Imagen de Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered (PS4) - Análisis
REVIEW

Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered (PS4) – Análisis

Un JRPG ejemplar.

Comparte:

Por

Publicado: 18 de septiembre del 2019

Plataforma: PS4 Publicado por Namco Bandai Games Desarrollado por Level-5 Lanzamiento: 20/09/2019

Admito no haber jugado la versión original que salió para el PlayStation 3 en el 2013, pero eso no quiere decir que no pueda disfrutar de “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” para PlayStation 4. De hecho, creo que ha servido el que tenga una perspectiva fresca sobre el juego. Porque, a pesar de que, en ciertos momentos, se nota que es un producto de hace seis años, “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” termina siendo un RPG ejemplar, un título que mezcla lo mejor de Level 5, con las características que cualquier gamer esperaría de un buen RPG, y el estilo de Studio Ghibli, la casa de animación más reconocida de Japón. El resultado final es, pues, un videojuego encantador, adictivo e innegablemente entretenido. Vale la pena ser probado incluso jugaron la versión original; pero si es la primera vez que se adentrarán en el mundo de “Ni no Kuni”, creanme que les espera una aventura increíblemente memorable.

La trama en “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” es engañadoramente sencilla. Nuestro protagonista es Oliver, un chico que, luego de una tragedia personal, es transportado a un mundo de fantasía poblado por toda suerte de personajes y criaturas alucinantes. Es ahí que se une a una hada llamada Drippy, y se involucra en una aventura que lo obligará a detener a Shadar, un mago maligno. Para ello, tendrá que curar los corazones rotos de diversas personas, tanto en el mundo fantástico donde ha sido transportado, como en el mundo “real” donde antes vivía. Y aunque, sí, la historia suena un poco estereotípica, considerando que los cutscenes fueron animado por Ghibli, y que el juego fue concebido por la gente de Level 5, la experiencia en general termina siendo mucho más emotiva y encantadora de lo que uno supondría inicialmente.

Para fanáticos de los JRPGs

Si han jugador JRPGs antes, sabrán qué esperar de “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered”. A nivel narrativo, Oliver es un “elegido” —un trope algo choteado a estas alturas del partido (si no, pregúntenle a Neo, Harry Potter, Anakin Skywalker, Jet Li, y a varios protagonistas de JRPGs), pero que felizmente funciona para efectos de la trama de este juego. Y a nivel de gameplay, uno terminará pasando horas de horas conociendo a NPCs (personajes no jugables), batallando, subiendo de nivel, cumpliendo con sidequests, visitando nuevas locaciones, y por qué no, recolectando criaturas al más puro estilo de “Pokémon”. Es una mezcla de varios elementos que, en teoría, no debería funcionar, pero que en la práctica resulta en una experiencia divertidísima, y llena de color y encanto.

En todo caso, si algo sí se siente algo fuera de lugar, es la mecánica de recolección de monstruos. Y no necesariamente porque se parezca a los populares juegos de “Pokémon”. Al igual que en la franquicia creada or Satoshi Tajiri, no es el protagonista quien pelea en diferentes encuentros, si no las criaturas que uno va atrapando —uno les da diversas ordenes, y los monstruos pelean con sus contrincantes. Eso no suena del todo mal, pero el problema es que dichas peleas son bastante menos interactivas de lo que uno esperaría; al final del día, sentía que estaba viendo estos encuentros, en vez de controlarlos. Por ende, uno termina cansándose un poco de estos combates, los cuales, además, se sienten un poco alejados —tanto a nivel conceptual como a nivel de gameplay— del resto del juego. Pero justo como pasa en los juegos de “Pokémon”, desgraciadamente son necesarias para poder seguir avanzando.

Una maravilla visual

En todo caso, no se trata de un problema particularmente grave. De hecho, tanto los fanáticos de los JRPGs como aquellos que recién se estén animando a probar esta clase de juegos, la pasarán muy bien con “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered”. La dificultad no es exageradamente elevada, y aunque es necesario hacer algo de grinding, jamás llega a alcanzar niveles excesivos, como para que uno termine aburriéndose del juego. De manera similar a otros títulos de similar corte, “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” es un juego adictivo, el cual le exige muchísimas horas de juego al gamer, pero que sin embargo nunca se torna tedioso o repetitivo. Incluso considerando las batallas anteriormente mencionadas, “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” termina siendo un juego realmente entretenido, haciendo uso de las características que uno esperaría de un JRPG, pero presentándolas de manera encantadora y visualmente atractiva.

A nivel técnico, “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” es un juego muy bien pulido, el cual estoy seguro luce incluso mejor que la versión original para PlayStation 3. Las gráficas —las cuales usan un estilo cel shaded— hacen uso de colores fuertes y vibrantes, y el diseño de los personajes es absolutamente encantador, haciendo que uno recuerde alguna de las tantas películas de Studio Ghibli que ha visto en el cine. Los cutscenes, obviamente, son magistrales, y la banda sonora complementa cada secuencia a la perfección. Por otro lado, no tengo queja alguna respecto al performance del juego. De hecho, si uno cuenta con un PlayStation 4 Pro, puede elegir de entre dos opciones de performance: 1440p a 60 cuadros por segundo, o 4K a 30 cuadros por segundo. Yo me incliné por el primero; jugar “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” a 60 cuadros por segundo es particularmente satisfactorio.

Ahora bien, considerando que otros remasters vienen con material extra —la banda sonora aparte, un libro digital de arte, niveles adicionales, personajes exclusivos, y muchos más—, el hecho de que “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” no venga con… nada… es ligeramente decepcionante. No me tomen a mal; se trata de un remaster que ha hecho que uno de los juegos con mejores gráficas de la PS3 luzca incluso mejor, pero el incluir un poco de material que incite a los gamers a conseguir esta nueva versión —especialmente si ya se pasaron la original—, hubiese ayudado a diferenciarlo un poco más del título original. En todo caso, siempre está la posibilidad de que saquen algo adicional en forma de patch o con DLC. ¡Hey, la esperanza es lo último que se pierde!

¡Se volverán adictos!

“Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” es una excelente JRPG; una experiencia algo tradicional que se ve beneficiada por una estética absolutamente bella, la cual combina a la perfección los estilos de Level 5 y Studio Ghibli. Sí, la trama es algo genérica —por más que el aspecto emocional funcione realmente bien— y sí, los combates pueden llegar a ser algo sosos, pero el juego luce tan bien, incluye personaje secundarios tan memorables, y en general, resulta tan divertido —no soy de adentrarme en sidequests, pero este título logró convencerme—, que uno termine rindiéndose a sus pies, y acumulando horas y horas de juego. Agradezco la salida de “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered” para PlayStation 4; como no jugué la versión original para PlayStation 3, realmente terminé encantado por esta nueva experiencia. Estoy seguro que no seré el único al que le pase esto.

Este análisis fue realizado con un código de descarga para PlayStation 4 brindado por Namco Bandai Entertainment.

9 Recomendado

Lo positivo:

  • Encantador diseño de personajes
  • ¡Cutscenes hechos por Studio Ghibli!
  • Gráficas mejoradas y excelente performance
  • Personajes memorables

Lo negativo:

  • Combates poco interactivos
  • El remaster pudo incluir más material original
Comparte: