Que sí, que no, que sí… decídanse. Si hacemos una revisión sobre las noticias de las supuestas fechas de salida ha sido una montaña rusa de afirmaciones y negaciones. Y la última noticia y que supuestamente dio por sentado este debate fue cuando el CEO de NVIDIA le dijo a la prensa en un evento previo al Computex que “los iba a invitar al lanzamiento de las nuevas tarjetas gráficas”, pero que mejor esperen sentados.

Ahora… se ha filtrado nueva información que refutaría lo dicho por el presidente de la compañía, pues NVIDIA ya habría enviado a los ensambladores la Lista de Materiales (Bill of Materials). Esta es una lista de los materiales necesarios para fabricar y ensamblar los nuevos modelos de tarjetas gráficas de NVIDIA.

¿Qué significa esto?

Pues principalmente dos cosas. La primera que NVIDIA ya tiene el diseño final completado de su tarjeta, por lo que los ensambladores ya tienen luz verde para hacer sus prototipos de estas tarjetas, como PNY, que suele ser el ensamblador elegido para hacer los Founders Edition de NVIDIA. Y segundo, que estas tarjetas llegarían en unos tres a cuatro meses en el mejor de los casos, porque este proceso de mandar la Lista de Materiales e instruir a los ingenieros de las ensambladores lleva alrededor de unos tres meses por lo que deberían aparecer por las tiendas en septiembre u octubre.

¿De qué trata esta instrucción?

Pues NVIDIA se encarga de dar una suerte de clases de los ingenieros para que sepan que tienen en sus manos y como sacarles el máximo rendimiento, advirtiéndoles a la vez sobre los límites del diseño para que así puedan hacer sus tarjetas gráficas propias. Una vez ensambladas las tarjetas, estas vuelven a NVIDIA para pasar por el proceso de validación el cual también requiere un tiempo ya que no solo NVIDIA comprueba hasta el más mínimo detalle del producto, desde el nivel de ruido que emite hasta el diseño del empaque en que será distribuido.

Así que, ya no se sabe que esperar… solo que hay que esperar. La cuestión es que estar tarjetas ya son una realidad y que al parecer, por lo menos a fin de año ya deberíamos tenerlas en nuestras manos.