Riot Games, la reconocida compañía encargada del famoso MOBA, League of Legends, está pasando por momentos duros. Ayer, un actual empleado y un ex-empleado presentaron una demanda legal acusando a la compañía de una constante discriminación sexista que afecta al entorno laboral, el cual se caracteriza por “primar a los hombres”. No sería la primera vez ya que kotaku, ya habría investigado esta situación de cultura sexista dentro de la empresa.

En la demanda legal se lee: “Como mucho de los muchos de empleadas de Riot Games, las demandantes han sido negadas de un pago equitativo y vieron sus carreras estancadas por el simple hecho de ser mujeres. Es más, las demandantes también han visto sus condiciones de trabajo ser impactadas de manera negativa por el continuo hostigamiento sexual, mala conducta, y el ambiente sexual hostil que predomina en Riot Games“.

Si esto fuese así, Riot habría violado el Acta de California de Pago Igualitario y las leyes contra la discriminación de género en los lugares de trabajo. Ante esto las demandantes están pidiendo compensación por el trabajo no pagado, daños, y otras penalidades. El monto exacto aún está por determinarse en los tribunales.

Como se mencionó al inicio, hace unos meses, Kotaku hizo una investigación sobre el ambiente laboral que se vive en Riot Games y como esta es detallada como una cultura de sexismo. En dicha investigación que recopiló las experiencias de 28 personas entre empleados y ex-empleados, entre ellos Jessica Negron, una de las demandantes, se describió la “bro culture”, que se puede interpretar como “la cultura de los patas”, que incita y recompensa el comportamiento que pone en desventaja a las mujeres.

De los 2500 empleados, el 80% son hombres y esto se debería a que usualmente se suele descartas las aspirantes femeninas porque no coinciden con la imagen que tiene la empresa de “core gamer”. Además, cuando estos comportamientos eran denunciados, las quejas simplemente eran hechas a un lado y descartadas.

Después de este artículo de Kotaku, Riot Games salió a pedir disculpas en un blog, prometiendo cambios sustanciales en la cultura de la compañía. sin embargo, tiempo después, Riot volvió a contratar a algunas personas acusadas de este comportamiento.

Puedes ver la demanda completa aquí:

 

Complaint by on Scribd