Imagen de Kingston KC2000 SSD M.2 NVMe 500 GB - Review
REVIEW

Kingston KC2000 SSD M.2 NVMe 500 GB – Review

Alto desempeño, bajo precio

Comparte:

Por

Publicado: 06 de octubre del 2019

Existe el mantra de que, si se desea repotenciar una PC antigua, darle un segundo aire para que rinda hasta el alargue, se debe ponerle un SSD y como por arte de magia -pero bien sabemos que es ciencia- la PC ciertamente se vuelve más rápida.

Esto porque la tecnología de las unidades SSD permite una mayor velocidad de transferencia de datos comparado a los discos mecánicos tradicionales, en los cuales se está limitado por la velocidad en la que giran los discos y la aguja que se posiciona en el sector en que están los datos que requerimos.

Pero ¿Qué pasa si ya se tiene un SSD? ¿Se puede aumentar aún más la velocidad? ¿Y qué tanto lo notaremos? Estas preguntas vinieron a mi mente al tener que hacer el review de la KC2000 de 500 GB de Kingston, esta unidad SSD con una interfaz NVMe. Interfaz ciertamente más rápida que la SATA, pero el tema es que tanto lo notaría en la práctica de manera objetiva -y subjetiva- y que con este análisis ya pude despejar mis dudas y espero resolver algunas de las suyas, ya sea si desean ver si vale la pena ir por un SSD NVMe o ahorrar unos cuantos billetes e ir por un SSD SATA o por si el KC 2000 les resulta una buena opción frente a la cada vez más abundante competencia.

 

 

NVMe vs SATA

Ha pasado un buen tiempo desde que la interfaz SATA llegó a las PCs de consumo masivo y hasta ahora sigue siendo el estándar básico de interfaz para las unidades de almacenamiento, esto a pesar de que el NVMe (Non-Volatile Memory Express) fue creado desde cero para sacarle el máximo provecho a las SSDs.

Esto por un par de motivos. Primero, porque hasta no hace mucho los HDDs eran los reyes indiscutidos del almacenamiento, aún cuando las unidades de memoria flash ya se venían usando en otros dispositivos como USBs, memorias SD, etc, e incluso hoy se siguen usando ya que su relación costo capacidad sigue siendo mejor. Y segundo, porque aún no se ha hecho una transición completa hacia los SSDs debido a unas desventajas que tiene en cuanto a precio y tiempo de vida que tienen. Así que por eso aún las placas madre mantienen los puertos SATA y las unidades SSDs se han adaptado a esta interfaz.

Ahora, la interfaz NVMe, como ya se dijo saca el máximo provecho a las unidades SSD, por lo que tiene sentido usarla junto a un SSD ya que si de por sí, por la forma en que opera un SSD es más rápido que un HDD, la interfaz que usa para transmitir los datos lo hace más rápido aún. No quiero detenerme a dar una clase de ingeniería o física para explicar esto, así que les dejo este link por si tiene curiosidad, pero básicamente, el NVMe hace uso del PCIe para reducir la latencia en los SSDs.

Para esto hay que tener en cuenta que no todos los SSDs son creados iguales y no todos los SSD con interfaz NVMe son necesariamente el Usain Bolt de los SSDs, incluso hay SSDs con interfaz SATA más rápidos que con NVMe, a pesar de que ya dije que este último es más rápido. Y es que aquí entran una serie de factores como la capacidad del SSD, el controlador que usa y sobre todo el tipo de memoria NAND Flash que usa. Esto último es muy importante, así que te dejo un artículo y un video aquí.

 

Presentación y características

Ahora sí con esto, ya podemos hablar del KC2000, esta nueva unidad SSD con la que Kingston quiere llegar a un público más demandante y entusiasta tanto de la productividad como del gaming, y todo esto con un precio muy, pero muy atractivo, pero sin dejar un producto de gama alta.

A primer vistazo podemos ver la unidad que tiene un gran sticker blanco en la parte frontal que estéticamente puede resultar contrastante con el resto del SSD hecho en negro mate.

Y en la parte trasera si tenemos la unidad limpia en la que se observan los módulos.

El KC2000 es un SSD con interfaz M.2 NVMe PCIe 3.0 x4, hecho en base al formato 2280, es decir, mide 22 mm de ancho por 80mm de alto y un controlador 2262EN de Silicon Motion. Vale recalcar que previo a esto, Kingston combinaba la memoria Toshiba con un controlador Phison pero el KC2000 lo hace con el de Silicon Motion.

Este SSD a diferencia de su antecesor, el KC1000, emplea una memoria NAND del tipo TLC, es decir, celdas de triple capa o 3-bits, el del KC1000 era tipo MLC o celdas de múltiple capa. Esto hace que en el papel el KC2000 sea ligeramente menos rápido y capaz de aguantar menos ciclos de escritura, pero lo hace mucho más barato, aproximadamente la mitad de precio, ya que el KC2000 tiene un precio de $0.25 por GB de memoria, bastante asequible.

¿Qué tanto se pierde por la reducción de precio? Pues para el usuario o gamer promedio, prácticamente no será perceptible, ya que el KC2000 de 500 GB puede aguantar hasta 300 TB de escritura -eso es unos 150 GB de datos escritos por día por 5 años-, tiene una velocidad de lectura de hasta 3000 MB/s y una garantía de 5 años. Así que al menos que lo uses para un servidor -cosa para lo que no está hecho el KC2000- no tendrás problemas con esta unidad.

Hay que aclarar que para el correcto funcionamiento de un SSD es recomendable usar el programa que ofrezca la marca. En este caso, Kingston ofrece su SSD Manager Utility que, entre otras cosas, evita que el disco se llene al 100% ya que, si ocurre esto, la garantía se pierde, y esto sucede con todas las marcas, por si acaso, no solo Kingston.

Este es un cuadro con las especificaciones de toda la familia KC2000 de Kingston:

 

Desempeño

Para analizar el desempeño de este SSD se ha hecho uso de dos programas de benchmark de HDDs y SSDs. Además, se hizo pruebas de uso real como velocidad y estabilidad de transferencia de datos para lo que se hizo la transferencia de un archivo de 10 GB y una carpeta con varios archivos con un tamaño de 24 GB. Por último, no se hizo prueba de inicio de Windows 10 porque de por sí con un SSD con interfaz SATA ya es rápido, se consideró que esta prueba no es crucial para elegir un SSD NVMe sobre uno SATA. Por el contrario, se hizo pruebas de carga de nivel en videojuegos, usando a Final Fantasy XV Windows Edition, el cual por sus grandes niveles tiene un tiempo de carga considerable usando discos tradicionales.

Por otro lado, para tener una base de rendimiento, se comparó el KC2000 con un SSD Samsung Evo 850 de 500 GB con interfaz SATA, el cual vale mencionar fue considerado entre los mejores SSDs en su momento de salida. Además, para estas pruebas se desactivó el “RAPID mode”, función de Samsung que permite doblar la velocidad del SSD haciendo uso de la RAM, para así tener una comparación más exacta.

 

Metodología y configuración de testeo

Para este review usaremos la siguiente configuración de hardware

  • CPU: Intel Core i7-7700K
  • Cooling: Cooler Master Hyper 212 Evo
  • Placa: ASUS Prime Z270-A
  • Memoria: 32GB HyperX Predator RGB DDR4 2933 MHz
  • GPU: NVIDIA RTX 2060
  • Almacenamiento: Kingston KC2000 SSD NVMe 500 GB (Precio aprox. en Perú: $120); Samsung SSD Evo 850 500 GB
  • PSU: Cooler Master GX 750
  • Windows 10 64-bit 1903

 

Benchmarks y pruebas de escenario real

Nuestra primera prueba fue la de CrystalDiskMark y aquí ya podemos ver la excelente performance del KC2000, más que cuadruplicando la velocidad del Evo 850 tanto en escritura como en lectura.

La siguiente prueba es de lectura aleatoria de pequeños bloques de datos (4K), esto prueba la capacidad de la unidad de rápidamente recoger data de locaciones aleatorias. Esta forma de lectura o escritura es crucial para servidores y también para los videojuegos que utiliza estos tamaños de datos al inicio de un nivel o escenario o el cambio entre estos, tal vez debido a la creación de archivos de registro o autoguardado de partidas.

Aquí vemos que la diferencia no es tan amplia comparado al Evo 850 en la búsqueda de un solo bloque 4K, es más en lectura los separa solo 10 MB/s. Sin embargo, donde el KC2000 se recupera es la transferencia 4K en cola de 64. Aquí vemos que el nuevo controlador por el que optó Kingston prueba ser una excelente decisión ya que resuelve mejor múltiples peticiones de acceso.

Pasando por pruebas en escenarios reales, de uso diario, tenemos la velocidad de transferencia de archivos. En la transferencia de un archivo de 10 GB se pudo observar una paridad en el tiempo que demoró tanto copia y escritura.

Por el contrario, en la transferencia de una carpeta de 24 Gb que contiene varios archivos entre imágenes de alta resolución y otros archivos de programas de 3D, el KC2000 fue superior de lejos, reduciendo a la mitad el tiempo de transferencia, no solo eso, sino que en general fue muchos más estable la velocidad, salvo al final en el que tuvo un pico de velocidad de 1 GB/s.

Para la prueba de carga de videojuegos, se usó FFXV y se cargó 5 diversos niveles con más o menos elementos en cada escena y luego se hizo un promedio del tiempo de carga. Una vez más, el KC2000 logra un buen desempeño, esta vez dentro de los videojuegos seduciendo el tiempo de carga.

Conclusiones

Como mencioné, este review me sirvió para despegarme algunas dudas y ayudarme a decidir por hacerme con un SSD con interfaz NVMe. No solo los precios se han reducido considerablemente -este Evo 850 de 500 GB me costó $170 hace 3 años- sino que los SSD NVMe son cada vez más atractivos y ofrecen velocidades extraordinarias. El KC2000 representa una gran diferencia con respecto al A1000 también de Kingston, ya que es un SSD de alto desempeño, pero con un precio de uno de gama media, ya que a tan solo $0.25 por GB, es de los mejores SSDs NVMe en cuanto a relación precio-performance y hasta se codea en algunas pruebas con los SSDs de las grandes ligas, los cuales cuestan más.

Sin embargo, también es cierto, existen SSDs SATA mucho más baratos. Por lo que la pregunta es ¿Vale la pena comprar un SSD NVMe si ya tengo uno SATA? Pues la respuesta dependerá del uso que le darás. Sin duda es más rápido, pero como vimos, si solo te dedicas a un uso doméstico casual o de oficina cuyo uso común es transferencia de archivos, pues difícilmente le encontrarás diferencia de un SSD SATA. Si, por el contrario, eres un usuario entusiasta que usa programas de creación de contenido y videojuegos, un SSD NVMe es una mejora notoria, digna de pagar la diferencia de precio que hoy es más estrecha, haciendo los NVMe incluso más atractivos. Si esto último es tu caso, el KC2000 se asoma como una buena elección por el rango de precio en el que está.

Por último, con un desempeño soberbio y confiable, el KC2000 puede colocar a Kingston en ese punto medio o “sweet spot” entre alta performance y precio razonable, pero por ahora de hecho que entra a la lista de compras recomendadas.

Lo positivo:

  • Buen desempeño, veloz y estable
  • Buen precio, asequible para el usuario promedio
  • Buena durabilidad, hasta 300 TB de ciclos de escritura
  • 5 años de garantía

Lo negativo:

  • En transferencias pequeñas no supera por mucho a un SSD SATA
Elegido por el Editor
Mejor Valor
Recomendado
Comparte: