Una constante a lo largo de la historia de Dota 2 ha sido la queja, por parte de un sector de la comunidad, sobre el sistema de emparejamiento del juego, el cual ocasionaba matches con bajo rendimiento, abandonos y demás males que se podían apreciar a diario en partidas de cualquier rango. Esto acarreó que se torne complicado el progreso de un jugador dentro del ecosistema del Dota 2, es decir, se hacía más difícil mejorar el posicionamiento, timing, etc. Así, se presentaron dos opciones para Valve: Dejar a la comunidad desamparada frente a esta problemática, o crear unas soluciones temporales, mientras se realice el proceso de calibración del emparejamiento, que les permita a los jugadores mejorar su skill.

De este modo, nació lo que hoy conocemos como Battle Cup, el cual no es más que un torneo amateur sabatino, bajo el modo capitán, que empieza en cuartos de final y con la modalidad BO1 en toda la etapa de este evento. A su vez, esta competición se da a lo largo de todo el globo, teniendo puntos de juego en América (sur y norte), Europa, China y el sur de Asia. Además, los equipos que logran sobrellevar este reto semanal se hacen acreedores a una insignia que expone su triunfo ante la comunidad por una semana.

En ese sentido, esta pequeña iniciativa ayuda, de cierto modo, a que los jugadores mejoren su jugabilidad, pues genera competencia y  actúa como un estímulo de popularidad, haciendo que el reto se vea mucho más interesante. Por ejemplo, para poder hacerse con la victoria, un equipo tendrá que mejorar sus técnicas de draft (para lo que tendrá que informarse sobre el metagame actual), generar estrategias para irrumpir entre los picks más comunes y, sobretodo, afianzar su trabajo en equipo y comunicación asertiva. Todo esto indica que, durante la semana previa a la realización de la Battle Cup, un jugador común deberá modular ciertos comportamientos “antideportivos” y, por el contrario, deberá estimular conductas que favorezcan el desarrollo adecuado del juego. De esta manera, la Battle Cup actúa como un reformador de jugadores con malos hábitos dentro del Dota 2, y como un alentador de buenas prácticas en la rutina del juego.

Si bien hay muchas cosas por mejorar dentro del ecosistema del Dota 2, Valve presenta opciones interesantes para que la reforma del juego provenga de los principales actores, los jugadores. Y, frente a todo esto, ¿tú cómo afrontas las Battle Cups?, ¿qué cosas le agregarías o modificarías para que el torneo mejore?, ¿crees que esta modalidad contribuye realmente a la mejora del juego?