Imagen de Heavy Rain (PlayStation 4) - Análisis
REVIEW

Heavy Rain (PlayStation 4) – Análisis

La lluvia no es tan pesada.

Comparte:

Por

Publicado: 13 de agosto del 2019

Plataforma: PS3, PS4 Publicado por SCEA Desarrollado por Quantic Dream Lanzamiento: 23/02/2010

Curiosamente, la última vez que escribí sobre “Heavy Rain”, fue luego de jugar la versión original de PlayStation 3, para mi web personal (ya que, siendo una suerte de película interactiva, me parecía que tenía relación con los artículos que usualmente redactaba sobre cine). Ahora que ya han pasado varios años, sin embargo, creo que vale la pena volver a visitar el deprimente mundo desarrollado por David Cage y la gente de Quantic Dream, esta vez en la remasterización para PlayStation 4. Después de todo, luego de haber jugado y analizado sus dos juegos posteriores, “Beyond: Two Souls” y “Detroit: Become Human”, ¿cómo se sentiría volver a probar “Heavy Rain”? ¿Sería una experiencia igual de rica que en el año 2011, o se sentiría como un producto de su época, algo avejentado, e inferior a los esfuerzos posteriores de Cage y su equipo?

La buena noticia, entonces, es que “Heavy Rain” sigue siendo una experiencia bastante intensa e intrigante, una suerte de historia estilo serie-B, como las novelas de corte explotador que uno puede comprar por unos cuantos soles en cualquier librería conocida. Tiene tiene varios huecos narrativos, sí, pero como una historia de misterio, sexo y violencia, no está del todo mal. Lo cual, evidentemente, era de suma importancia, ya que se trata, primero que nada, de un juego basado en la narrativa; el gameplay es casi secundario, por lo que si la trama no funcionaba, aunque sea a un nivel básico, el título se iba a desmoronar. Algunos giros son absurdos y las actuaciones no siempre convencen (ya llegaré a eso), pero el paquete completo, aunque fallido, ha aguantado el pasar de los años.

“Heavy Rain” nos cuenta la historia de Ethan Mars, quien al principio del juego no podría ser más feliz: vive en una enorme casa con su adorada esposa, y sus dos hijos, Jason y Shaun. Sin embargo, las cosas se van al diablo rápidamente: un día deciden ir de compras al mall, y Jason (posiblemente uno de los peores hijos de la historia de los videojuegos) se pierde entre la multitud. Ethan lo busca (PRESS X TO JASON) y cuando finalmente lo encuentra, el niño es atropellado por un carro afuera del centro comercial, y muere.

Tres personajes principales

Cinco años después, vemos a un Ethan deprimido, viviendo en una casa mucho más pequeña y descuidada. Llueve constantemente en la calle (por algo el juego se llama “Heavy Rain”) y Shaun parece tener poco interés en interactuar con su padre. Pero de manera similar a lo que sucedió unos años antes, las cosas empeorarán bastante: luego de jugar con su hijo en un parque, Ethan lo pierde (esto se debe, además, a que se sufre de “apagones” ocasionales, en los que pierde la consciencia) y termina en la comisaría, en donde le explica el problema a los policías, y se enfrenta a su (entendiblemente) molesta esposa. Al parecer, Shaun podría haber sido abducido por el Origami Killer: un secuestrador y asesino de niños, quien le ha dejado varias pistas a Ethan para que trate de encontrar a Shaun. Es así que tendremos que controlar al consternado padre mientras intenta hacer todo lo posible por traer de vuelta al único hijo que le queda.

Aparte de Ethan, “Heavy Rain” también nos cuenta la historia de tres personajes más, a quienes vamos controlando de manera entrelazada a lo largo de la aventura: Scott Shelby, un detective privado que ha sido contratado para encontrar al asesino; Norman Jayden, un agente de la FBI que usa unos lentes con tecnología holográfica para tratar de resolver el mismo caso; y Madison Paige, una reportera que entabla una relación con Ethan, y trata de ayudarlo a recuperar a Shaun. Es desde las perspectivas de estos personajes que la trama de “Heavy Rain” se va desarrollando, y aunque sus respectivas subtramas no siempre encuentran lugares en común (a excepción de Ethan y Madison, quienes comparten varias escenas), hacia el final del juego, uno va entendiendo exactamente como es que cada uno se relaciona con el otro.

La trama es intrigante, pero se va haciendo cada vez más previsible, lo cual le quita el factor sorpresa a algunos de los giros que se desarrollan durante los últimos episodios. No obstante, debo admitir que funciona en términos generales; es explotadora, es absolutamente ridícula, está llena de huecos, y la atmósfera oscura y deprimente que desarrolla es, a veces, algo exagerada. Pero uno termina empatizando con los personajes, siempre pendiente de las decisiones que deben tomar, y preocupado por ellos y su bienestar. Si uno analiza la historia de “Heavy Rain” por más de tres minutos, comenzará a encontrar toda suerte de inconsistencias y caracterizaciones absurdas, pero al menos funciona en el momento. Es lo suficientemente interesante, llena de influencias del cine negro y las películas de detectives, como para enganchar al gamer y adentrarlo en un mundo lleno de gente sin escrúpulos y asesinos despiadados.

Una película interactiva

Al igual que los dos juegos anteriormente mencionados y revisados, “Heavy Rain” es una película interactiva, en donde las decisiones que uno toma son increíblemente importantes para el desarrollo de la trama. David Cage no cree en la pantalla de Game Over; si uno comente un error, el juego seguirá, e incluso es posible matar a cualquiera (o casi cualquiera) de los protagonistas en el proceso. Es por eso que uno debe tener cuidado a la hora de tomar decisiones (las cuales aparecen como prompts en la pantalla, cada uno con su respectivo botón), o cuando se involucra en peleas, las cuales son completadas gracias a Quick Time Events. Si uno quiere el mejor final (o uno bueno, en todo caso), debe tratar de no cometer muchos errores. Pero a la vez, es posible ganar trofeos por cada una de las decisiones tomadas, y por supuesto, por cada uno de los finales posibles. Ya dependerá de cada uno qué final desea obtener primero… y qué finales quiere ver luego (si es que piensa jugar “Heavy Rain” más de una vez, claro está).

Es un sistema que ha funcionado muy bien en los títulos desarrollados posteriormente por Quantic Dream, y que también le permite a “Heavy Rain” desarrollarse como un juego imprevisible e intenso. Como los personajes pueden ser asesinados sin llegar a una pantalla de Game Over, uno nunca sabe como terminará una escena, y las secuencias de Quick Time Events, aunque poco retadoras —no es necesario tener reflejos de Jedi para terminarlas—, se pueden tornar bastante tensas, especialmente cuando los prompts comienzan a temblar, como para reflejar el nerviosismo de los personajes. En esta ocasión, yo obtuve el mejor final del juego —hey, disfruto de los finales felices—, pero también resulta divertido el jugar de la peor manera posible, cometiendo errores, sin apretar nada durante los QTEs, como para ver el peor (y más deprimente) final posible.

Los controles son un poco incómodos, especialmente en comparación a los de “Beyond: Two Souls” o “Detroit: Become Human”. El tener que apretar R2 para poder caminar es un poco raro —definitivamente es innecesario—, y como la cámara va cambiando de perspectiva mientras uno va avanzando en los diferentes escenarios, me pasó varias veces que mi personaje no sabía a donde caminar, o que cambiaba de dirección porque yo seguía presionando el stick hacia el mismo lado, mientras cambiaba de tiro de cámara. La detección de colisión, además, es algo inconsistente —hay demasiados objetos (¡hasta arbustos!) que frenan completamente a los personajes, y hacen que ciertos objetivos sean innecesariamente complicados de cumplir. Felizmente, no tuve problemas ni con los prompts ni con los QTEs; responden perfectamente a los botones, por lo que nunca llegué a encontrarme con momentos que se sintiesen injustos ni nada por el estilo.

La cosificación de Madison

De los personajes, el que me gustó más fue Scott Shelby; un detective con sobrepeso, carismático y, al menos inicialmente, bastante simpático. Es el personaje más complejo del juego, además, y el que está mejor actuado. Del resto, Ethan me pareció un héroe completamente genérico (sí, es valiente y capaz de hacer de todo por salvar a su hijo… aunque eso depende de las decisiones que tome el gamer, claro está), Norman fue caracterizado como uno de los peores agentes del FBI de la historia (con una adicción y todo) y Madison Paige…. digamos que su caracterización es problemática. El juego encuentra al menos tres excusas para mostrarla desnuda (incluyendo una escena de ducha más gratuita que la de Ethan, porque sucede como parte de un SUEÑO), y nunca llega a justificar bien su relación con Ethan, ni las maneras en que decide sacrificar su vida para ayudarlo. Es una pena que el único personaje femenino importante solo esté para ayudar a un hombre, y que resulte, incluso, algo inútil hacia el final del juego.

Las actuaciones de voz, además, son claramente inferiores a las de los juegos posteriores de Quantic Dream. Después de todo, “Heavy Rain” no cuenta con actores del calibre de Ellen Page o Willem Dafoe, o incluso Valorie Curry o Jesse Williams. De hecho, muchos de los actores de “Heavy Rain” son británicos o franceses, por lo que los acentos de la mayoría de personajes terminan siendo muy poco convincentes. Esto es peor, incluso, en el caso de los niños (los hijos de Ethan, por ejemplo), que suenan como los americanos más franceses de la historia. Súmenle a esto el hecho de que nadie parece saber cómo pronunciar la palabra “Origami” (por alguna razón), y el resultado final es un juego que, a pesar de depender mucho de sus actuaciones e historia, está lleno de momentos involuntariamente hilarantes. Nada de esto llega a malograr la experiencia entera de jugar “Heavy Rain”, pero molesta bastante.

A nivel técnico, a pesar de no ser tan avanzado como cualquiera de los dos títulos mencionados anteriormente, “Heavy Rain” luce muy bien. La remasterización para PlayStation 4 ha hecho que la imagen se vea mucho más definida, y que las texturas, especialmente las de los rostros, luzcan muchísimo más realistas. Además, ahora el juego corre a 30 cuadros por segundo de manera mucho más consistente, y elementos como la lluvia (obviamente) o el fuego lucen bastante realistas. Sin embargo, el trabajo de motion capture es menos convincente; el movimiento de los cuerpos está bien, pero los rostros hacen contorsiones y expresiones muy perturbadoras —especialmente cuando los personajes gritan o demuestran emociones fuertes—, lo cual los sumerge en el Uncanny Valley. En todo caso, se nota que sentó las bases para lo que “Beyond…” y “Detroit…” hicieron mejor.

¡Le faltó el DLC!

Una decisión que, más bien, no llego a entender del todo, es la de no incluir el DLC de la edición original con esta remasterización. Cuando el juego recién salió para la PlayStation 3, se supone que iba a tener seis episodios en formato DLC, los cuales ayudarían a desarrollar mejor a algunos de los personajes secundarios de “Heavy Rain”. Sin embargo, al final solo salió uno: “The Taxidermist”. Es corto pero bastante divertido, razón por la que hubiera tenido todo el sentido del mundo que fuese incluido por default con esta nueva versión del juego. Sin embargo… ese no es el caso, y no se me ocurre ninguna razón para que lo hayan omitido. Toda una decepción.

La versión para PlayStation 4 de “Heavy Rain” es la mejor que pueden jugar (a menos, claro, que estén interesados en el DLC). Las gráficas han sido limpiadas considerablemente, y el gameplay sigue siendo sólido, por más que algunos de los controles sean algo incómodos. Puede que no se trata de un título igual de ambicioso que los que Quantic Dream desarrolló posteriormente, pero es lo suficientemente entretenido y efectivo a nivel emocional, como para enganchar hasta al jugador más cínico que uno pueda encontrar. Jugar “Heavy Rain”, pues, es como ver una película explotadora de cine negro, llena de violencia, desnudos y giros narrativos imposibles de creer. No es arte, precisamente, pero sí es entretenimiento de alto calibre, y superior, incluso, a algunos juegos más modernos y complejos. Con todo y sus fallas, debo admitir que “Heavy Rain” ha envejecido bastante bien.

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Gráficas mejoradas gracias al remaster
  • La trama todavía funciona
  • Momentos verdaderamente intensos
  • Un par de personajes memorables

Lo negativo:

  • La caracterización de Madison Paige
  • Expresiones faciales perturbadoras
  • Demasiados huecos en la trama
  • Controles algo imprecisos
Comparte: