Imagen de Detroit: Become Human - Análisis
REVIEW

Detroit: Become Human – Análisis

Este es nuestro futuro

Comparte:

Por

Publicado: 24 de mayo del 2018

Plataforma: PS4 Publicado por Sony Interactive Entertainment Desarrollado por Quantic Dream Lanzamiento: 25/05/2018

Heavy Rain marcó un hito, pues su estilo de juego rompió esquemas, e inspiró muchos juegos que actualmente son una tendencia. Sin embargo, este juego provenía de una evolución de un anterior título: Indigo Prophecy. Pero fue Heavy Rain el que puso en el mapa a Quantic Dream, todo esto bajo la gran mente de David Cage, escritor y director de los juegos de esta compañía.

En el 2012, Quantic Dream lanzó un corto de animación para mostrar cómo está avanzando el motor gráfico para el siguiente juego. Es así que dicho video no solo sorprendió a todos por sus gráficos, sino por su historia. Esta contaba cómo ensamblaban a un androide que creía sentir emociones humanas. El nombre de este corto es KARA, y como mencionamos arriba, solo era para poder presentar el siguiente juego, que no tenía nada que ver con androides: Beyond Two Souls. Lamentablemente no se puede ganar siempre, pues Beyond, no estuvo a la altura de anterior juego, a pesar de haberse vendido con bombos y platillos, siendo incierto su siguiente proyecto, pero un nuevo corto abría las puertas a un nuevo proyecto.

El siguiente juego sería ubicado en un futuro no muy lejano, y puede decirse que partirá del corto de KARA, pues ya era hora de contar su historia. Es así que Quantic Dream nos presenta Detroit Become Human. ¿Estará a la altura de Heavy Rain? Descúbrelo en este análisis.

Este análisis está libre de spoilers, así que tranquilo que no contaremos partes importantes de la historia ni revelaremos secretos de la misma.

Este es el 2038

Nos ubicamos veinte años en el futuro, en donde la humanidad ha tenido un progreso tecnológico moderado, pues no veremos autos volares o tele transportación, pero sí androides. Estos son creados por una gran compañía llamada Cyberlife, creando autómatas perfectos para diferentes trabajos, desde labores del hogar hasta para la guerra.

No todo podía ser color de rosas, pues los androides han causado un gran desempleo. Muchas de las tareas que eran encargadas a los humanos, ahora son encargadas a los androides. Son herramientas que no necesitan de un sueldo, y pueden afrontar cualquier situación de riesgo.  Esto ha causado que muchos protesten en contra de estos autómatas, y en muchos lugares no son muy bien vistos.

Con esta premisa el juego nos cuenta la historia de tres androides, cada uno con características contrastables, cuya única misión al inicio es servir a sus amos, en este caso a los humanos. Sin embargo cada uno de ellos llegará a demostrar características más emocionales que cualquier humano.

Así tenemos a Connor, un androide enviado a investigar los extraños casos de otros androides que se rebelan ante los humanos, y que son conocidos como Deviants o Divergentes, si lo jugamos en español. Su único propósito será el de cumplir su misión a toda costa, pues él es un androide prototipo de Cyberlife, que se ha hecho para ayudar a la policía a resolver crímenes. A Connor se le asigna a un compañero que ha tenido una vida dura, por lo que habrá mucha tensión con nuestro protagonista. Es así que, además de resolver los crímenes, tendrá que adaptarse a la mala actitud de su compañero, que lamentablemente detesta a los androides por razones desconocidas.

Nuestro siguiente protagonista es Marcus, un androide que cuida a un famoso pintor al que los años ya le han pasado encima.  Él ve a su amo como una figura paternal, y está plenamente a su servicio. Por su parte, Marcus es un pedido especial, quien deseaba tener un androide único. Su amo siempre hablaba de forma paternal a Marcus, por lo que más que un solo amo, lo veía como su mentor. Y muchas de sus palabras marcarán la trayectoria de Marcus con consecuencias impensadas.

Y finamente tenemos a Kara, una androide que fue creado con el propósito de trabajos domésticos, y sobre todo, el de cuidar niños. Ella vive en una humilde casa junto a su amo y a su hija, sin embargo los problemas de drogas de su humano lo han vuelto violento. Es así que una terrible noche, la niña y Kara huyen de la casa para buscar una vida mejor. Lamentablemente la vida en la calle no será fácil para una androide y una niña, sobre todo en una sociedad que está dando la espalda más y más a los seres autónomos.

Cada uno de los tres androides nos entrega historias diferentes con un género propio. Con Connor tenemos una historia policial llena de investigaciones y crímenes, todo envuelto en la relación de Connor con su compañero. Marcus nos presenta una historia de superación que poco a poco se va a transformado en algo más que no mencionaré por no hacer spoiler, pero solo diré que es uno de los ejes principales de la historia, y el que unirá a los protagonistas. Con Kara es claramente una historia dramática, un éxodo tal vez, pero es la protagonista que nos puede hacer sacar más de una lágrima, y hasta dejarnos en shock. Si bien la historia de Marcus es una de las más entretenidas, la historia de Kara es mi favorita, tal vez porque me recuerda mucho a lo que vimos en Heavy Rain. Esa tensión de cada momento, la indiferencia, y esa horrible sensación de impotencia es lo que nos ofrece este lado dramático de Detroit Become Human.

El principal eje de la historia es apreciar cómo crece la divergencia en los androides. Vemos cómo esto afecta a dos de nuestros protagonistas, mientras que uno deberá buscar la solución de ellos por el bien de la humanidad.

Un detalle en Beyond Two Souls, es que solo contábamos con un protagonista, lo cual fue decepcionante para algunos. Sin embargo en Detroit Become Human controlamos a  tres protagonistas, bastante parecido a lo que vimos en Heavy Rain.

Es así que las tres historias son narradas en paralelo, puesto que toda trama es en tiempo real y todo pasa de corrido. Esto nos da una narración que nos introduce perfectamente a la atmosfera del mismo, y muchas veces nos será difícil soltar el Dual Shock 4 para dejar el juego. Muchas veces me ha dado esa sensación de querer saber que más pasa en la historia, algo que también tenía Heavy Rain.

Nuestros tres protagonistas tendrán una conexión directa que los hace bastante humanos, pues Connor intentará ser amigo de su compañero, Markus un líder, y Kara tiene ese amor maternal hacia la niña que protege. Estos sentimientos hacen que nos olvidemos por momentos que son androides. Sin embargo, serán nuestras decisiones las que mantengan la armonía de estos sentimientos, ya que dependiendo que lo elijamos, es lo que nos hará brotar ese sentimiento de apego o desprecio, todo depende de nuestra elección.

Autonomía con sentimientos

Ni bien empezamos el juego una adorable inteligencia artificial nos dará la bienvenida, ubicándonos perfectamente al futuro que Detroit nos está contando.  Esta anfitriona nos acompañará siempre en el menú principal, nos hablará de algunas cosas, tanto subjetivas como personales, rompiendo la cuarta pared entre el juego y el usuario. Muchas veces me ha dado miedo por lo acertado en las cosas que dice. Un ejemplo de ello, es que me dijo: “Te veo algo cansado, deberías ir a descansar en vez de continuar con tu partida”. Ojo que algunas decisiones que tomemos en el juego, también afectarán a nuestra anfitriona, así como continuar la partida después de un prologando tiempo. Sinceramente puedo decir que ella es nuestro cuarto protagonista, y hasta te llega a simpatizar más que con los tres protagonistas.

Pero entrando ya en la jugabilidad, vemos que esta es una clara evolución de lo que vimos en Heavy Rain, pasando de lado a Beyond Two Souls. Estaremos en una aventura gráfica donde la toma de decisiones será vital para seguir con la historia, además de que cada elección de situaciones dará como resultado diferentes hechos a corto o largo plazo en la historia. Por ello debemos tener cuidado al momento de elegir, como ya alguna vez lo dije, no tomes la elección correcta o la mala. Ponte en los zapatos del personaje, y toma la decisión que tú si vivieras esto en la vida real. Esto es algo que David Cage quiere dar a conocer en sus juegos, contar una historia, pero de una manera muy personal.

Al decir una evolución de Heavy Rain, me refiero a que ahora el árbol de tomas de decisiones es mucho más complejo, mostrando muchas elecciones que sin bien pueden parecer relleno, afectaran notablemente a la historia, y la relación con los demás personajes. Esto último es un interesante añadido, pues ahora nos indican si de acuerdo a nuestras acciones, nuestros compañeros nos seguirán viendo bien o mal. Algo así como cuando entablábamos una amistad en The Sims, en donde podríamos tener un resultado negativo o positivo, de acuerdo a lo digamos. Esto también repercutirá con la historia, abriendo nuevas posibilidades, y hasta bloqueando o desbloqueando nuevos escenarios.

Algo que me disgustó en la demo fue la implementación de un diagrama de flujos, en donde veíamos las decisiones y acciones que hemos hecho durante un escenario, pero al jugar ya el juego completo, amé este diagrama. Y sí, se muestra al terminar cada escenario. Si al principio lo odiaba porque te quitaba el factor sorpresa como en Heavy Rain, finalmente terminé amándolo porque ahora lo veo más como un mapa, en donde podemos saber qué ruta tomamos, y solo nos dice qué fue lo hicimos, y no cómo lo hicimos. Por ello muchas veces nos romperemos la cabeza al tratar de descubrir cómo rayos ir por esa ruta, o cómo encontrar ese escenario. Solo un consejo, como dice nuestra anfitriona del juego, es preferible no retroceder en las rutas, al menos la primera vez que lo pasemos.

Los momentos de acción nuevamente estarán plagados de Quick Time Events que definirán nuestros movimientos, ya sea en una pelea o una persecución. Estos son presentados de una manera que puede desesperar a usuarios, y los movimientos bruscos de los íconos muchas veces nos hará equivocar, por más que sepas el orden de los botones del mando.

También se hizo uso del sensor de movimientos, aunque en menor escala. Esto fue algo más explotado en Beyond Two Souls, sin embargo ahora podemos interactuar con el panel táctil del mando, haciendo diferentes movimientos que simulan la acción. Esto es un buen uso para el DualShock 4, aunque hay escenas en donde pasan de largo en donde se pudo hacer buen uso de estas características.

A pesar de que David Cage, el director del juego, había dicho que no quería por lo convencional, o tradicional en cuento videojuego, me atrevo a decir que Detroit ya se ha ido por las ramas. Y aunque suene raro, este es el título que más se va por el lado de videojuego, si lo vemos como un hibrido entre película claro está. Si bien no hacemos acciones directas con los botones, los momentos de exploración han mejorado bastante, y grandes escenarios en comparación a sus anteriores títulos hacen la diferencia.Ahora se ve una gran manejo del personaje en un entorno 3D en tercera persona.

 

Seguro estarás harto de que siga comparando con Heavy Rain, pero el juego se ve como una evolución del mismo. Hasta sus personajes también, pues Connor nos presenta una clara evolución de lo que vimos en Ethan en Heavy Rain. Este androide es un investigador, y usa su software para rastrear pistas, tomar huellas, y dar una simulación de los hechos sucedidos.

Markus tienen un cierto parecido a Scott, quien denota frialdad, calculador, pero sobre todo determinado, aunque sus destinos son muy diferentes. Y Kara sí se podría considerar un personaje propio, aunque el mayor parecido que se puede encontrar es con Nathan.

El hecho de poder encontrar los diferentes caminos, le da grandes posibilidades de rejugabilidad. También encontraremos tesoros escondidos como revistas, que nos narrarán bastante de lo sucedido hasta el momento, poniéndonos al día con los hechos del 2038, y ayudan a comprender mejor la historia. Sobre todo nos permitirán tomar una mejor decisión en varias ocasiones. No es el plus perfecto para la rejugabilidad, pero si es algo para coleccionar, que nos viene perfecto para completar el 100% del juego.

A esto hay agregar varios extras desbloqueables, pero ojo, estos se compran, ya que por los puntos que nos dan al momento de terminar un escenario, estos se podrán canjear por ilustraciones, videos, música, etc. Mi favorito es el de extra de video, porque presenta algunos cortos que nos cuentan la historia de personajes que conoceremos en el juego, aunque el detalle es que solo están en inglés.

Divergencia

sAlgo que caracteriza a los juegos de Quantic Dream, aparte de su narrativa y su gameplay, es su apartado gráfico. Esta vez lo han vuelto a hacer bien, mostrando unos personajes hiperrealistas, que fácilmente se pueden confundir con una película de animación de alto presupuesto. Sin exagerar, Detroit ya está bordeando los gráficos de una animación a la altura de Pixar. Realmente es impresionante el detalle que tienen todos los personajes, desde la piel, el cabello, detalles de texturas, luces, sombras. Estos hacen que el juego tenga un gran realismo, que me atrevo a decir, es de lo mejor que hemos visto en PlayStation 4.

Además de esto, tenemos el detalle de los escenarios. Muchas veces nos quedaremos explorando los diferentes lugares, y podremos encontrar más de una sorpresa. También será posible escuchar las conversaciones de nuestro entorno, que al igual que las revistas, nos ayudarán mejor a darnos una perspectiva de este futuro incierto. Lo que me ha sorprendido es lo largo de las conversaciones, y no todas están enfocadas en los androides.

Se ve que el juego exige bastante potencia, pero eso no quiere decir que se vea mejor en la PlayStation 4 Pro, pues solo da mejoras en la estabilidad de frames, Eso sí, en los dos casos escucharemos rugir a nuestras consolas, revelando que están dando lo mejor de ellas.

La increíble banda sonora es realizada por tres compositores, y creo que está a la altura de grandes películas. Para mantener la esencia y alma de cada historia, David Cage quiso que los tres protagonistas tengan su propia banda sonora, hecha por compositores distintos. Philip Sheppard trae a la vida la música de Kara, John Paesano nos sumergirá en el drama policial de Connor, y Nima Fakhrara nos llevará a apreciar lo que pasa Marcus. Es por ello que al jugar Detroit Become Human, tenemos una increíble sensación de que por más que sea el mismo juego, sus protagonistas nos llevan a diferentes atmósferas, y representa un paso más allá de lo logrado en Heavy Rain.

Cada protagonista tendrá su propio estilo de música que va acorde con la situación. Además, la música es muy intuitiva, y cambiará conforme elijamos una decisión. Esto puede ser inconveniente en ciertos casos pues sin querer nos están diciendo si nuestra elección es la correcta. En fin, son detalles que se pueden pasar por alto, pero recuerden que esto añade un estilo cinematográfico sin perder fuerza en la narración.

Algo que no está muy bien implementado es el uso del sonido para un cine en casa, pues a diferencia del reciente God of War, en Detroit Become Human no se logra apreciar un buen sonido envolvente. Tal vez esto se pueda arreglar con un futuro parche, pero es un desperdicio para los que contamos con un Home Theater.

No es tan solo una historia, es nuestro futuro

Detroit Become Human nuevamente nos presenta un juego que es un hibrido entre película y videojuego, en una aventura gráfica característica de Quantic Dream. Sin embargo, en esta ocasión, la narrativa se siente más como videojuego, ya que el diagrama de acciones nos obliga muchas veces a volver a jugar un escenario, aunque esté “mal” si no lo hemos pasado por lo menos una vez.

Si bien Heavy Rain marcó un hito en su época, y dejo una valla demasiado alta de superar, pues no hay videojuego que se le compare, Detroit Become Human logra tocar este límite, y por momentos superarlo. Esto, a pesar que es un título más de refinamiento que innovación, puesto que al menos en Beyond Two Souls intentaron hacer algo nuevo con el gameplay de Aiden. Detroit se siente como un Heavy Rain 2. Lo cual no digo que sea malo, ojo, pero estamos en un mundo donde ya hemos visto juegos como l The Walking Dead de Telltale Games, Life is Strange, o A Way Out. En estos títulos vemos una aventura gráfica con un increíble plus que le hace diferente, solo las tomas de decisiones, por lo que se espera ver algo novedoso que nuevamente deja la valla alta.

Beyond Two Souls me tomó entre 17 a 19 horas, lo cual no está nada mal si lo comparamos con sus anteriores títulos, en los que la duración no era su gran fuerte. Sin embargo, para poder sacar todas las rutas y conseguir todos los extras, asumo que podrían ser unas 40 a 50 horas, lo cual no está nada mal para un juego de aventura gráfica, y sabemos bien lo cortos que pueden ser estos juegos.

Detroit Become Human es un juego diferente, como muchos de este género, puede que sea incomprendido, pero solo basta con darle una oportunidad para darnos cuentas que estamos ante una gran obra, película interactiva o videojuego, solo tú te darán cuenta de que se trata, es un título que no puedes dejar pasar si tienes un Playstation 4.

8.5 Recomendado

Lo positivo:

  • Tres protagonistas con historia propia.
  • Gran historia con importantes giros dependiendo de nuestras decisiones.
  • Momentos desesperantes.

Lo negativo:

  • No presenta reto alguno.
Comparte: