Imagen de My Hero One's Justice – Análisis
REVIEW

My Hero One’s Justice – Análisis

Ni Plus ni Ultra

Comparte:

Por

Publicado: 06 de noviembre del 2018

Cada cierto tiempo aparece un juego del anime de temporada. En la mayoría de los casos, estos juegos no pasan sin pena ni gloria, en otros, destacan por algo especial como los juegos de Naruto Shippuden donde estos resaltan por sus visuales y su amplio catálogo de personajes, volviéndolo un excelente juego para los fanáticos del anime.

Aquí entra, o intenta entrar, My Hero: One’s Justice, un juego basado en el popular anime My Hero Academia. Con una historia situada después de la primera temporada del anime, el juego cuenta los eventos de la segunda y mitad de la tercera temporada.

EL JUEGO CUENTA CON UNA BUENA VARIEDAD DE CONTENIDO

 

Para los que conocemos el anime, en estos episodios, aparecen muchos personajes nuevos y hay situaciones muy buenas que serían increíbles ver representadas en un videojuego, y si bien si salen en este título, la mayoría de estas se cuentan a través de paneles tipo cómic con una mínima cantidad de animación. Algunos eventos importantes si se muestran en cinemática animadas, estas quizás sean lo mejor del juego, pero no tiene comparación con otras cinemáticas de otros juegos de anime.

Para variar un poco las cosas, el juego implementa escenarios “What If…?” (¿Qué hubiera pasado si…?) dentro de los capítulos. Aquí nos plantean situaciones que no existen en el trabajo original, pero que son eventos curiosos con diálogos entretenidos. Estos momentos son interesante y hay situaciones locas que son bienvenidas al universo de My Hero Academia.

En general la narración de la campaña en el juego es lenta, larga y sin mucha emoción. Llegó un punto donde sólo apretaba X, X, X para pasar rápido la historia y ver la pequeña cinemática al final de los capítulos importantes.

Lo “bueno” es que el modo historia te permite usar la mayoría de personajes, así podrás conocerlos y aprender sus movimientos en un ambiente sin mucho reto. Incluso en la dificultad máxima, la computadora hace un mal trabajo peleando contra ti. En la mayoría de los casos, la inteligencia artificial no te ataca o se queda atrapada en una esquina corriendo.

Si bien el juego hace el trabajo de contar la historia de Midoriya y sus amigos, la representación de las historias no hacen justicia ni al manga ni al anime. Lo cuadros donde se exponen la imágenes son bien pequeños y están en 2D con pequeños efectos de animación. El espacio de exposición de las imágenes es muy reducido y con las justas se aprecian las imágenes.

LA FORMA DE CONTAR LA CAMPAÑA ES  LIMITADA

 

Al completar parte de la historia, recibiremos objetos para poder personalizar los 23 personajes. Estos objetos son guiños y cosas relacionadas a la serie. Con estas cosas podemos crear a un Midoriya con los guantes de Bakugo, una máscara de All-Mighty y una mochila en forma del director del colegio. Estas cosas son un incentivo interesante para seguir jugando el juego y le da bastante personalidad a los personajes y sirve para diferenciarte si es que quieres jugar el juego en modo en línea. Algunos de estos objetos son voluminosos y en vez de decorar al personaje, lo vuelven más feo.

CREA A TU ABERRACIÓN FAVORITA, PERO NO TANTO COMO SOUL CALIBUR VI

 

Lo principal de este juego es el sistema de combate. Como varios juegos de anime, la pelea es simple en un primer vistazo, pero una vez que conoces bien todos los movimientos, el juego esconde un interesante sistema. Lo malo es que el juego no hace nada para enseñarte los movimientos avanzados.

El juego cuenta con 2 modos de combate, normal y manual. El modo normal sirve para vincular combos y habilidades de manera automática. Básicamente apretando un solo botón verás a los personajes haciendo combos alucinantes. El modo manual, sirve para ejecutar los combos de manera manual, aquí, puedes utilizar movimientos avanzados como cancelar ataques.

En las peleas contamos con un botón para atacar, otro para hacer la habilidad 1, otro la habilidad 2 y combinando botones generamos técnicas especiales. Como base, el sistema es muy simple, básicamente es acercarte a un enemigo con dash y agarrarlo a golpes. Con esta base, el juego se profundiza para los más entusiastas con un sistema de choque y contrarresto de ataques.

Apretando el botón de ataque más una dirección en el análogo, el personaje hará un ataque brillando de color amarillo, esto indica que el otro jugador tiene el chance de hacer lo mismo. Si el jugador que está defendiendo mueve el análoga a la dirección contraria del otro jugador, este ganará, si la hace a la misma dirección, los dos jugadores entrarán en un choque de rafagas de golpes. En este modo el jugador que apriete los botones en pantalla lo más rápido posible será el victorioso.

Las peleas en general son emocionantes, pero el sistema automático de enfocarse en el jugador enemigo no es confiable y hacen de que tus ataques se vayan por donde no quieras. A parte, los efectos visuales son tan grandes y exagerados, que en muchos momentos no vas a tener idea lo que está pasando en pantalla. Después de explosiones luces y onomatopeyas voladoras, verás a tu personaje literalmente clavado en un edificio, donde la pelea continuará de manera vertical, lo cual no tiene sentido alguno ya que ni un personaje camina por paredes, salvo 1 o dos.

A esto le sumamos la mecánica de destrucción de escenarios y terminas con una explosión de información que no ayuda a la jugabilidad rápida que vende el juego.

SI ALGUIEN ME DICE QUE ESTÁ PASANDO ACÁ, LES REGALO UN CHAUFA

 

CON TANTA INFORMACIÓN, EL MODELO DE LOS PERSONAJES BAJA DE RESOLUCIÓN 

 

My Hero: One’s Justice no trata de ser balanceado, este tipo de juegos son para darle el control a los jugadores al poner sus personajes favoritos en su control, sin importar tecnicismos. En este punto, el juego hace un buen trabajo exhibiendo los poderes y habilidades de los distintos personajes. Con 20 jugadores en el juego base, al repertorio le falta bastantes personajes que hemos visto en la serie. Muchos alumnos de la clase 1-A, todos los de la 1-B, muchos profesores, los Wild, Wild Pussycats, Heroes profesionales y enemigos de la liga de villanos están no habidos en el juego y teniendo un repertorio tan grande de personajes en la serie original es una pena que no se aprovechen.

A parte del modo historia, hay misiones extras que suman a la historia de la campaña principal,  también hay un modo arcade donde tendremos que derrotar a 6 enemigos con el personaje que elijas y un modo en línea donde solo veras a 3 personajes por que son, indudablemente, lo personajes más injustos del juego.

NO SON POCOS PERSONAJES, PERO EL MATERIAL ORIGINAL TIENE BASTANTES PERSONAJE ICÓNICOS

 

Con la presión de hacer un buen producto de uno de los animes más populares del momento, My Hero: One’s Justice, es un pobre intento de crear un juego de peleas donde nada realmente resalta y no le hace nada de justicia a su contenido original.

El producto se siente como algo no pulido y más como un producto lanzado por qué si. Byking es el encargado de esta adaptación y el producto ha quedado definitivamente corto. Deberían aprender de CyberConnect 2 que lanzó los primeros juegos de Naruto como juegos de pelea 2D, enfocándose mucho en las animaciones, estilo visual y ataques cinemáticos, esto se volvió un sello para la empresa y ahora sus juegos son los mejores que adaptan el contenido original de un anime a un juego.

My Hero: One’s Justice es un juego que no impresiona y confunde, lastima que este haya sido el “gran” juego de My Hero Academia, quédense con el de Nintendo 3DS nomás.

 

5.5 Regular

Lo positivo:

  • Gran personalización de personajes
  • Primer juego AAA de My Hero Academia

Lo negativo:

  • Demasiados efectos y elementos en las batallas no permiten disfrutar la acción
  • Poca cantidad de personajes, en comparación al material original
  • Modo historia no le hace justicia ni al anime ni al manga
  • Juego muy desbalanceado
Comparte: