Imagen de ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC - Review
REVIEW

ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC – Review

Enfocada al sector profesional

Comparte:

Por

Publicado: 09 de enero del 2019

AMD es una empresa que compite por dos frentes. Por un lado están sus procesadores que con la familia Ryzen ha dado una muy buena impresión, desestabilizando al otrora rey absoluto Intel. Y por otro lado pelea en la línea de las tarjetas de video con su línea Radeon contra las GeForce de NVIDIA. Sobre las tarjetas gráficas Radeon no se puede decir que han tenido el mismo impacto que Ryzen.

Los últimos miembros de la gama alta de Radeon RX es la serie Vega que salieron a mediados de 2017 y estaban llamados a competir contra la gama media alta de NVIDIA, con una GTX 1070 en resoluciones de 2K con todo en alta y, siendo un tanto osados, contra la GTX 1080 en resoluciones 4K.

Pero en la práctica esa promesa no se pudo cumplir a cabalidad. Como veremos en este análisis de la ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC, esta se queda corta al momento de establecerse como lo que debería ser, una buena tarjeta gráfica de gama alta por todas sus especificaciones.

 

Presentación del empaque y de la tarjeta

La primera cosa que me llamo la atención sobre la ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC es… ¡La falta de su logo! Esta tarjeta nos la dieron en un sistema de gama alta ya ensamblado, por lo que no vino con la caja y si no fuese por el sticker y por el ojo bien entrenado de este reviewer (las luces RGB rojas ayudaron), el que sea AMD Radeon podría haber pasado desapercibido, solo se ve el logo de ASUS ROG, más no el de AMD o Radeon o Vega.

Esto no es necesariamente malo, solo es una curiosidad peculiar ya que hoy en día se suele cubrir cualquier lado con el logo distintivo de la tarjeta en cuestión.

Por otro lado destaca por su tamaño: es grande, o al menos lo es la solución de refrigeración de 3 ventiladores, tanto que se asemejan a las actuales de la serie RTX de NVIDIA ocupando dos slots y medio aproximadamente, así que si planeas hacerte con una abre espacio en tu case primero.

Si por algo son conocidas las Vega es por su alta emisión de calor. Las temperaturas a las que pueden llegar las Radeon Vega son altas, por lo que ASUS ROG le dotó a esta tarjeta una más que merecida solución de refrigeración manteniéndola a 40 °C en reposo y a 76 °C en actividad intensiva como juegos en 4K.

Parte de esas altas temperaturas a las que llega es también por el alto consumo energético que esta tarjeta requiere. Son dos conectores de 8 pins superan incluso a la GTX 1080 Ti FE pero no equipara su rendimiento.

En la parte posterior de la tarjeta encontramos el backplate o protector el cual lleva el logo de Republic of Gamers iluminado por RGB. Esta protección trasera cumple más un rol estético que funcional, ya que no ayuda en la refrigeración pero si en lo estético y mantener rígida a la pesada tarjeta.

Además, al extremo de esta tarjeta también cuenta con dos conectores para ventiladores por si se quiere agregar refrigeración extra o salida para LED o RGB.

Y al otro extremo tenemos los conectores. Es un buen punto que a esta versión de la Vega 64, ASUS ROG le haya dotado de dos conectores HDMI 2.0 en vez de lo usual que es ponerle solo uno. También tenemos dos puertos DisplayPort 1.4 y uno DVI-D.

 

Esta es la lista de especificaciones técnicas completa y comparada con otras tarjetas:

De esta información ya podemos ver algunas cosas importantes. Primero la memoria, la Vega 64 usa el tipo de memoria HBM2 que es ciertamente más rápida en algunos ámbitos que la GDDR6 sobre todo para cálculos complejos (que ya veremos que sí le saca ventaja a las tarjetas de NVIDIA). Segundo, el consumo energético, ni si quiera la versión OC de las RTX 2080 Ti de ASUS ROG consume tanta energía y como sabemos ya se desempeña mejor en juegos. Y tercero, el precio, una etiqueta de $1060 ya deja claro que esta tarjeta no es para todos, es más ni siquiera para un público gamer puro que busca alta performance, pero tal vez para aquellos que tengan sistemas que realicen trabajo pesado y que necesiten velocidad de cómputo y que por ende pueden pagar ese precio.

 

Sistema de Pruebas

  • CPU: AMD Ryzen 2700X
  • Cooling: Cooler AMD Stock
  • Placa: ASUS ROG Crosshair VII Hero
  • Memoria: 16 GB DDR4 a 3000 MHz Balistick
  • GPU: ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC  ($770 en USA y $986 en Perú al momento del análisis)
  • Almacenamiento: Kingston Hyper X Savage SSD 240 GB
  • PSU: EVGA 850W 80Plus Bronze
  • Windows 10 64-bit Build 1809 (october update)
  • Driver: Adrenalin 2019 Edition 18.12.3

Software y videojuegos para los Benchmarks:

  • Cinebench R15
  • GPU-Z
  • Geekbench 4
  • 3DMark TimeSpy
  • Vray Benchmark
  • HWMonitor
  • Superposition Benchmark
  • AIDA64 Extreme
  • Assassin’s Creed Odyssey
  • Far Cry 5
  • Rise of the Tomb Raider (DirectX 12)
  • Shadow of the Tomb Raider
  • Final Fantasy XV

 

 

Benchmark Sintéticos

Como ya mencioné líneas arriba, la memoria HBM2 que lleva la Vega 64 debería darle una ventaja al momento de trabajos que no sean de juego, dígase renders o cálculos. Además que tiene una cuantiosa cantidad de núcleos de proceso, más que la GTX 1080 Ti.

Sin embargo, no fue así del todo. En tareas de renderizado de 3D se demoró casi un minuto más que la GTX 1080 Ti y en términos de tiempo de render, 1 minuto es mucho. En Cinebench R15 el resultado fue similar, quedando último de todos los contendientes.

En Geekbench 4 ya vemos una ligera mejora equiparando el desempeño de la GTX 1080 Ti.

Sin embargo, si nos vamos a pruebas que están relacionadas con desempeño gráfico en videojuegos, la Vega 64 sale mal parada quedando última de entre todos y hasta sorprende que rinda así por las especificaciones que tiene.

 

Sin embargo, y aquí está el valor creo yo de la Vega 64, en las pruebas de velocidad de memoria, de cáclulos y otros, la Vega 64 sobresale y con creces, incluso frente a la GDRR6 de la serie RTX de NVIDIA.

Es por esto que creo que más provecho le sacarán a esta tarjeta aquellos que hagan trabajo de esta índole más no tanto los gamers.

 

 

Benchmark de videojuegos

Ahora pasemos a lo que más nos compete como gamers, el desempeño de esta tarjeta en videojuegos.

Pues creo que aquí no hay sorpresa alguna, la Vega 64 no está a la altura de la gama alta de NVIDIA, ni de Pascal ni de Turing. Es más como una GTX 1070, por ahí una GTX 1070 Ti en algunos casos, que se desempeña mejor en el rango de la resolución 2K en calidad alta que en 4K, en la cual sí sufre y hasta hay bajones por debajo de los 30 fps en algunos casos puntuales como en Final Fantasy XV.

Luego tenemos que en Far Cry 5 sí logra un mejor resultado en promedio que la GTX 1080 Ti o la RTX 2070 XC, pero si vemos ese 1% veremos que la diferencia con el promedio es mucho y se siente a veces ese tiempo en que se demora en renderizar el siguiente frame.

En Assassin’s Creed Odyssey la Vega 64 obtuvo en rendimiento aceptable de 30 fps en 4K, parecido al obtenido por la RTX 2070 XC y hasta ligeramente mejor de lo que se obtendría con una GTX 1070. Algo similar se puede observar en los resultados de la Rise of the Tomb Raider y Shadow of the Tomb Raider con 44 fps y 33 fps respectivamente.

 

En resoluciones 2K sí obtenemos mejores resultados. Sin embargo, lo que preocupa es la brecha entre los fps promedio y el 1% en juegos como Far Cry 5 y Assassin’s Creed Odyssey, en la cual la estabilidad entre frames no es de lo mejor.

 

Temperatura y consumo energético

Y este es uno de los puntos más flacos de la tarjeta Vega 64 en general, independiente de la versión del fabricante. Su consumo energético es mucho más que el de la RTX 2080 Ti OC, a pesar de no rendir igual y la temperatura a la que llega también es alta y sería aún más si no tuviese el buen sistema de refrigeración de ASUS ROG.

En reposo, la Vega 64 tiene una temperatura promedio de 40 °C y consume un promedio de 16 W.

Pero una vez que se la pone a trabajar con una carga del 100%, los números cambian. La temperatura en general del GPU es de 72 °C pero en zonas puntuales, como la del VRM, esta puede llegar a los 85 °C. Y el consumo de energía se eleva hasta los 222 W, pudiendo llegar hasta los 295 W, 20 W más de lo que consume una RTX 20180 Ti .

 

 

Conclusión

Entre el desempeño decente, el consumo energético, y sobretodo, su elevado precio y feroz competencia por parte de NVIDIA, la Vega 64 termina sin consolidarse como una buena tarjeta gráfica especialmente en el segmento gaming.

Primero veamos el precio, que termina siendo tal vez el factor primordial que desvía nuestra mirada de un producto u otro. Al momento de su salida, la ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC costaba más de $1000, un precio demasiado alto para una tarjeta que no termina de cumplir las expectativas del hardcore gamer y que termina asustando a los menos entusiastas. Su desempeño se le compara con una GTX 1070 que costaba la mitad del precio y su consumo energético y temperatura supera incluso a las tarjetas gráficas de gama alta actuales de NVIDIA. Ahora, si lo ponemos en el contexto actual, las cosas lucen menos alentadoras con la salida de la RTX 2060 que logra un desempeño similar a la GTX 1070 pero a $350, es decir $150 menos que la susodicha y $420 menos que el precio actual de la ASUS ROG Strix Radeon RX Vega 64 OC en USA.

Entonces ¿Cómo es posible decir que la Vega 64 no es mala? ¿O cómo es posible recomendar esta tarjeta? A ver, como ya dije antes, con tantas opciones actualmente en el mercado se me es difícil recomendarle la Vega 64 al gamer casual o incluso hardcore, creo que no va tanto para ellos, sino para un sector más profesional.

Esa memoria HBM2 hace ciertamente mucha diferencia en las áreas que la requieren, hace cálculos y trabajos más rápido que incluso la GDDR6 gracias a ese masivo ancho de banda, PERO, es más cara de fabricar he ahí también parte del precio extra de la Vega 64 y de que NVIDIA la reserve para sus GPUs más poderosas no dirigidas a gamers como lo es la TITAN V que cuesta $3000.

Si eres de los que el tipo de memoria HBM2 te ayuda mucho por tu tipo de trabajo que realizas, pues la Vega 64 es una buena opción frente a tener que adquirir una TITAN V mucho más cara. Si por otro lado eres un gamer, te recomendaría esperar a la serie Radeon VII que lanzó hoy AMD, están a un precio mucho más razonable pero manteniendo el tipo de memoria HBM2 y se compara con una RTX 2080.

 

 

Lo positivo:

  • Desempeñó en juegos aceptable en resoluciones 2K y calidad alta
  • Memoria HBM2 es buena para trabajo de cálculos y cómputo

Lo negativo:

  • Consumo energético elevado y se calienta fácilmente
  • Precio elevado en comparación a su desempeño
Comparte: