Imagen de Dragon Quest XI: Echoes of an Elusive Age - Análisis
REVIEW

Dragon Quest XI: Echoes of an Elusive Age – Análisis

Tradición que no muere

Comparte:

Por

Publicado: 28 de agosto del 2018

Plataforma: 3DS, Nintendo Switch, PC, PS4 Publicado por Square Enix Desarrollado por Square Enix Lanzamiento:

Los RPG por turnos han recibido cariño en los últimos años de videojuegos. Títulos destacables como Persona 5 y el reciente Octopath Traveler demuestran que un juego bien hecho puede utilizar mecánicas que podrían ser consideradas no muy divertidas en estos tiempos.

La franquicia de Dragon Quest entra en la categoría de RPG puro y tradicional. La mayoría  de sus juegos se centran en una fórmula y muy rara vez salen de su zona de confort, como el pasado Dragon Quest X.

Estamos en una época de videojuegos donde la innovación y la creatividad de mecánicas y jugabilidad son piezas claves para promocionar vender nuevos juegos. Y en estos tiempo llega un Dragon Quest XI: Echoes of a Elusive Age a decirle a esos juegos que quizás quedarse en la raíces es una mejor opción. Pero… ¿Lo es?

Ojo que este juego salió originalmente en Julio del 2017 para Nintendo 3DS y PS4, pero exclusivamente para Japón. Más de 1 año después llega a esta parte del planeta. Su lanzamiento fue muy esperado ya que Dragon Quest llegaba a consolas después de 12 años.

Como fanático de los RPG quería jugar este título, y toda la aventura ha sido un portal a los clásicos juegos RPG de Nintendo Y Super Nintendo.

La reencarnación de un héroe

El juego nos pone en los pies de un ciudadano aparentemente común que vive en un pueblo calmado sin problemas. Pronto te enteras que eres heredero al trono de un gran reino y la reencarnación de un héroe de leyenda. Luminari te llaman, pero con la llegada del héroe, llega también la resurrección de un gran mal.

La aventura principal es muy digerible, conoces a varios amigos en tu aventura que eventualmente se unen a tu equipo y te siguen por razones personales. La historia en general es simple, conseguir ciertas orbes y llegar al árbol de la vida Yggdrasil. Fuera de las extrañas coincidencias que pasan en el juego, como que llegas a un pueblo nuevo y justo estaba invadido por una maldición X, así que como buen héroe tienes que ayudar. La historia es supe directa y no pasa nada raro hasta llegar al árbol.

Esto puede ser un problema para muchos. Llegar al árbol te tomará una 25 a 30 horas, y luego de eso, considero que empieza la trama principal y el juego nos bota una 30 horas más hasta matar al jefe final. E incluso después de eso. ¡Hay una 30 horas más! Donde vemos quizás lo mejor de la historia del juego con un final sorprendente si es que conoces algo de los juegos pasados.

Esto se resume en que tienes que invertir mínimo 30 horas para disfrutar el mejor contenido de historia del juego.

El juego cuenta con unas cuantas secuencias en CGI que se ven alucinantes. Pero mejor que estas, están las escenas de pelea que hay en el juego. La animación y coreografía de las cinemáticas son alucinantes y esto le ayuda bastante. La dirección de arte y diseño de personajes de Dragon Quest son creados por Akira Toriyama, conocido por Dragon Ball.

En general el ritmo de juego es un poco tedioso, hay partes en las que tienes que pasar por bordes de montañas y el juego te obliga a bajar la velocidad considerablemente mientras que tú como jugador solo quieres llegar a tu objetivo. Un caso especifico que me pasó era que dentro de la historia llegue a un pueblo que era bien alargado, e ir de extremo a extremo me tomaba unos 5 minutos.

Como parte de la historia tuve que recorrer el pueblo de lado a lado 5 veces seguidas, lo considere totalmente innecesario y que tranquilamente se pudo haber resumido en un ida y vuelta, este es el caso más extremo de todos pero si pasa en menor escala en varios lugares.

Al inicio hay una secuencia de escape que cambia el ritmo del juego, desgraciadamente es la unica variacion de jugabilidad que hay en todo el juego.

Unidos todos por una larga causa

Todos los personajes del juego me parecieron interesantes y con buenas historias detrás. Las gemelas magas que juran la protección del personaje principal, el ladrón astuto y el cirquero afeminado que esconde un tremendo secreto son algunos de los que te acompañarán en el viaje. Incluso los enemigos tienen buena presencia y son imponentes de alguna manera. El juego destaca bastante por la animación de los personajes, especialmente por la expresión corporal de estos. El único con el que no me pude enganchar hasta el final fue el personaje principal. Este no tiene nombre y no tiene voz, entonces en todas las conversaciones se sentía excluido y como si fuera un extra dentro de las situaciones.

Jotape se llamaba mi personaje y no era mapache

Otro personaje que quiero mencionar es Jade. Este personaje es presentado como una chica ruda y experta en pelea, visualmente es voluptuosa y atractiva pero se hace la dura y no muestra muchas emociones; sin embargo, cuando se une a tu grupo sus ataques son meter potazos y coquetear con los enemigos. Me pareció bien raro todo este tema y resalta bastante dentro del desarrollo de personajes.

Jade… ¿Qué haces?

El juego cuenta con misiones secundarias que te incentivan a explorar cada rincón de los mapas, pero en general toda la aventura es bien directa sin muchos caminos alternos.

Tengo que mencionar que si estoy decepcionado por la música del juego. Si bien el legendario Koichi Sugiyama está de regreso y los temas principales son alucinantes, la cantidad de melodías es muy limitada y al haber solo 1 canción de combate, luego de 50 horas ya te hartas un poco de lo mismo.

Los escenarios se ven increíbles, con paisajes hermosos y efectos visuales que ayudan a crear atmósferas interesantes.

El poder llega tarde pero llega

Dragon Quest siempre destaca por su sistema de combate por turnos y el XI no es la excepción. Todas las peleas se sienten clásicas; 4 personajes en tu grupo, algunos especializados en combate cuerpo a cuerpo, otros en magias y soporte.

Las magias y habilidades son las que siempre encontramos en los juegos pasados. Aparte, cada personaje se especializa en tipos de armas y gracias a un sistema de progresión por puntos de habilidad, podremos desbloquear poderes únicos y muy específicos.

Clásico sistema de combate con un grupo de 4 personajes, si uno cae puedes reemplazarlo con otro de los que están de suplente.

 

Algo nuevo de este juego es que los personajes, y también enemigos, pueden entrar a estado PEP. En este estado todos tus atributos mejoran y recuperarás un poco de vida por turno. El PEP se queda prendido hasta que los personajes hagan una cierta cantidad de acciones y puede continuar activo acabando la pelea. Dependiendo de las habilidades que hayas desbloqueado, podrás ejecutar ataques especiales y hasta combinarlos con otros personajes. La mayoría son simples pero cuando juntas a 3 o a 4, estos ataques van acompañados con unas buenas cinemáticas.

En estado PEP brillas como un super sayayin azul

Hay poderes PEP muy impresionantes

 

Lo malo del sistema PEP es que este se activa de manera aleatoria y me ha pasado que he tenido que perder recursos peleando con enemigos random para que se active el PEP y así llegar con los poderes desbloqueados contra un jefe

El juego no es difícil pero sí vas a tener que hacer un poco de grind (matar enemigos una y otras vez) para subir de nivel y activar tu PEP.

Algo que quizás las personas que no juegan este tipo de juegos podrán quejarse es que el sistema de progresión es bien lento. Si bien subir de nivel no es complicado, los puntos que te dan para desbloquear son muy limitados y necesitas unos 4 o 5 niveles para tener disponible un poder que quizás nunca lo vas a usar o que no es tan efectivo como pensabas. Esto va de la mano con que no ganas mucho dinero y comprar las mejores cosas para todos los miembros de tu grupo va ser imposible.

Para contrastar esto, en los campamentos puedes utilizar una forja y crear armas, armaduras y accesorios poderosos. Con una especie de minijuego, la idea es martillar de manera precisa para hacer estas partes para tu grupo. Si te pasas a la hora de martillar romperás el equipo y este saldrá defectuoso.

Para encontrar recetas de equipamiento, busca en todas las repisas libros rojos, estos te cuentan más sobre el universo del juego y pueden contener nuevas recetas para la forja.

Algo que debería ayudar con la progresión pero creo que le pone una capa molesta son las misiones secundarias. No hay tantas como en otros juegos pero la mayoría son un poco rebuscadas y te piden hacer cosas muy puntuales. Por ejemplo, een una misión te piden eliminar a un enemigo con un poder de PEP específico, pero las condiciones para ejecutar dicho poder son aleatorias y puedes estar horas sin activar la habilidad. Y cuando por fin cumples las condiciones puede que ya hayas avanzado bastante en la historia y te hayas olvidado dónde era la misión secundaria, porque en el menú de misiones, no se puede ver dónde fue que te dieron la misión.

Al sistema de exploración por los mapas se le suma las monturas como caballos, robots y otras criaturas que te pueden ayudar a llegar a lugares que normalmente no llegarías. Esto facilita la navegación pero realmente no hay ni una área que sea ridículamente grande y sea realmente necesario moverse rápido. Lo que sí ayuda es a esquivar enemigos ya que estos son visibles en los mapas y si no quieres pelea solo tienes que no chocarte con ellos.

Recomiendo cambiar el sistema de combate para poder controlar a todos los personajes, esto afecta un poco la cámara como ven en la imagen, pero en casos muy limitados.

Para los coleccionistas hay un minijuego dentro de cada área, el cual te pide encontrar objetivos pequeños escondidos que necesitarás destruir con tu ballesta. Estos están muy escondidos y te va a tomar un buen tiempo encontrar todos. El juego también cuenta con un casino que luego de 97 horas de juegos pude ganar solo una vez…

Un sentimiento pasado en el presente

Dragon Quest XI es en general una aventura que se disfruta bastante, pero a la que se le tiene que tener mucha paciencia. Definitivamente no es para todos, pero si la recomiendo 100% a esas personas que extrañas los RPG clasicos y les encanta esa sensación de que tu personaje al final del juego va ser súper poderoso.

Si no te notan en la vida real te pueden notar en el mundo virtual 😉

Curioso como esas líneas se parecen a otras que tenemos en casa

7 Bueno

Lo positivo:

  • RPG Tradicional por turnos
  • Personajes interesantes

Lo negativo:

  • Personaje principal aburrido
  • La verdadera trama empieza muy tarde
  • Música repetitiva
  • Progresión lenta
Comparte: