Imagen de 11-11: Memories Retold - Análisis
REVIEW

11-11: Memories Retold – Análisis

Las consecuencias de la guerra

Comparte:

Por

Publicado: 28 de noviembre del 2018

Plataforma: PC, PS4, XBOX ONE Publicado por Bandai Namco Desarrollado por DigixArt, Aardman Animations Lanzamiento: 09/11/2018

11-11: Memories Retold es una aventura narrativa ambientada durante la I Guerra Mundial que explora las emociones y el sufrimiento causados por la guerra.

La guerra siempre ha sido un tema muy recurrente a lo largo de los años, tanto en el cine como la televisión y los libros. Los videojuegos tampoco han sido ajenos a esto. Pero la mayor parte han sido ambientados en La Segunda Guerra Mundial. La vieja fórmula de soldados americanos y británicos unidos para salvar Europa de las garras de Hitler siempre ha funcionado para vender copias.

En el 2014 se cumplieron 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial. Eso llevó a la realización de una serie de documentales, actos conmemorativos y algunos videojuegos inspirados en este suceso histórico. A pesar de lo mucho que nos gustó Battlefield 1 (EA),  que nos puso en el frente de la guerra, con muchas explosiones, recreando campos de batalla y una gran variedad de armas; existe otra manera de tocar estos temas.

11-11: Memories Retold explora ese otro camino, trayéndonos una historia basada en las personas y todo el sufrimiento que trae experimentar la destrucción y la muerte de la guerra. En este aspecto, el juego sigue bastante la línea de Valiant Hearts (Ubisoft), contándonos las historias de algunos soldados y sobre cómo buscaban regresar a salvo con sus familias.

Bandai Namco nos presenta este particular juego, no solamente por el tema que toca, sino también por su interesante estilo de arte inspirado en las pinturas impresionistas del siglo XIX. 11-11: Memories Retold ha sido desarrollado por los estudios Digixart y Aardman Animations y llega para PS4, Xbox One y PC. La versión que hemos analizado en esta  oportunidad es la PC (Steam).

 

Historia

11-11: Memories Retold nos cuenta dos historias que suceden de forma paralela durante los años de la Primera Guerra Mundial.

Por un lado tenemos a Harry, un joven fotógrafo canadiense que busca impresionar a la mujer que ama. Luego de ver la reacción de ella frente a un general del ejército que se acercó a la tienda donde ambos trabajaban, decidió reclutarse como fotógrafo de guerra y volver como un héroe.

La segunda historia que conocemos es la de Kurt, un ingeniero alemán que trabaja en una fábrica construyendo zepelines (dirigibles) para el Reich. Luego de recibir la noticia que la unidad de infantería de su hijo desapareció en el frente de batalla, decide enlistarse con el único propósito de encontrarlo.

Ambas historias se irán desarrollando simultáneamente y podremos ir alternando entre ellas a medida que avancemos por cada episodio del juego. Cómo es de esperarse, estas historias se entrecruzan en algún punto y algunas decisiones que tomemos nos llevarán a ver diferentes finales.

11-11: Memories Retold le da mucha importancia a la narrativa y las actuaciones de voz para intentar empatizar con sus historias. A pesar que durante la mayor parte del juego la aventura es bastante lineal y un tanto monótona, es en el acto final donde se libera toda la carga emocional, la cual se deja disfrutar bastante.

Lo que tenemos en común entre Harry y Kurt es que ambos están en la guerra por decisión propia, pero no creen realmente en la causas por las que luchan sus países. Durante el proceso podremos mandar y recibir cartas de nuestros seres queridos.

 

Jugabilidad

11-11: Memories Retold es un juego bastante lineal y en donde el mayor interés para continuar avanzando es la narrativa.

11-11 Memories Retold es una aventura narrativa que no destaca particularmente por innovar con mecánicas nuevas. La mayor parte del juego consiste en caminar por diversos escenarios, conversar con las personas y resolver  rompecabezas bastante sencillos.

La mayor diferencia entre controlar a Harry y a Kurt, es que con Harry, al ser fotógrafo, podremos sacar nuestra cámara en cualquier momento y disparar cierta cantidad de fotos hasta que se acabe el rollo. En cada escenario hay puntos o elementos clave a los que tendremos que hacer necesariamente una foto para continuar con la historia o desbloquear algún contenido secreto.

Jugando con Kurt podremos aprovechar sus habilidades como ingeniero para manipular o arreglar algunos aparatos eléctricos como radios, montacargas, etc. También podemos espiar algunas conversaciones usando un estetoscopio. Posteriormente, en algunas zonas y momentos bastante particulares, tenemos secuencias donde jugamos controlando a un gato o a una paloma. Para ambos casos los comandos son bastante limitados.

Un aporte que sí me pareció muy importante para este tipo de juego fue la de poder mandar cartas a nuestros seres queridos. Tanto Harry como Kurt tendrán que elegir entre decir la verdad sobre lo terrible y desoladora que es la guerra u ocultarla y enfocarse en aquellas anécdotas y pequeños momentos alegres para reconfortar a sus seres queridos.

En general, 11-11: Memories Retold es un juego bastante lineal, con rompecabezas poco desafiantes y en donde el mayor interés para continuar avanzando es la narrativa. Nos presenta secuencias altamente emocionales que sirven para refrescar el ritmo de juego. Las tomas de decisiones se dan principalmente durante conversaciones donde tenemos que elegir entre algunas respuestas en un tiempo limitado.

 

Diseño de arte y música

11-11: Memories Retold es un espectáculo visual que hará de cada escenario un lugar muy interesante que explorar.

Con el objetivo de dar un toque emocional al juego y separarse de otros títulos sobre la guerra, 11-11: Memories Retold presenta un estilo de arte inspirado en la corriente impresionista de la pintura del siglo XIX.

Está no es la primera vez que vemos ese estilo visual, sino basta recordar The Legend of Zelda: Skyward Sword (Nintendo) que logró un resultado similar. Sin embargo en 11-11: Memories Retold el trazo de las manchas es más grande y marcado, por lo que es difícil distinguir los rostro de los personajes. Otro referente visual más cercano es la película animada Loving Vincent (2017).

No cabe duda que su diseño de arte está hermosamente trabajado, especialmente en las secuencias finales del juego. La gran variedad de escenarios como barcos, campos abiertos, trincheras o playas nos regalan excelentes vistas. Esto ayuda a que la tarea de tomar fotos resulte muy entretenida.

A pesar que visualmente el juego es impresionante, falla en las animaciones de los personajes. Esto se nota principalmente al momento de controlar a nuestros protagonistas. Con movimientos lentos y poco naturales, sin mencionar que el control de la cámara (con el ratón) es poco preciso.

Tengo que añadir que apenas empecé a jugar, tuve un problema con los comandos de movimiento, haciendo que el juego sufra un crasheo. Jugando con Harry, existe un pequeño bug: cuando estás corriendo (tecla Shift) y se presiona al mismo tiempo la tecla para sacar la cámara (Tab), se abre la ventana de Steam, pero también hace que se ralle la cámara la cual empieza a apuntar hacia arriba sin parar. Para solucionar esto, es necesario entrar a las opciones de control de juego, cambiar la tecla “arriba” y esperar un poco para restablecer todos los comandos.

La banda sonora de 11-11: Memories Retold tiene un impacto muy grande en el desarrollo narrativo, ayudando completamente a darle la fuerza necesaria en los momentos más importantes. Este protagonismo de la música se debe también a que está compuesta de forma fantástica, con melodías muy intensas y cargada de emociones. Sería muy interesante que se lance la banda sonora del juego por separado para que nadie se pierda este gran trabajo.

 

Conclusiones

Existe una gran motivación para rejugar algunas misiones y desbloquear los diferentes finales.

A nivel jugable 11-11: Memories Retold, propone muy poco. No revoluciona con ninguna mecánica nueva. A pesar de que da la opción de cambiar entre dos personajes, se siente una aventura lenta y monótona. Sin embargo, las tareas que nos dan están hechas en la medida precisa para compenetrarnos con sus personajes, entender sus emociones y todo lo que piensan sobre la guerra. Esto se apoya gracias a los momentos en el que tenemos que tomar decisiones,  ya sea al escribir las cartas o realizar algunas acciones en momentos clave.

11-11: Memories Retold cumple su objetivo principal, trayéndonos una historia bien contada y que logra causar un impacto sobre el jugador. Esto es gracias a su buena narrativa, su hermoso diseño artístico y su penetrante banda sonora. Además, al encontrar los coleccionables escondidos por todos los escenarios, nos darán datos históricos sobre la Primera Guerra Mundial. Este enfoque educativo es una razón más por la que es recomendable probar este juego.


El presente análisis de 11-11: Memories Retold  fue realizado con un código de descarga para PC (Steam) entregado por Bandai Namco.

7.5 Muy Bueno

Lo positivo:

  • Hermoso estilo de arte impresionista
  • Narrativa y diálogos hace a los personajes bastante humanos y creíbles
  • Excelente banda sonora, dando mucha fuerza a los momentos mas emocionales
  • Explorar y tomar fotografías es muy entretenido

Lo negativo:

  • Algunas animaciones de personajes muy lentas y torpes
  • Presenta algunos bugs y crasheos, problemas de cámara y movimiento
  • No innova con ninguna mecánica
  • Para desbloquear datos históricos hay que encontrar todos los coleccionables de la zona
Comparte: