Imagen de Lollipop Chainsaw (PS3) - Análisis
REVIEW

Lollipop Chainsaw (PS3) – Análisis

Como jugar una película explotadora de serie B.

Comparte:

Por

Publicado: 02 de agosto del 2019

Plataforma: PS3 Publicado por Warner Bros. Interactive Entertainment Desarrollado por Grasshopper Manufacture Lanzamiento: 12/06/2012

Este sí que lo tenía pendiente desde hace años. Recuerdo haber comprado mi disco de “Lollipop Chainsaw” poco tiempo después de haber obtenido mi PlayStation 3; lo jugué unas horas, me divertí, pero de ahí lo abandoné… por como seis años. Lo cual es una pena, no solo porque es un juego bastante divertido, si no también porque se trata de una experiencia cortita, la cual puede ser terminada en un par de días sin necesidad de “enviciarse” mucho. Obviamente me refiero a acabar el juego de manera relativamente superficial; aquellos que se obsesionan con conseguir absolutamente todos los ítems y upgrades y finales, podrán disfrutar de “Lollipop Chainsaw” por un poco más de tiempo. ¿El resto? La pasaremos bien por unas horas, y punto.

Pero me estoy desviando del tema. “Lollipop Chainsaw” es, pues, un título de acción concebido por Suda51, de Grasshopper Manufacture, y más interesante, adaptado por James Gunn para el mercado occidental. Sí, el mismo James Gunn que, tan solo dos años después de la salida de este juego, estrenó “Guardianes de la Galaxia” para Marvel Studios. Por ende, no sorprende el que “Lollipop Chainsaw” esté lleno de su estilo del humor, lleno de referencias de cultura popular, chistes de doble sentido, y hasta momentos de humor negro. Esto, combinado con un gameplay algo repetitivo pero suficientemente entretenido, convierte a “Lollipop Chainsaw” en una experiencia bastante original, la cual se siente casi como una película estilo Grindhouse de los años 70, con toda la sangre y sensualidad que aquello implica.

La premisa del juego es sencilla, pero a la vez, algo alocada. Nuestra protagonista es Juliet, una chica de 18 años que recién esta acabando el colegio, razón por la que anda vestida como porrista todo el santo día. Luce como una súper modelo o súper atleta, tiene la inocencia (algo desesperante) de una púber, y las habilidades marciales de Rambo. Sí: Juliet, al igual que el resto de su familia —su padre, y sus dos hermanas— es una cazadora de zombies, pero se trata de un secreto que no le puede decir a nadie. Después de todo, es una de las chicas más populares de la secundaria de San Romero, California, y lo último que quiere es que todo el mundo se entere que es “rara”.

Sexualización al mango

Desgraciadamente para ella, eso es precisamente lo que pasará. En pocas palabras: un villano con aspecto de Gene Simmons desata un apocalipsis zombie en San Romero, y solo Juliet podrá detenerlo. Y curiosamente, no estará sola. Aparte de su padre y hermanas —quienes aparecen de cuando en cuando en ciertos niveles—, Juliet recibirá la ayuda de la cabeza de su novio, Nick. Sí, la cabeza. Resulta que cuando Nick es atacado y mordido por un zombie, para poder salvarlo, Juliet le corte la cabeza y, con la ayuda de un encantamiento mágico, le permite seguir viviendo, a pesar de, bueno, no tener cuerpo, y estar colgado al costado del trasero de su novia la mayor parte del tiempo. Esto es relevante no solo a nivel narrativo —especialmente debido a como termina la historia—, si no también a nivel de gameplay.

Pero comencemos con el elefante en la habitación. Si han visto la carátula del juego, ya tendrán una idea aproximada del tono de “Lollipop Chainsaw”. Sí, es un juego explotador, al más puro estilo del cine serie B de los 60s y 70s. Sí, Juliet está hipersexualizada —los cutscenes muestran ángulos de su trasero con frecuencia, y muchos personajes no jugables mencionan lo hot que está. Sí, es completamente gratuito, y por momentos, hasta un poco incómodo —especialmente cuando escuchas por enésima vez a un zombie llamándola “perra” o “ramera”, o a un estudiante comentando sobre sus senos. Conociendo a Gunn —y no tanto a Suda—, asumo que la sexualización tan exagerada del personaje es satírica —es más, podría tratarse de un comentario sobre la sexualización de las mujeres en el mundo de los videojuegos. En todo caso, por más que esto pueda ser o no cierto, creo que a la hora de jugar, es mejor tomárselo así. De lo contrario, la experiencia podría terminar siendo algo incómoda.

En todo caso, fuera de la evidente cosificación de Juliet —a quien, dicho sea de paso, uno le puede comprar trajes alternativos, muchos de los cuales son incluso más reveladores que su outfit tradicional de porrista—, disfruté mucho del diálogo, especialmente de la interacción entre nuestra protagonista y la cabeza de su novio, Nick. Ella es más inocentona, naive, y está alegre casi todo el tiempo, mientras que él es más cínico y sarcástico. Sus intercambios de diálogo son frecuentemente hilarantes, y los comentarios de Nick en particular me sacaron más de una carcajada. Hacia el final, el personaje se torna un poco más sardónico —lo cual afecta un poco la manera en que consideramos a Juliet—, pero dicho cambio en su comportamiento se justifica a sobremanera con el último stage. En general, tanto Juliet como Nick tienen personalidades suficientemente sólidas como para que uno no se aburra demasiado de ellos.

A por los zombies

Pero al ser un videojuego, me imagino que lo que más les importa en “Lollipop Chainsaw” es el gameplay, el cual mezcla lo divertido con lo redundante. El juego es, básicamente, un hack and slash. Tenemos seis niveles en total; cada uno se desarrolla en un lugar distinto del pueblo de San Romero, desde el colegio de Juliet, hasta una granja y el downtown. Cada nivel está dividido en varias zonas, las cuales, siendo honesto, consisten en su mayoría de casi lo mismo: pasajes o ambientes lineales, en los que uno tiene que acabar con toda suerte de zombies, participar en secciones con Quick Time Events (es un juego del 2012, después de todo), o utilizar alguna de las habilites tan particulares de Juliet.

Lógicamente, el foco del juego está en el combate, el cual, al menos al inicio, es frustrantemente repetitivo y limitado. Uno comienza el juego sin poder ejecutar combos, haciendo uso únicamente de algunos de los movimientos que el juego ofrece: Triángulo sirve para atacar con la motosierra, X para usar dicha arma en el piso, Círculo para saltar, y Cuadrado para usar los pom-poms para atontar a los zombies. Todo eso suena bien; el problema es que durante los dos primeros niveles, casi ni podemos usar combos, lo cual nos limita a simplemente machacar los botones y tratar de combinar dichos movimientos para acabar con los enemigos. Esto no es un problema cuando hay que pelear contra zombies normales o débiles, pero convierte a la experiencia en algo un poco más frustrante una vez que entran a tallar zombies más fuertes, como los que tiran fuego, lanzan objetos, o hasta se mueven como porristas.

Felizmente, “Lollipop Chainsaw” cuenta con un sistema de upgrades bastante completo, el cual corrige estos defectos rápidamente. Resulta que, cada vez que uno mata a dichos zombies, ellos botan medallas, las cuales pueden ser utilizadas en tiendas —cada nivel tiene unas tres o cuatro de estas— para comprar diversas mejoras. Estas consisten en aumentos de vida, fuerza o alcance para Juliet, nuevos ataques y combos —desde algunos relativamente débiles, hasta uno particularmente fuerte, pero extremadamente caro—, música para escuchar durante los niveles, piezas de arte conceptual, y los anteriormente mencionados trajes alternativos. Además, uno también puede ir consiguiendo modificaciones para la motosierra, siendo la más importante la de escopeta —sí, uno puede comenzar a dispararle a los zombies, aparte de pegarles o cortarlos en pedazos. De hecho, hay tanto contenido, que resulta prácticamente imposible comprar todo incluso habiendo acabado el juego por primera vez —creanme, me pasó a mi.

Se pasa rápido

Ahora bien, fuera de los ataques normales, “Lollipop Chainsaw” cuenta con una mecánica llamada Sparkle Hunting. Cuando uno mata a tres o más zombies de una, recibe medallas tipo platinum las normales son doradas—, las cuales sirven para comprar los trajes, la música y el arte conceptual. Las normales, felizmente (porque son las más comunes), son las que hay que utilizar para los upgrades de Juliet y sus nuevos ataques. Adicionalmente, uno también puede comprar o conseguir Nick Tickets durante los niveles —estos sirven para poder utilizar la cabeza del novio de Juliet como arma —lanzándola, azotándola—, o incluso para revivir si es que uno muere y se encuentra con la pantalla de Game Over. En pocas palabras, a pesar de ser un juego de gameplay engañadoramente sencillo, “Lollipop Chainsaw” cuenta con un sistema bastante complejo de mejoras, ítems y ayudas.

Lo cual es curioso, porque al menos en dificultad Normal, “Lollipop Chainsaw” no es un juego difícil en lo absoluto. De hecho, como mencioné líneas arriba, se trata de un título corto, el cual puede ser acabado —sin conseguir absolutamente todo, por supuesto— en seis horas o menos. Y aunque admito haber muerto un par de veces, nunca me quedé atracado en un nivel, ni llegué a frustrarme demasiado con retos particularmente complicados. Sí, hay un par de momentos que se sienten algo injustos —debido, más que nada, al posicionamiento de ciertos enemigos o de barriles explosivos—, pero fuera de eso, no tuve mayores problemas para pasar “Lollipop Chainsaw”. Además, por más que los Jefes —uno por cada nivel— son bastante divertidos y tienen personalidades muy específicas —cada uno está basado en un cantante o artista de un género musical distinto; tenemos desde zombies punk hasta zombies de reggae o rockeros—, las peleas con ellos son bien fáciles. Hasta me animaría a decir que ciertas secciones de algunos niveles resultaron ser más complicadas que cualquiera de los Jefes —ni siquiera el Jefe final es difícil de derrotar, por muy intimidante que sea.

Dos modos de juego

Ahora bien, esto puede resultar ser decepcionante o hasta molestoso para algunos gamers, pero para su servidor, no fue algo demasiado fastidioso. Después de todo, en general, me parece que la experiencia de jugar “Lollipop Chainsaw” es bastante relajada —todo lo que uno tiene que hacer es matar zombies de la manera más vistosa —o sexy— posible, participar en algunos Quick Time Events, reírse con los chistes de James Gunn, y acabar con Jefes que más parecen artistas sacados de un Lolapalooza. No me parece que esté diseñado como un juego retador, al menos cuando solo quiere jugar de manera casual y llegar hasta el final de la historia —no obstante, para los jugadores más hardcore, hay otra opción.

Pues aparte de la campaña común y corriente, “Lollipop Chainsaw” viene con un modo de Ranking, en el que uno puede repetir cualquiera de los seis niveles, divididos, a su vez, en tres opciones de juego: Score Attack (en donde el jugador tiene que obtener el mayor puntaje posible, matando zombies y haciendo uso del Sparkle Hunting); Time Attack (en donde el jugador tiene que acabar los niveles lo más rápido posible), y Medal Attack (en donde el jugador tiene que recolectar la mayor cantidad de medallas posible). Este modo de ranking no solo le otorga algo de replay value al juego —para aquellos que realmente disfrutaron del gameplay—, si no que también le permite a uno recolectar más medallas para poder comprar más trajes y ataques, Y el poder comparar su puntaje con el del resto de jugadores en un ranking mundial. Nada mal.

Sin embargo, eso que mencione un par de líneas atrás es importante: dicho modo es para quienes disfrutaron mucho del gameplay. Porque aunque “Lollipop Chainsaw” es un juego innegablemente divertido, lleno de carácter y humor y elementos claramente explotadores, puede llegar a ser un poco monótono después de un rato. Después de todo, todo lo que uno hace es presionar un par de botones para atacar y saltar, y matar zombie tras zombie tras zombie. Sí, la mayoral de niveles incluyen minijuegos, desde zombie basketball hasta juegos tipo arcade, los cuales le otorgan algo de variedad a la experiencia, pero en general, “Lollipop Chainsaw” es un juego simple, el cual, a decir verdad, puede resultar bastante catártico luego de un largo día de trabajo. Es repetitivo, pero está bien hecho; es por ello que su duración de seis horas (o menos) me parece ideal. Creo que un hubiera podido aguantar una versión más larga de “Lollipop Chainsaw”.

Lleno de estilo y personalidad

A nivel técnico, “Lollipop Chainsaw” es bastante impresionante, considerando que salió a la venta en el 2012. Los personajes están muy bien modelados —están llenos de detalles, tanto en su ropa, como en sus rostros, y la animación es de primera calidad —consideren, si no, la manera en que los ojos de los personajes se mueven cuando interactúan los unos con los otros, o los movimientos que realizan para pelear, tanto en los cutscenes, como cuando uno juega. Y aunque las locaciones no son las más variadas u originales del mundo, cumplen su cometido. Donde el juego verdaderamente resalta, sin embargo, es en su banda sonora. Al igual que en “Guardianes de la Galaxia” y su secuela, James Gunn (junto con Suda51, asumo) ha incluido una ecléctica pero divertidísima colección de canciones, desde temas de Skrillex (sip, año 2012), hasta algunos de Dragonforce, Dead or Alive (¡You Spin Me Right Round, baby, right round, like a record, babyyy!), o Joan Jett. Esto, junto con el guión y los personajes, es lo que le otorga tanta personalidad a “Lollipop Chainsaw”.

Si no tuviese un gran sentido del humor, personajes memorables, y bueno, tanto chiste de doble sentido y una hipersexualización tan exagerada de su protagonista, “Lollipop Chainsaw” no sería más que un hack and slash del montón. Sí, hay varias opciones y el sistema de upgrades es notable, pero el gameplay en general es algo repetitivo; no trae nada nuevo a la mesa, y hasta por momentos se puede sentir algo lento. Lo bueno, sin embargo, es que “Lollipop Chainsaw” termina siendo una experiencia breve pero extremadamente divertida, gracias a lo irreverente, absurda, e hilarante que puede llegar a ser. Lleno de sangre, zombies, indirectas y armas destructivas, “Lollipop Chainsaw” es un juego caótico, rápido y entretenido que vale la pena que prueben, si es que tienen algunas horas para matar. No les exigirá demasiado, pero definitivamente hará que pasen un muy buen rato.

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Excelentes gráficas para la época
  • Muy estilizado e irreverente
  • Gran sentido del humor
  • Personajes y soundtrack memorables

Lo negativo:

  • Gameplay algo repetitivo
  • La hipersexualización de Juliet incomoda un poco
  • Podría ser muy corto para algunos
Comparte: