Imagen de Dragon Ball Super: Broly - Review
REVIEW

Dragon Ball Super: Broly – Review

El legendario Super Saiyajin a vuelto

Comparte:

Por

Publicado: 10 de enero del 2019

¿Qué ya estoy viejo para ir al cine a ver dibujitos? ¡Deja de hablar tonterías, INSECTO! Es lo que le hubiese dicho a cualquiera si me preguntara semejante cosa pero para mal suerte no sucedió.

Difícilmente haya alguien en el Perú y varias partes del globo -salvo obviedades- que no sepa que es DRAGON BALL y no quiera ir a ver Dragon Ball Super: Broly en pantalla gigantes. Si eres de mi generación, ochentas o noventas y por ahí uno del nuevo siglo, has crecido con Dragon Ball y de hecho que más de una vez has levantado las manos para ayudar a formar la Genkidama, o cuando hayas ido a la piscina tratar de hacer un Kamehameha, o pintarte el pelo de rubio para parecer un super saiyajin… ¿No? ¿Nadie? Pfff… claro yo tampoco…

En fin, por algo Dragon Ball es de los animes más populares y exitosos de toda la historia. La obra de Akira Toriyama a roto barreras culturales y lingüísticas ayudando a la expansión del anime a occidente en cierta medida. Es que tiene varios elementos que hace que esta historia encante en una, su mundo fantástico, sus personajes, las aventuras y crecimiento de estos, la superación, la lucha por el bien, y paramos de contar.

Y es justamente todas estas cosas que hacen que me guste mucho Dragon Ball, tengan que ser suprimidas para hacer un análisis un tanto más imparcial, quitarme los lentes de la nostalgia, de cómo yo recuerdo que era la serie o las películas y hacer un rápido revisionado de estas para ver como han envejecido o el impacto que tuvieron en su contexto y ver como esta se para ante nuevos tiempos y siendo la primera película correspondiente del arco Dragon Ball Super.

 

Justicia para algunos, para otros no tanto

Hablemos del personaje principal, y no es Goku, es Broly, por algo su nombre está en el título. Broly es de un personaje que encantó mucho por su diseño y por el misterio que creaba entorno a lo que significa el legendario super saiyajin y como esta transformación y su poder se comparan frente a las otras transformaciones alcanzadas por Goku y Vegeta.

Pero el problema es que no era canon hasta esta película. Dragon Ball Super: Broly gira alrededor del concepto de introducir a este personaje oficialmente de la mano de Toriyama al universo actual de Dragon Ball y darle también por fin una merecida introducción… y lo hace muy bien… hasta cierto punto.

A ver, Broly en las películas anteriores era un bruto, una fuerza de la naturaleza que solo pensaba en pelear y destruir y disfrutaba haciéndolo sin quedar satisfecho hasta lograrlo. Solo recordemos la escena en la que su padre, Paragus, trata de detenerlo en una de sus rabietas siendo joven y le dio un golpe que le hizo perder el ojo.

En esta película, Broly sigue siendo muy poderoso, sigue siendo casi imparable cuando se deja llevar por la ira pero el tema es que no quiere ni disfruta hacerlo, por el contrario en sus gritos parece haber un poco de sufrimiento perdido entre la ira que lo embarga: lo hace más humano, más similar a Goku. Y eso es bueno, porque así permite desarrollar al personaje, darle matices que ayuden a sostener la historia a lo largo de la película y hasta en futuras referencias en la serie.

El problema aquí va por su origen, no por como es, sino por como te lo cuentan. Exacto, te lo cuentan más que mostrártelo. Para esto, aquí Broly ya no es enloquecido por la voz o llanto de Goku (que me hizo recordar a “Marta” de Batman vs. Superman) sino que es más como una bestia domada que aprendió a temerle a su padre por el aparato que usa para calmar su ira. Y como dijo el buen Yoda, el miedo lleva a la ira, la ira al odio y el odio al sufrimiento. Es una suerte de círculo vicioso que acongoja a lo que de otra situación sería un saiyajin pacífico. Hubiese sido genial ver como fue todo este proceso, o como fue su entrenamiento, o como fueron estos ataques de ira aplacados, pero salvo un recuerdo por ahí, es más narrado que visto. Muestra, no cuentes, Toriyama. Pero aparte de eso, creo yo se le ha hecho justicia a lo que es un buen personaje cuyo poder abre un nuevo techo para la fuerza que puede obtener Goku en el futuro.

Otro al que le hacen divina, o más bien dicho real justicia, es al mero príncipe de los saiyajins. ¡Por fin! Vegeta luciéndose en los primeros minutos de la pelea, demostrando su gran poder obtenido, alcanzando el nivel dios, peleando de tú a tú con el legendario saiyajin… y después Goku demuestra superarlo una vez más. Pero es algo, es un progreso. Si bien Goku es el personaje principal y mucho gira alrededor de él, es bueno ver como personajes secundarios como Vegeta ayudan a la competencia y hacen que ya no nos enfoquemos solamente en lo que Goku puede lograr.

Sin embargo, no todos los personajes fueron tratados con cariño o con el mínimo de respeto.

El gran perdedor aquí fue Freezer, el otrora considerado mejor villano de la saga y antagonista principal sirve ahora más como un nexo o facilitador del desarrollo de la trama, permitiendo que, uno, la historia se lleve a cabo pues sin él Broly ni Goku ni Vegeta se hubiesen encontrado; y dos, que se pueda desenlazar la trama. De ahí no hay más, sus motivos son casi ridículos y no tiene un objetivo trascendental para la historia. Hasta en un momento da la sensación de ser patético, algo que no esperaría de él.

Por otro lado tenemos a los personajes de Cheelai y Lemo que son dos soldados que también cumplen un par de objetivos bastantes puntuales para que la trama se desarrolle, pero que fuera de eso no se desarrollan más y terminan siendo planos, tanto así que al salir de ver la película, ninguno del grupo pudo recordar sus nombres. Si tienes personajes que hacen cosas importantes en la historia pero te cuesta recordar sus nombres, es que se pudo hacer un poco más con ellos.

Por último, de los personajes actuales de Dragon Ball Super, aparte de Goku y Vegeta, solo se vieron a Bulma, Whis y Beerus, incluso este último poco aparece, y por ahí unos segundos de otros. El resto de personajes conocidos, ni mención, salvo algunos pasados. Esto me daba a pensar tal vez con el nuevo poder alcanzado de Goku y el nuevo gran enemigo que se viene y con Broly en actividad, poca o ninguna relevancia tendrían estos personajes para esta película o el futuro de Dragon Ball Super. Solo espero que no prescindan de estos.

 

Puro espectáculo no tanta esencia

Algo que esperaba de esta película, con todo esto que se especulaba sobre el misterioso guerrero al que se enfrenta Goku en el primer trailer, de que era Yamoshi en un planeta de hielo (que luego se revelaría como Broly), era la aventura.

No era Yamoshi…

Ese viaje por paisajes y planetas fantásticos al que nos tenía acostumbrado Toriyama en los inicios de Dragon Ball, no tanto la pelea pura y dura, sino una experiencia completa, en busca de nuevos rivales o de más poder. O tal vez, también cuando se dijo que se revelaría más sobre los saiyajin, esperaba ver algo sobre su origen o sobre la leyenda del mencionado Yamoshi y el primer planeta Vegetta.

 

Ver esa pose de Goku con su báculo sagrado dio indicios erróneos de a donde iba la película… ¿O la cambiaron a última hora?

Sin embargo, obtuve algo distinto, más espectacular pero sin mucha esencia en el fondo ni ese misticismo de antaño… lo cual no es malo supongo.

Dragon Ball Super: Broly es en todo sentido un espectáculo visual. Las animaciones de las peleas son de lo mejorcito de toda la saga, son rápidas, frenéticas y emocionantes. Se siente la velocidad de los personajes, como estos van elevando su fuerza y como los golpes y técnicas van escalando conforme suben su Ki.

Pero como casi toda la película es básicamente la pelea contra Broly puede llegar a saturar un poco. NO digo que sea malo, al contrario la gran mayoría irá a ver esta película por ese motivo y es lo que hoy en día se espera de una película o capítulo de Dragon Ball.

El tema va porque, como ya dije, hice un visionado de las películas anteriores y algo que tenían en común y rescato de ellas es que se daban el tiempo de contar su historia. Tenían pausas o momentos de reflexión que te mostraban el contexto o en que parecía todo perdido solo para dar un último empujón que te lleva al clímax. Son estos momentos de pausa que te anticipan y preparan para lo intenso de la pelea, opino que un buen ejemplo de eso es la película “Los dos Guerreros del Futuro: Gohan y Trunks” que creo yo es de las mejores y te cuenta una historia muy interesante y que aporta al universo de Dragon Ball.

En Dragon Ball Super: Broly lo espectacular se lleva de encuentro a la historia. La rapidez con que suceden los hechos no dejan que se aprovechen algunos momentos geniales de la historia o que se desarrollen los personajes o la narrativa con tranquilidad ya que también tiene un manejo algo raro del tiempo que sumado a que se desarrolla en el espacio y en la tierra, se descoloca un poco. Se esperaba saber mucho más acerca de la raza Saiyajin, hay unos buenos momentos pero que terminan siendo apresurados por la trama.

La gran deuda es desarrollar más el origen de la raza Saiyajin

Además, en momentos la calidad de la animación varía un poco. Es decir, se nota que por momentos se ha usado programas de 3D para hacer animaciones a gran escala, pero en algunos momentos la animación 2D difiere de las de otras escenas. Algo que si bien se da en casos puntuales, lo podría esperar de la serie pero me sorprende verlo en una película.

Por último algo que sí me agradó ver es que le metieron momentos de ese humor japonés irreverente que para el occidental promedio puede parecer ridículo pero que para alguien que ha crecido rodeado de animes es básico, justo y necesario en productos de este tipo.

 

La mejor película de Dragon Ball…

Pero de los últimos tiempos. Ser fan de Dragon Ball ( o de cualquier cosa en sí) es un arma de doble filo, puedes acabar defendiendo a capa y espada una nueva película o serie por más fallos que tenga o por el contrario puedes decir que es mala simplemente porque es distintas a las anteriores.

En mi opinión Dragon Ball Super: Broly es una buena película, más no excelente. Cumple en entregarnos una buena pelea pero se queda corta en su historia y como nos la cuenta. Es sin duda la mejor de los últimos tiempos si contamos desde “Batalla de los Dioses” y “El regreso de Freezer” tanto por su espectacular pelea pero también por su función y servicio a la saga de Dragon Ball Super y su futuro pues la revitaliza insertándola un personaje muy interesante como es Broly y lo hace canon a él y a varios elementos como el nivel de poderes de Super Saiyajin con lo que ya se puede hacer equivalencias de poderes y ordenar un poco las transformaciones.

Como toda película tiene sus elementos de fan service, un par por ahí pero que terminan siendo resultones y hasta gratuitos para enganchar a la audiencia y hasta genera ciertas preguntas pero que se espera se resuelvan en la serie. Pero que a grandes rasgos no le suman ni le quitan mucho a esta película. Sin embargo, el mejor fan service es probable el que se le hizo a los fans latinoamericanos, ya que todas las voces originales regresan, incluyendo la de Broly, interpretada por Ricardo Brust, que salió del retiro solo para esta película.

La saga de Dragon Ball está más viva que nunca engatusando a su audiencia principal que somos los niños del ayer, pero atrayendo a nuevas generaciones con la serie y esta película. Creo yo que ahí está el valor principal de esta película ayuda a consolidar el universo de Dragon Ball y le abre techo para seguir creciendo. No será la más profunda de todas ni la más emotiva pero es más que digna de llevar el título de ser la primer película de Dragon Ball Super y que vengas más ya que han empezado con buen pie.

Sin duda el verla en un cine es otro tipo de experiencia que se da pocas veces y que de niños tuvimos pocas oportunidades. Así que ¡Vayan a verla, insectos!

 

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Broly. Un buen personaje al cual lo han tratado bien, dándole un mejor origen, trasfondo y contexto.
  • La animación de las peleas. Espectáculo visual.
  • Establece a Broly como canon y abre nuevos horizontes para expandir el mundo de Dragon Ball Super.
  • El excelente doblaje al español latino. Regresan todas las voces originales.

Lo negativo:

  • La historia en bastante simple y se da preferencia a lo bombástico de las peleas que a la trama.
  • No se termina por hablar del origen de la raza saiyajin como se planteó en un inicio y se desaprovecha como se cuenta la historia de Broly.
  • Algunos personajes son desaprovechados y el fan service es en general gratuito y hecho por cumplir.
Comparte: