Imagen de Mulaka
REVIEW

Mulaka

Un indie con personalidad y atractivo histórico

Comparte:

Por

Publicado: 13 de marzo del 2018

Plataforma: Nintendo Switch, PC, PS4, XBOX ONE Publicado por Lienzo Desarrollado por Lienzo Lanzamiento: 27/02/2018

Mulaka es un juego de aventura 3D que nos presenta un viaje a través de la cultura Tarahumara, ubicada al norte de México, y nos invita a conocer su majestuosidad y misticismo.

 

Mulaka viene ganando una importante cantidad de premios desde el 2017 en la categoría de juego indie.

Mulaka se trata del más reciente videojuego de Lienzo, un pequeño estudio localizado en Chihuahua – México, con un equipo de desarrolladores que ha sabido representar muy bien las leyendas y cultura de su región.

Esto le agrega definitivamente un valor especial a Mulaka, ya que son pocas las veces en la que vemos un juego que presente culturas latinoamericanas y mucho menos que sea realizado por la misma gente que vive en la región donde se ha desarrollado.

Como interesante dato adicional, el equipo de Lienzo ha lanzado una serie de documentales cortos sobre su trabajo de investigación junto a antropólogos y expertos sobre el pueblo Tarahumara, para tratar de reflejar bien cada uno de sus aspectos culturales en el juego

El lado positivo es que Mulaka, a pesar de tener muchas limitaciones en su desarrollo, se convierte en una agradable experiencia y con mucha personalidad.

El título se ha lanzado para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC, siendo esta última versión la que vamos a analizar.

 

 

Historia

A los Tarahumara también se les conoce como Rarámuri, que significa el de los pies ligeros o corredores a pie, de ahí las habilidades de Mulaka.

El protagonista de la historia es Mulaka, un Sukurúame (chamán Tarahumara) con grandes habilidades atléticas y de combate, además tiene la capacidad de comunicarse con los dioses y pelear contra seres mágicos y poderosos.

Su misión es salvar la tierra de la amenaza de un demonio, que sume al mundo en oscuridad y corrompe a los hombres. Para lograrlo tendrá que viajar por diversas regiones en busca de los poderes sagrados de los semidioses, que están representados como animales, para tener la fuerza necesaria para lograr su cometido. Además podrá conocer una variedad de personajes que afectarán el transcurso de su aventura.

Cabe resaltar el gran trabajo de investigación y representación de la cultura Tarahumara, ya que se han tratado de mantener los más fiel posible a las historias y leyendas contadas por generaciones, lo que resulta ser una excelente manera de presentarlas al mundo entero.

 

Jugabilidad

Se siente la influencia de juegos como The Legend of Zelda, Assassin's Creed, Shadow of the Colossus y God of War.

En Mulaka hay dos factores principales que marcan el rumbo del juego: la exploración y el combate. Se nos introduce en mundos bastante grandes donde tendremos que explorar todos los rincones del mapa mientras vamos enfrentando una interesante variedad de enemigos.

La mayor parte de los niveles sigue un mismo patrón, buscar 3 orbes para abrir una zona con el jefe final, sin embargo el juego se esfuerza en incluir varias mecánicas para que no se vuelva repetitivo, algo que curiosamente logra muy bien, haciendo que sea una aventura genuinamente muy agradable y entretenida.

Mulaka tendrá como única arma una lanza, la cual podrá agitar en combate o lanzar a la distancia. Cuenta además con una visión especial, similar al modo detective de Batman Arkham o la visión de águila de Assassin’s Creed, que nos permite detectar enemigos que pueden ser invisibles y los puntos importantes del mapa, evitando que nos perdamos en el camino.

La visión especial también sirve para detectar algunos fantasmas escondidos por el escenario, que si bien encontrar todos no tiene una verdadera utilidad, ayuda para desbloquear el 100%. 

A medida que el juego avanza, podremos obtener poderes divinos, como transformarnos en águila y volar por ciertas secciones del mapa o en un oso y destruir grandes rocas. Esto crea una sensación de progresión bastante satisfactoria y nos motiva a regresar a regiones que ya habíamos visitado antes para explorar nuevas zonas que eran inaccesibles.

Cada nivel cuenta con un enemigo genérico y sus variantes, que a su vez guardan relación con el jefe final. Siguiendo el estilo de los Hack&Slash, por momentos el escenario se convierte en un ring de batalla del cual no podremos salir hasta vencer a todos los enemigos que aparecen. Sin embargo, no todo se trata de machucar botones como loco, ya que para cada tipo de enemigo habrá una estrategia especial de batalla, lo que nos obliga a pensar muy bien nuestros movimientos.

Mulaka además cuenta con la habilidad de crear pociones con diversas plantas que podemos recoger por el escenario. Estas pueden ayudarnos a recuperar vida, darnos protección temporal, crear explosiones o aumentar nuestro poder de ataque. Aunque en algunos casos, su uso interrumpe la fluidez del combate.

Por ejemplo, cuando queremos recuperar vida, tendremos que alejarnos bastante de los enemigos ya que esa animación toma demasiado tiempo y lo peor es que seguimos siendo vulnerables sin poder movernos de nuestro lugar. En algunas ocasiones, un fuerte golpe del enemigo puede interrumpir nuestra recuperación de salud y de paso perdemos esa poción que acabamos de usar.

Finalmente, los jefes finales están muy bien diseñados porque nos obliga a combinar las diversas mecánicas aprendidas hasta el momento, haciendo que los combates sean muy entretenidos.

 

Una mezcla de elementos familiares

Al vencer enemigos o romper objetos obtenemos Kórima (compartir en Tarahumara), que son puntos de experiencia para mejorar nuestras habilidades.

Es fácil darse cuenta que Mulaka no es precisamente un juego muy innovador en lo que se refiere a jugabilidad, sino que toma diversas mecánicas de otros juegos que funcionan muy bien, por ejemplo el diseño de escenarios, puzzles o jefes finales de The Legend of Zelda, algunos elementos de batalla de Bayonetta o God of War e incluso una pizca de Shadow of the Colossus. Sin embargo, han sabido integrar muy bien esos elementos de juego para crear su estilo propio y que sea divertido.

La variedad de enemigos me gustó bastante, ya que cada uno precisa de una estrategia diferente para atacar y el diseño de cada uno ayuda a identificarlos rápidamente y aunque la dificultad en lo que refiere a algunos enemigos genéricos fue un poco decepcionante, se compensa con las batallas contra jefes finales, especialmente contra los últimos.

Debo admitir que la primera hora de juego si me resultó un poco estresante, ya que toma un rato adaptarse al estilo de juego, especialmente porque al inicio no cuenta con ningún poder más que correr y golpear con la lanza y que sumado a las limitaciones técnicas, los errores de programación (algunos bugs, efectos de clipping y popping) y algunos problemas con la narración, hace una experiencia un poco difícil de digerir en primera instancia. Sin embargo, a medida que se va progresando en el juego y obtienen nuevos poderes, se ha haciendo cada vez más interesante y divertido.

Debo agregar que mis conocimientos del pueblo Tarahurama eran muy escasos antes de iniciar el juego y la narrativa no ayudó porque tiene algunos errores en la forma de escribir el libreto. Presenta muchos nombres complicados de personas, dioses y lugares demasiado rápido, por lo que se hace difícil de seguir para alguien que es nuevo con el tema. A lo largo del juego no se genera ni por la interfaz ni la historia una manera de generar recordación sobre esa cantidad de nombres que son nuevos para muchos jugadores.

 

Estilo de arte y escenarios

El uso del estilo low-poly está bien justificado, aunque en algunas secciones el mapa se puede sentir un poco vacío.

En el apartado gráfico Mulaka presenta un estilo llamado low-poly, el cual permite crear escenarios bastante grandes y que no toman mucho tiempo de carga entre cada uno. En general tiene una propuesta que por momentos se ve bastante bien y con lindos paisajes, pero en otros los escenarios se sienten un poco vacíos.

En ese aspecto falla en definir los parámetros de los escenarios, ya que en algunos casos puedes acceder a ciertas zonas remotas pero en otras te bloquea el paso a lugares que aparentemente sí se podían acceder fácilmente, por lo que no termina de quedar muy claro las limitaciones reales del mapa.

Como idea personal, me hubiese gustado que el primer nivel no sea en el desierto sino en otra zona, ya que ese primer mapa es un poco complicado de entender y puede dar una idea incorrecta de lo que se viene más adelante en el juego.

La historia se relata mediante ilustraciones en blanco y negro donde se deja ver claramente el trazo de lápiz o pinceles, creando un acabado hermoso que se integra de manera perfecta a la atmósfera de la historia que se está contando en el momento.

La música me gustó bastante porque se vuelve de vital ayuda para crear esta atmósfera mística que tiene todo el juego. Sin bien no es constante en todos sus temas, si nos deja con varias canciones hermosas y con bastante fuerza, siendo uno de los factores más importantes que hace que nos sumerjamos en el juego.

 

Ideas Finales

La música del juego fue grabada con instrumentos tradicionales indígenas y los sonidos ambientales en diferentes lugares del norte de México.

Mulaka nos trae una historia muy interesante, soportada con mecánicas de juego que independientemente no son muy innovadoras pero que se saben integrar muy bien para crear su propio estilo y personalidad.

Lamentablemente muchas de sus propuestas no se terminan de pulir por sus obvias limitaciones técnicas y de presupuesto, pero al final de cuentas se pueden perdonar porque a medida que progresas en el juego, te logra enganchar, llenándote de motivación para explorar todo el mapa y descubrir sus secretos.

La duración de Mulaka es de aproximadamente una 6 a 7 horas, en las que brinda una experiencia muy gratificante por lo mucho que logra con tan poco y sirve de inspiración a otros desarrolladores latinoamericanos a aventurarse a hacer más juegos de este estilo, que presenten sus culturas locales de una forma que sea atractiva y, hasta cierto punto, educativa, pudiendo significar en una excelente carta de presentación para el mundo.

En esta oportunidad debo decir que Mulaka me ha sorprendido bastante y si tienen la chance de probarlo, recomiendo totalmente que lo hagan. Espero que en el futuro el equipo de Lienzo pueda pulir todas las buenas ideas que tiene el juego o que nos sorprendan en sus futuras entregas.

Valor cultural

Mulaka presenta un gran trabajo en documentación histórica en un juego que, sin ser muy innovador, cumple con la tarea básica de entretener.


El presente análisis de Mulaka fue realizado con un código de descarga para Steam entregado por Lienzo.

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Estilo de arte colorido y música étnica
  • Los jefes finales
  • Integra varias mecánicas para no ser repetitivo
  • El valor cultural que representa

Lo negativo:

  • Algunos escenarios se sientes vacíos
  • Combate impreciso y problemas de cámara
  • Faltó pulir en jugabilidad y narrativa
  • Poca variedad en los rompecabezas
Comparte: