácter legendario como Final Fantasy VI (personalmente mi FF favorito) o Chrono Trigger (en mi opinión el mejor RPG de todos los tiempos y top 2 en mi ranking de videojuegos) aunque sin llegar a la magnificencia de éstos. En días en los que hay gente que llega al absurdo de justificar que sólo aquellos juegos con gráficos hiper realistas merecen costar 60 dólares, Octopath Traveler nos recuerda que el verdadero valor de un videojuego va más allá del despliegue gráfico.

El juego no es perfecto, de más está decirlo, pero cuenta con valores suficientes como para destacarse y convertirse en uno de los imprescindibles de una consola que, más temprano que tarde, terminará desplazando a la menos afortunada PS Vita como la nueva reina de los JRPG. Quizá si hubiese resuelto sus incoherencias narrativas estaríamos hablando del mejor título del año hasta el momento junto a God of War, pero aún así se valora la forma en que Square Enix nos dice que los JRPG clásicos están más vivos que nunca. Ya lo había intentado con I am Setsuna y Lost Sphear pero creo que con Octopath Traveler finalmente lo puede hacer como se debe.

 

¿A quién no recomendaría este juego? Definitivamente a cualquiera que aborrezca los RPG y les parezcan anacrónicos los juegos con estilo artístico de hace más de 20 años. Para el resto, darle una oportunidad a Octopath Traveler es algo que, al menos, debería ir como un pendiente de su agenda.

 

 

 

Octopath Traveler

Un maravilloso tributo a la era de los 16 bit que no necesita colgarse de otras entregas estelares para brillar con luz propia. Aún cuando tiene algunos pequeños aspectos a pulir, es un título que por su estilo de arte, música y jugabilidad se convierte en un infaltable para cualquier fanático de los JRPG clásicos y que posea esta consola.


El presente análisis de Octopath Traveler fue realizado con una copia física del juego para Nintendo Switch adquirida por el propio redactor.

 

9 Recomendado

Lo positivo:

  • El estilo de arte es un magnífico tributo a los JRPGs clásicos.
  • Extraordinaria banda sonora.
  • Jugabilidad muy pulida gracias al sistema de trabajos y desarrollo de habilidades.

Lo negativo:

  • A nivel narrativo, las historias se perciben muy independientes entre sí y las interacciones entre los protagonistas por momentos se sienten forzadas.
  • Manejo mejorable del seguimiento de misiones secundarias.
  • La traducción al español hace que se pierda algo del verdadero sentido en japonés.
Comparte: